domingo, 1 de julio de 2007

Siempre nos quedara... Monsters Of Rock!!!!! :D (Sabado)

Kamelot:

Primer concierto del Sábado. Por cuestiones de tiempo, nos fue imposible llegar a tiempo para ver a los Mastodon, una banda de la que he oído hablar mucho en los últimos tiempos, una pena. Sin embargo, jamás nos habríamos podido perder a los Kamelot, incluso para alguno de nosotros era el plato fuerte del día (¿eh Rage? XD). Y la verdad es que nadie se arrepintió de estar al limite de derretirse por el malvado sol aquella escasa hora de concierto. Venían con un nuevo disco bajo el brazo, y con la portada de fondo de escenario en una gran bandera (de las más guapas de todo el festival). De hecho sonaron bastantes canciones de este disco como “Ghost Opera” y “Mourning Star” que me pasaron bastante desapercibidas ya que no las conocía. Roy siempre me ha parecido un vocalista cojonudo, pero tiene que ir calentando poco a poco su voz para que suene bien del todo. En esta ocasión creo que se quedo a medias ya que parecía costarle horrores llegar a las notas más altas, a parte de que el sonido fue absolutamente malo. Con “Center of the Universe” ya animaron al máximo a un publico deseoso de verles en directo, a pesar de que hubo subidones y bajones en el set-list, no faltaron grandísimos temas como “The Haunting” o “Karma”. Momento álgido del concierto fue aquel en el que el guitarrista comenzó a dar unos punteos con la melodía de “Forever” una de mis favoritas, y la locura se adueño de todos, un subidón que es difícil de describir, aparte de que para la ocasión se habían acompañado de una guapa corista que hizo una buena labor de apoyo. Si no me equivoco, terminaron con March Of Mephisto, que se hizo muy corta pero intensa.

Pretty Maids:

Para mi sorpresa, relativamente poca gente había presenciando la actuación de los Pretty Maids, una banda que se ha labrado una buena carrera desde que empezaron allá por los ochenta. Ya tuve la ocasión de verles una vez, y en aquel momento no me parecieron nada del otro mundo, pero una vez repasada la mayor parte de su discografía, esta ocasión iba a ser otro cantar. Salieron a matar con “Back To Back” para ir calentando los humos y nunca bajaron el nivel (“Rock The House”, “Destination Paradise”...) Aunque en todo momento eche de menos algunos temas como Carpe Diem o We Came to Rock o la ochentera Savage Heart, como digo nunca bajaron la intensidad de su concierto, y junto con algún otro clásico (me encanto que sonaran tantas canciones de su Future World como “Yellow Rain”, “Love Games” o la que da titulo al disco), llegó el momento más mágico de todo el concierto con la que para mí es una de las mejores baladas que existen “Please Don’t Leave Me”, y nunca olvidare ese momento. Pensaba que no la iban a  tocar, así que cuando comenzó, se me pusieron todos los pelos de punta al escuchar su fantástica melodía. Fue pura magia, la ambientación fue perfecta, aunque el sonido mediocre como el resto del concierto, y  o el publico no respondió como yo esperaba ante el estribillo. Para rematar la faena, junto con otros temas conocidos, interpretaron “Red Hot & Heavy” su tema mas conocido, con el que por fin la gente gritó y disfruto al máximo. Sin exagerar, uno de los conciertos que más me gusto de todo el festival.

Blind Guardian:

Después de las malas criticas que leí de su actuación en el Gods Of Metal, tampoco esperaba esta actuación con muchas expectativas. El comienzo fue desesperanzador, con “This Will Never End” muy poco apropiada, algo que mejoraron mucho con “Welcome To Dying” y la preciosa “Nightfall” otra de las imprescindibles. El repertorio, salvo bajoncillos como “Another Stranger Me”, conservo un aire bastante movidillo, sobre todo con el “Valhalla” que nos hizo volvernos locos (There’s a place in heaven... some call it Valhalla) BUAH que pasada!!. Tras la cañerísima “Script for my Réquiem” (interpretada de forma bastante floja por la maltrecha voz de Hansi), mas o menos a mitad de actuación metieron “Bard’s Song” (algo pronto tal vez, no?) ante el cual enloqueció el publico, que canto el 90% de la balada. Otro de los momentos mágicos del festival, con la carne de gallina. Pero si ya de por sí tenían poco tiempo para actuar, ya que una hora se nos antoja escasísima, se les ocurre tocar “And Then There Was Silence” que es un temazo del cagarse, pero que por su duración resulto inapropiado para la ocasión. Tan solo les quedaba despedirse con (como no) “Mirror Mirror” y dar por finalizado un bolo que fue intenso en su mayoría por el repertorio, pero en el cual los músicos no hicieron un gran espectáculo.

Dream Theater:

El sol empezaba a achantar, y empezaba la recta final del festival. Que mejor forma de hacerlo con una banda impresionante, una banda con músicos que despuntan en la especialidad de cada uno, auténticos TITANES, aparentemente salidos de otro mundo, absolutamente impresionantes de ver en vivo tanto si les conoces como si no. Y en esta ocasión todo acompaño. El clima, el sonido (al fin perfecto, salvo alguna subida desfasada de los bajos en ocasiones puntuales), el ambiente, las pantallas de cada lado del escenario (con la retransmisión más original de todas), los músicos... TODO. No soy un gran seguidor de su discografía, de hecho tocaron alguna que otra de sus últimos discos que no conocía (que por cierto, un tema llamado “Constant Motion” de su ultimo álbum me encantó), junto con temas mas conocidos (y “accesibles”) como la primera “A I Am”, “Endless Sacrifice” o la final e insustituible “Pull Me Under” que curiosamente, aceleraron adrede supongo que para venar mas todavía al publico (y que el pobre James LaBrie se las vio algo putas para cantarla). Sea como sea, sonó increíble y es que con estos músicos tan impresionantes... ¿que puede pasar para que no salga todo bien? Realmente asombrosa la pedazo de batería del Sr. Portnoy, con sus 3 bombos y sus ... a saber cuantas cajas, timbales... hasta un Gong tenia de fondo, y es que este hombre es casi un semi-dios, un músico brutalmente técnico, todo un modelo a seguir y que sin duda hizo un gran papelón, al igual que el teclista Jordan con su teclado giratorio que llevaba ¡¡hasta un ordenador incorporado!! Ya no se puede ver más xD. A las cuerdas, el coreano John, tan tímido como siempre, nos hizo quedarnos boquiabiertos, lo mismo que Petrucci, todo un nombre ya a escala mundial, con su perfecta interpretación (y cuando digo perfecta, es perfecta) de todos y cada uno de los solos y las partes más progresivas. Con todo esto, se me hizo un concierto terriblemente corto ya que los Dream Theater necesitan 3 horas, y no una escuálida hora para desplegar todo su potencial.

Slayer:

Lo dije. Este concierto va a ser el que me deje las vértebras hechas polvo aunque luego no pueda ni moverme en Motorhead. Y vaya si lo cumplí. Y es que cuidado, estamos hablando de Slayer, una de las bandas que más caña burra pueden dar encima de un escenario y había que dar la talla ya que era una de las bandas que más ganas tenia de volver a ver en directo desde aquel metal manía legendario del 2003. En aquella ocasión recuerdo que dieron un concierto extremadamente rápido, puro speed metal, ritmo apabullante y constante durante todo el concierto. En esta ocasión, 4 años después, la cosa fue algo diferente ya que mantuvieron el ritmo del concierto algo mas “pausado” entre comillas, menos temas speed y mayor cantidad de temas más actuales y moderados. El comienzo, tal y como me olía, fue con la Intro y primer tema de su penúltimo disco y esa “Disciple” hizo que ya de primeras la ira me invadiera, comportándome como un becerro. El ambiente estaba muy caldeado, había muchas ganas de tralla a pesar del cansancio y en las primeras filas la gente flipaba al mismo tiempo que se empujaban y vapuleaban unos a otros (y es que fue uno de los conciertos que más lleno el recinto). If you live by the sword, you will die by the sword!! Dijo el vocalista cubano, con lo que el tema que nos sirvieron a continuación fue ese mismo, “Die by the Sword” y después mas caña de la buena vendría con “Seven Faces”, “Seasons from the abyss”... Y a partir de aquí, todo se satanizó. Cuando el vocalista se volvió a dirigir a nosotros, fue para preguntarnos si queríamos morir, a lo que por supuesto respondimos un sonoro SI!!. A partir de aquí, “Postmortem” rompió nuestros cuellos, “Dead Skin Mask” reventó nuestros oídos (el sonido era fuertísimo!!) y la brutal y esperada “Raining Blood” nos hizo pensar que realmente iba a llover sangre de tal masacre y bestialidad sonora que se estaba cometiendo, y todavía faltaba “South of Heaven” 100% Slayer y asesina... o eso nos pensábamos, ya que cuando ya lo dábamos por terminado, el cuarteto salió a escena por ultima vez, por si todavía quedaba alguien con cordura en la multitud, para acabar de triturarnos con “Angel Of Death”. Lo curioso es que si observabas el escenario a última hora, solo veías melenas y cabezazos, lo que indicaba que seguían tocando con la misma rabia y pasión que cuando empezó.

Motorhead:

Puede que estuviéramos ya exhaustos por tanta caña, puede que fuese el ultimo concierto del festival (cosa habitual para Motorhead en España) y puede que nos estuviéramos comiendo unas pizzas y unas patatas fritas cuando comenzó la actuación. Pero seamos realistas. Nadie puede resistirse a la personalidad y chulería barata de Lemmy y su banda, a la calidad del maquinón Phil Campbell, y ante todo, a la locura y desenfreno de su batería Mikkey Dee un tipo que siempre me sorprende por su autenticidad, por no dejar ni un solo segundo de mover su cabeza como si fuera su primer concierto, y de su contundencia para machacar la batería. Ante tal despliegue, poco tiempo íbamos a continuar sentados, ya que solo de escuchar temas de fondo como “Stay Clean” . En general me dio la impresión que se dedicaron a tocar un repertorio de temas antiguos, pero en verdad eche mucho en falta temas de su Ace of Spades, eso si, la actuación mantuvo un ritmo constante, y los miembros de la banda, como siempre, muy animados y conectando muy bien con la peña, ya que son unas bandas mas queridas por aquí (y una de las que mas apariciones hace). Su tremenda "Sacrifice" fue tal vez la ultima canción que vimos, ya que tuvimos que salir antes de hora para no pillar tanta cola de coches. Pero quedara un buen recuerdo de este concierto, de la banda con mas años sobre el escenario de todas las que tocaron esos dos días. Sonido altísimo, atronador y actitud absolutamente MACARRA con mayúsculas.

Con gran pena, dejábamos el recinto mirando hacia atrás, y confiando volver el año que viene (y tal vez poder probar esta vez el “Tunel de lavado heavy” xDD) para ver un mejor sonido general, y un cartel, al menos, tan bueno como el de esta edición... ¡¡y que nos traigan a los Dark Moor como representantes nacionales!! Un saludo muy especial a la peña que estuvimos allí, y no nombro a nadie porque no quisiera cagarla olvidándome de alguien, ya que sin vuestra compañía no habría sido lo mismo _|,,|


_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

2 comentarios:

  1. Impresionantes esos Kamelot!!! Javi, el año que viene al Wacken!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Javi. Pasé en un momento para saludarte y dejarte un montón de besos. Espero que estes pasando una buena semana, aunque ya veo que entre concierto y concierto el verano no va nada mal, eh? difruta por los que no podemos ahora mismo... :(. Cuídate.

    ResponderEliminar

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres sugerir alguna corrección, ¡comenta!