lunes, 10 de agosto de 2009

Mas Infierno Que Nunca (Lorca Rock 2009, Lorca, Sábado 25 - Julio - 09)

Tras una noche en el hostal un tanto ajetreada, debido entre otras cosas al ruidoso aire acondicionado y a unos vecinos un tanto cabroncetes que no dejaron de dar por saco hasta las 6:00 de la mañana, el día siguiente era para mi el mas prometedor de los dos debido al impresionante cartel de metal que nos ofrecía. Salir a la calle fue comprobar que el Lorenzo no era tan aplastante como el día anterior, habiéndose reducido unos 5 o 6 grados la temperatura, lo que era de agradecer en gran medida. Una vez con el buche lleno, y tras comprar provisiones en un supermercado, nos dirigimos al escenario para presenciar una retahíla de conciertos que fue un no parar de caña, headbanging y gran sonido. Para el final quedaban los platos fuertes (Arch Enemy y Carcass) pero el primer concierto del sábado que vimos fue el de los suecos Marduk, procedentes de una de las cunas del Black Metal mas autentico. La primera impresión nada mas entrar era que la afluencia de peña era mucho mayor que la del día anterior, probablemente unas 6.000 o 7.000 personas así a ojo. Da gusto pasearse por un recinto y ver solo a peña autentica, que sabes que esta ahí por y para el metal, nada de niñatos “magodeoz” todos y cada uno en su estilo y “tuneado” para la ocasión, todo un ambientazo que le sumaba puntos al festival.

Los Týr son una banda de metal vikingo 100% provenientes de las Islas Feroe, es decir, de tierras vikingas naturalmente. Ojo, no confundir estos Týr con la banda española rockera de mismo nombre, pero sin tilde en la Y. Al no conocer prácticamente nada de su discografía, y las trágicas horas a las que les toco hacer su actuación, decidimos que mejor aprovechar el tiempo en comer en un restaurante al lado del hostal para acudir con plenas fuerzas y empalmar ya sin descanso todas y cada una de las bandas posteriores.


Otra banda a la que no llegamos a tiempo fueron los Municipal Waste, que si bien se alejan bastante de la tónica general del festival en cuanto a estilo, si me comentaron que fue una autentica fiesta y desmadre en cuanto a pogos y mosh. A ver si es posible verles en cuanto vuelvan.


La cosa en Marduk comenzó realmente bien, el sol fue mas o menos benevolente y nos permitió ver sin sobresaltos una magnifica actuación. El sonido, fue de menos a más, comenzando con unas baterías bastante saturadas que fueron normalizándose poco a poco. De principio a fin, la banda mostro una actitud realmente autentica, incluso los miembros relativamente nuevos, destacando sobre todo su mítico vocalista original Mortuus "Arioch" quien, con actitud muy agresiva y gran poderío de voz, incluso al hablar (vaya tela, ¡¡eso si que es una voz cazallera!!) nos dejo a todos como si hubiésemos recibido una paliza. Momentazos hubo, sobre todo con las míticas "Baptism By Fire" y "Panzer Division Marduk", para mi de su mejor álbum, que levantaron mas todavía los ánimos a pesar del relativo calor. Mirada agresiva y temas rabiosos, todo lo que uno espera de una banda tan grande dentro de su género, además con un gran sonido. También destacar que estuvieron (una vez mas, sobre todo su vocalista, alma de la banda) bastante agradables con el publico y demostrando porque tienen tanto nombre. Lo recordare como uno de los mejores conciertos de esta edición del festival murciano.

Y del Black Metal más clásico, al Death Metal más autentico, con unos Obituary a los que ya es la tercera vez que veo en directo. Tras su brutal descarga en Wacken ’08 (y años atrás en Metalway ‘05), no esperaba grandes sorpresas a nivel de setlist, pero si una actuación un tanto mas rápida de las que nos ofrecieron en Lorca. No es que defraudaran, ni mucho menos. Comenzaron su concierto con temas brutales, rápidos y cañeros, donde ya la peña desde el principio respondió con una energía fenomenal. John Tardy y su fabulosa melena hicieron como siempre las veces de frontman de la banda, contrastando con la seriedad casi permanente del guitarrista Ralph Santolla (parecía que incluso le sabia mal gastar bromas a la gente). Voz potente y cavernosa, y actitud malévola, como siempre, le valieron la simpatía del público. Dejaron para un poco entrado el concierto ya el Redneck Stomp ya que los primeros temas me sonaron totalmente desconocidos. Del mismo disco, pude reconocer también On The Floor, pero fue sobre a mitad del concierto que sufrieron un brusco e inesperado parón debido a problemas técnicos de sonido, lo que hizo que en mi opinión, bajara unos cuantos enteros la puntuación en cuanto a intensidad se refiere. Tras este imprevisto, que duro como unos 10 minutos aproximadamente, retomaron la caña, pero se noto cierto bajón en el ambiente. Aparte, los temas que soltaron de aquí en adelante, salvando por supuesto la explosión final con la clásica Slowly We Rot fueron mas machacones y menos rápidos, mas centrados en sus últimos discos como “Xecutioners Return” (la primera Face Your God, por ejemplo) o como ya he dicho antes, “Frozen In Time”, discos con muy buen sonido y potencia, pero algo faltos de la garra de sus primeros trabajos como “Cause Of Death” o “Slowly We Rot”. A pesar de todo, no se puede decir que fuese una actuación pobre, terminaron con muchos vítores y aclamados por la gente, pero ese inesperado parón hizo que no fuese un torbellino de la misma intensidad que ocasiones anteriores.

Después de un par de actuaciones como estas, es necesario reactivar un poco las pilas, y así lo hicimos, colándonos en el camping para tomarnos un litrito de vodka con Opi y sus colegas, a los que mando un saludo desde aquí. Y sentó la mar de bien, para que nos vamos a engañar. Sin embargo, no podíamos dormirnos en los laureles, pues Voivod estaban a punto de iniciar su actuación y no es plan de perdernos a una banda con bastante nombre y difícil de ver en nuestro país. Con mucha ilusión nos situamos al pie del cañón para disfrutarla, pero conforme avanzaba la actuación, se me fue haciendo más y más fría. Técnicamente muy buenos, y a nivel de actuación tampoco estuvieron mal, pero tocaban un estilo que no termino de cuajar entre la peña, algo que se noto desde un principio con la reducción en numero de publico que había viéndoles. Snake, su vocalista, comenzó moviéndose mas bien poco, como si no supiese como encarrilar el concierto, incluso diría que el resto de la banda se movía mas que el. A parte, tuvo bastantes problemas con su micro, que le vendió en más de una ocasión. A todo esto le hemos de unir tres importantes problemas:

1-Su setlist no me acabo de gustar, si bien los toques progresivos si me animaban a moverme, volvían a chafarme un poco cuando sacaban a relucir su vena más punk, algo que sucedió con más frecuencia de la que hubiese deseado.

2-La desgracia que hace 4 años termino con la vida de Denis "Piggy" D'Amour, su guitarrista de toda la vida y piedra angular de la banda y que obviamente, no pudo estar entre las filas de Voivod...

3-La decepción de no poder ver sobre el escenario a Jason Newsted que por lo visto tan solo forma parte de la banda a nivel de estudio, y no de directo.

Todo esto hizo que se desluciera en gran parte una actuación bastante irregular a nivel de setlist y de sonido.

Por cierto, otro saludote para mi colega JuanMi de Alcoy, a quien vi sobre mitad de actuación y con quien pude “desparramar” un buen rato de risas jeje.

Y puesto que Voivod no terminaron con nuestras fuerzas y todavía quedaba lo mejor de la noche, aprovechamos el descanso y parte del concierto de Sepultura (a quienes ya he perdido la cuenta de las veces que les he visto) para ir al coche a por algo de “alpiste” y refrescarnos un poco. Por lo visto, llegamos en el mejor momento de la actuación  de los brasileños, pues el ambiente estaba cargadísimo, explosivo, con tal multitud viéndoles que nos costo horrores hacernos con un sitio decente. Y vaya momentazo que vivimos, a pesar de ser ya las 4 ultimas canciones, no pudieron ser mejores. Seguramente antes habían dado caña con sus temas mas actuales, los de unos últimos discos que no me hacen nada de gracia, pero ahora por lo visto tocaba descargar toda la artillería pesada, con la conocida por todos Territory y esa patada en el ojo que es la brutal Arise, sin descanso, interpretada de forma excelente por la gutural voz del enorme (literalmente) Derrick Green, que a estas alturas se ha ganado el respeto ya de todo el mundo debido a sus numerosas habilidades. A su izquierda, una leyenda de la guitarra, Andreas Kisser, único miembro original que queda en la banda si no me equivoco, y por el que el tiempo no parece pasar, siempre tan enérgico, tan brutal, con esos meneos de melena y tocando como dios. Atentos al detalle de la camiseta de S.A. que llevaba, todo un guiño a la música punk de nuestro país. Para la recta final, dos cañonazos, terminando, como no, con Roots Bloody Roots y antes no recuerdo muy bien su fue Dead Embryonic Cell o Troops Of Doom, (aunque al fin y al cabo ambas cayeron en el setlist) lo cierto es que reventaron a la peña en poco tiempo. Por cierto, el sonido rozaba la perfección, hasta ahora, lo mejor del festival.


Los suecos Arch Enemy se presentaban como la parte más melódica del festival, pero aun así sin desentonar para nada, eran el plato fuerte para la mayoría de gente allí congregada. Y es que esto estaba ya que explotaba, las cerca de 7.000 personas que habían acudido a Lorca, preparadas para la experiencia de Angela, Michael y compañía. Al contrario de lo que pensé, no pareció bajar la edad general entre el publico, lo que me alegro bastante, ya que estas nuevas bandas de death metal melódico suelen atraer a bastante chiquillería. Pero desde luego, no fue precisamente un concierto flojucho, todo lo contrario, hasta el momento, se marcaron la mejor actuación de todo el festival, con la preciosa Angela Gossow convertida en un animal de guerra, a pesar de que luego me entere de que estaba muy resfriada, estuvo rabiosa y chillona a mas no poder, redondeando la actuación y dando la cara en el grupo junto con el guitarrista fundador Michael Ammot, alma matter y compositor de la banda, quien a pesar de estar algo mas soso, mantuvo el nivel con esa maestría a las seis cuerdas, con ese estilo medio death, medio neoclásico que tan bien casan en su propia banda. Aclarar antes que nada, que el setlist se baso, según me pareció (y fue de los conciertos que mas atento estuve) en su totalidad en los discos en los que Angela ha “cantado”, siendo algo en parte lógico porque es donde han logrado pulir mas su estilo, sobre todo los últimos, comenzando ya de primeras con la bestial Blood on your Hands a repartir tralla sin descanso mezclando con momentos mas melódicos como la genial casi-neoclasica Ravenous y continuando con dos de los temas que probablemente mas fama les hayan dado, como la coreadísima We Will Rise o también del "Anthems of Rebellion", la facilona Dead eyes see no future que hizo las delicias de todos. La única que note a faltar del ultimo álbum, tras la rapidísima Vultures fue la propia "Rise Of The Tyrants", pero uno de los momentos que mas me gusto, fue cuando, recibiendo pleno protagonismo Michael y su hermano Chris interpretaron la preciosa Intermezzo Liberté de su ultima obra (maestra), dejando a mucha gente literalmente embobada, seguida de otro tema “nuevo” Night Falls Fast. Quizá el afán de darle tanto protagonismo al ultimo disco alguien lo pudo ver como algo negativo, pero a mi me encanta, y de hecho tenia muchas ganas de ver como sonaba en directo, y como Angela era capaz de berrear con esa furia, y con esos contoneos que parecía que se iba a partir. Y es obligado también remarcar el excelente papel que hizo Daniel Erlandsson, probablemente uno de los mejores baterías de metal actualmente. Un concierto verdaderamente impresionante, con un sonido devastador, incluso mejor que Sepultura, alto y claro, todo rozando la perfección, sobre todo a nivel técnico, aunque incapaces de superar lo que vendría tras su actuación.

Por suerte, no tuvimos que esperar mucho para la siguiente actuación, no como paso con Arch Enemy, que salieron a escena pasada mas de media hora del horario marcado.Tras un momento marcado por el encuentro con mi colega Naiara a la que hacia años que no veía, y con sus colegas, nos fuimos a tomar algo rapidito y nos posicionamos como pudimos para afrontar uno de los conciertos mas brutales que he visto en mi puta vida, el de los Carcass. Si bien ya tuve ocasión de verles el año pasado en Wacken, y de hecho fue una de las mejores actuaciones del festival, esta vez la cosa iba a ir mucho más allá. Michael Ammot, que aquí tuvo un papel mas discreto y Daniel Erlandsson repitiendo en sus respectivos instrumentos para demostrar que aun no habían dicho su última palabra en el festival. Y un Jeff Walker al bajo y a los ladridos, como decirlo, inmenso, incomparable, salió a escena respaldado por un sencillo telón y acompañado de una buena iluminación, con esa sonrisa tan malévola y mortal que solo él tiene, esa inconfundible voz como si a cada palabra estuviese a punto de vomitar las tripa, ese aire de putrefacción que lleva implícito …  no hubo mucha comunicación, pero aquí no veníamos a ver sonrisas bonitas ni palabras amables, solo letras grotescas basadas en la muerte y la enfermedad, grindcore brutal del mas guarro que existe, venido un poco a menos por sus últimos discos algo mas melódicos, de los que también cayo algo, como Heartwork o Buried Dreams por ejemplo, pero que en directo sigue siendo igual de asesino, una de las bandas que marco el camino a seguir. Y puestos a empezar a explotar cabezas, ¿porque no hacerlo con un sonido absolutamente atronador? el mejor de todo el festival sin duda, altísimo y potente, de los que te remueven el estomago. Y nada menos que con Corporal Jigsore Quandary tema mítico ya dentro del Death Metal, a ritmo de doble bombo machacón. Si su objetivo eran poner Lorca patas arriba, lo consiguieron, porque fue impresionante ver como cada vez que Daniel le daba caña a los blastbeats (y en esta ocasión SI que se salió) la peña cada vez estaba mas, y mas, y MAS enloquecida, lo cual se representaba en codazos, empujones, pisotones, moshpits, y crowd surfing como todavía no habíamos visto en todo el festival. Por supuesto aparte de temas de sus dos últimos discos, también dieron caña a los primeros, brutal el repertorio, una trituradora de cerebros y oídos no acostumbrados a tal barbaridad: Ruptured In Purulence, Reek Of Putrefaction (ambas de su brutal segundo álbum)… no apto para todos los públicos, desde luego, pero quien fuese a Lorca buscando desfase y brutalidad, no negara que el concierto de Carcass fue lo mas impresionante de todo… al menos para mi lo fue con diferencia. Detallazo el que tuvieron con su anterior batería, el malogrado Ken Owens quien sufrió un infarto cerebral hace ya bastantes años, permitiéndole salir y sentarse en la batería y darle el placer de intentar unos blastbeats. Cerraron, si no me equivoco y al igual que en Alemania el año pasado, con Carneous Cacoffiny, toda una locura de blastbeats y tralla desoladora, dejando una estela de destrucción  bajo el escenario, y ellos impasibles sin despeinarse, sabiéndose los máximos triunfadores de la noche.

Tras despedirnos de la peña (un saludo a Naiara, Antonio y Alex, que aunque fue poquito tiempo, ¡¡¡lo pasamos de puta madre!!!) y de un concierto memorable, cada uno a su casa, como se suele decir, totalmente reventados, pies cuello y cabeza a punto de explotar, terminando así un festival que recordare siempre, el mayor evento, que yo sepa, que se haya realizado en España de estas características tan extremas. Siempre he tenido en orden de preferencias sonidos mas heavys, pero por mi, si el año que viene repiten temática, que vuelvan a contar conmigo. Larga vida al Lorca Rock (siempre que no vuelvan a traer a bandas modernitas como en la edición 2007 claro xD).

Por último, para variar y como ya hice en la crónica de este pasado Metalway, os dejo unas fotillos que me digné a hacer a todas las bandas que vi de este fin de semana inolvidable. Las podéis ver en el apartado de fotos, Lorca Rock 2009, las que hice de noche se ven fatal, pero menos da una patada en los huevos :D

¡¡Hasta otra!!


_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

1 comentario:

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres sugerir alguna corrección, ¡comenta!