jueves, 29 de octubre de 2009

Furia De TITANES (Progressive Nation Tour 2009, Badalona, 24-Oct-2009)

Otra noche en Badalona, otra vez en el Pavelló Olimpic, y otra vez con mi querida niña. Todo por segunda vez, en lo que ya parece (y espero que así sea) una especie de tradición. Y sobre todo, otra vez allí para vernos las caras con la banda de metal progresivo más grande de todos los tiempos. Dream Theater,  acompañados esta vez por los enormes Opeth, que hacían las veces de teloneros especiales en la gira denominada Progressive Nation Tour 2009. Junto a ellos, un par de bandas totalmente desconocidas para mi, Bigelf y Unexpected. Al concierto de estos últimos, no llegue por problemas de tiempo, y aunque el problema fue mío, he de recriminar cierto detalle: me parece totalmente inmoral comenzar un concierto nada menos que a las 18:00 de la tarde, y más cuando a las 00:00 ya ha terminado. ¿No podrían “correrlo” todo un par de horitas o tres? Es algo que me mosquea un poco la verdad. No menos mosqueante era el precio de las bebidas en el Pabellón, pero eso es algo a lo que ya iba con la idea. En cualquier caso, realmente me interesaban más que nada las tres bandas siguientes.

Y empezamos, cerveza en mano, con Bigelf. A pesar de ser un concierto muy corto, fue una banda que me entró a la primera, y ya con las primeras notas que dieron, anularon mi presentimiento de que iba a ser una banda que seguiría los pasos de los Dream Theater. Nada mas lejos de la realidad, pero aun así he de decir que me gustaron mucho, con un rollo progresivo, por supuesto, pero muy alejado de lo que me imaginaba, mas similar en concepción a unos Pink Floyd en estilo, mezclado con unos Black Sabbath en sonido. Y además, con una muy importante presencia de los teclados a lo largo de toda su actuación, que en algunos temas, era prácticamente el instrumento que mas destacaba, dándoles un sentimiento muy setentero, pero con un sonido propio muy personal. A pesar de que el sonido no fue todo lo bueno que cabria esperar (y que si lo seria en las siguientes actuaciones) me quede con ganas de algunos temitas más.

Poco tardaron en cambiar escenario y instrumentos (aunque en verdad el escenario cambio bien poco) para que salieran a escena uno de los platos fuertes de la noche, para mi casi al mismo nivel de apetencia que Dream Theater, los Suecos Opeth, con presentación incluida en perfecto español por parte de su líder y vocalista. En Metalway pude verles y allí me quite una espinita que tenia, porque hoy por hoy, es una de mis bandas favoritas de metal, y probablemente a la que más horas dedico a la larga. No obstante, siempre se me escapaba una actuación de esas que me dejase boquiabierto, ciertos defectillos, como el clima o la apatía que mostro aquel día Mikael Åkerfeldt con nosotros, hicieron que la cosa quedara un poco fría, distante, como que no consiguieron llegar a mucha gente a pesar de dar un concierto muy bueno.

Pues bien, ese momento llego este pasado sábado, cuando sobre las 20:30 salieron a escena para demostrar absolutamente todo su potencial en directo. Con un sonido mucho mejor que el del anterior concierto (e infinitamente mejor que en Metalway), comenzaron con calma, con un tema lento pero realmente bello, como es Windowpane, para entrar en calor. Tras eso, oh, sorpresa, Åkerfeldt se muestra muy comunicativo, amable e incluso chistoso, diciendo que a partir de ahora nos van a dar un poco mas de caña. Y no pensaba que fuese a caer la segunda, pero cuando empezaron las primeras notas de The Lotus Eater, di un salto que casi toco techo. ¡Me encanta! Y que perfección en su interpretación, quizá le falto algo de volumen a los teclados en la parte progresiva, pero la verdad es que me volvió loco, con toda la banda al 100% de rendimiento. Y ya empecé a fijarme desde este momento, en su asombroso batería, llamémosle por su nombre: Martin Axenrot, un autentico bestia a los palos, en todos y cada uno de los temas. Para mi fue de lo mejo de toda la noche sin duda, en las partes mas técnicas, me dejo realmente boquiabierto. Otro momento que esperaba con ansia, era que tocaran algo de su Ghost Reveries, y tan pronto terminaron el tema actual, comenzaron con Reverie/Harlequin Forest que hizo que muchos nos quedáramos a gusto, pero quizá los que más a gusto se quedaron fueron ellos mismo. Madre mía, que virtuosismo, que fuerza, impresionante, casi tanto como las dos siguientes en caer, April Ethereal, de sus primeros trabajos, toda una sorpresa, y Deliverance, del disco con igual titulo. Quizá estos temas de sus comienzos sonaron con un poco mas de agresividad que en disco, pero ganaron en emotividad y grandilocuencia, desde luego. Es una pena que no dispusieran para ellos de ninguna pantalla donde poder poner algún video, o algunas imágenes, habría estado bien. El genio Åkerfeldt siguió bromeando una y otra vez, ganándose al publico, mientras el resto de la banda seguía mas bien en un segundo plano, pero destacando enormemente en lo musical, cada uno con su instrumento (y ese pedazo de guitarrista, como agitaba su melenorra xD). Fue un concierto tremendo, aunque de nuevo, algo corto, y es que tan solo una hora de concierto con estas bandas tan virtuosas, se me queda muy escasa. Para despedirse, una joyita de su ultimo trabajo “Watershed”,  Hex Omega y un detallazo por parte del líder de la banda, el de despedirse ante el publico catalán con un ¡Adeu!.

Un concierto de los Dream Theater no es cualquier cosa. Temas de esos eternos que te parece que duran un minuto, mucha emoción y sobre todo, mucho buen hacer. Por lo tanto, había que reponer fuerzas con un bocadillo y un cigarrito. Cuando estuvimos preparados para la guerra de nuevo y bien situados, comencé a escuchar de fondo, como curiosidad, el Overture  de su disco “Six Degrees Of Inner Turbulence”, a modo de prueba de sonido, imagino. Pero más curioso todavía fue escuchar un par de versiones suyas en plan acústico y con voz femenina, Pull Me Under y As I Am. Este detalle no es muy usual, disparar temas propios antes de comenzar el concierto,  pero la verdad es que consiguieron ponerme más tensión en el cuerpo, mas ganas de que comenzara el espectáculo. Por fin, sin apenas retraso significativo, se apagaron las luces y comenzó la fiesta. Una fiesta con mayúsculas. Se adivinaban detrás de un telón negro las figuras de los 5 magníficos, los actores del teatro de los sueños. Y es que, es preciso llamarlos así, porque son impresionantes. Cayo el telón y abrieron fuego con un tema brutal y adictivo, aunque es poco sorprendente al mismo tiempo que comenzaran con A Nightmare To Remember porque además, creo que es un tema ideal para comenzar poco a poco, pero metiendo a la gente en cintura. Además, como calentamiento, también funciono perfectamente para todos los miembros de la banda, sobre todo para LaBrie, cuya voz fue ganando en potencia y color a lo largo del tema. Allí estaban de nuevo, son los putos amos, los mejores, y ellos lo saben, por eso se ceban de pasión, se recrean y disfrutan con cada nota que sale de sus instrumentos. Y hablando de temas adictivos, como me gusto en directo A Rite Of Passage, en realidad uno de los que menos me entró la primera vez que escuche el disco, y que ha ido ganando con el tiempo a pasos agigantados. La verdad es que estos nuevos temas se salieron en directo, con una potencia que gano enteros esa noche. Además, ellos si que tuvieron una pantalla a su disposición, para mostrar imágenes muy entretenidas y/o simpáticas, dependiendo del tema, por ejemplo, poniendo partes del video de la preciosa balada Hollow Years, de su “Falling Into Infinity” que fue uno de los momentos mas emocionantes del concierto, aunque bajo un poco el nivel de adrenalina de la gente, pronto volverían a dar el subidón, primero, de la mano de un tremendo solo de teclado, rápido y mortal, ultra-técnico, interpretado por ese genio absoluto, ese mago del teclado, Jordan Rudess. Hay que ver… increíble. Y encima, por pantalla salía un video de él en versión “bruja” tocando un teclado circular bajo una especie de bóveda. Pero eso seria tan solo un pequeño anticipo a lo que vendría luego, el éxtasis del metal progresivo.

Tal vez mi componente favorito de la banda sea Jordan junto con John Myung, que tampoco estuvo manco esa noche. Y es que verle tocar es una delicia, simplemente, tiene una técnica que es impresionante, es un disfrute con solo mirar como hace lo que quiere con su bajo de 6 cuerdas, encima, haciéndolo sonar con los dedos, de una forma tan natural, que parece cosa de otro mundo. No estuvo especialmente simpático, pero si agradecido, forma parte de su carácter. Volviendo tras este pequeño trozo instrumental, por fin saltaba una de su anterior trabajo, aunque quizás no la mas adecuada, Prophets of Ward, y aunque siempre me ha sonado extraño ese comienzo a lo … Pet Shop Boys, o algo así, he de reconocer que el dichoso tema tiene gancho, sonando mucho mas natural en vivo que en CD, y consiguió mover bastante a la peña, que a estas alturas, ya estaba alucinando con estos verdaderos animales, aunque yo hubiese cambiado la canción por alguna otra, por Constant Motion, por ejemplo, pero los Theater son así, es una banda que renueva constantemente su repertorio, y  no precisamente eligiendo siempre los temas mas directos, y eso es un aliciente positivo. Lo que ya no me gusto tanto es que no metieran nada de su alucinante Awake en directo, una vez mas, ya son 5 las veces que les he visto en directo, y ni una sola vez me han tocado ningún tema de este disco. Esta vez me dio un poco más de rabia, ya que en Madrid si que cayeron nada menos que The Mirror y Lies. Otra vez será, espero :). Sacrificed Son puso la nota emotiva al concierto, más incluso que Hollow Years, un tema en el que se mostraron imágenes del terrible atentado contra las torres gemelas de USA, supongo que intentando crear algún vinculo entre esas imágenes y el tema, extraído de su “Octavarium”, que la verdad, fue una sorpresa que no me esperaba, aunque una vez mas, hubiese preferido algún otro temita mas adecuado. Pero tras este pequeño momento de relax y reflexión, vendría lo que fue para mi, el mejor momento del concierto, momentazo, cuando tocaron enterito el The Dance of Eternity una pieza maestra, para mi una obra de arte dentro del metal progresivo. Todos nos vimos inmersos en una maraña de música ultra-técnica, donde todos y cada uno de los miembros se lucieron a base de bien, entre ellos, Jordan Rudess y su gorro rojo de mago, por que eso es lo que es, un jodido mago del teclado, inigualable, insuperable.

Recuerdo ver a la gente a mí alrededor completamente alucinados, mirando en silencio como un tema instrumental puede transmitir tanto, y fue interpretado con una coordinación y una armonía pasmosas. Maravilloso, sin duda, otra sorpresa mayúscula, que casi empalmaron con el siguiente tema, In The Name Of God, que me parece otra maravilla. Y ya he dicho antes (o varias veces) que fue un concierto que trajo consigo un lucimiento espectacular de todos los músicos de la banda, pero fue en te tema donde note que quien estaba en pleno auge fue James LaBrie, quien hizo una interpretación fantástica, de principio a fin de la canción. Y aunque todos pedíamos más y más, se retiraron del escenario para prácticamente anunciar que aquella inolvidable noche llegaba a su fin. Pero antes de eso, aun quedaba chicha. El tremendo John Petrucci nos regalo durante unos 7 u 8 minutos otro pequeño momento instrumental que brillo con luz propia, donde dejo un poco de lado el virtuosismo que le caracteriza, y aprovecho para coger su guitarra y hacerla hablar, casi literalmente, de mil y una formas. Fue protagonista absoluto, y la verdad fue muy de agradecer ese genial solo, para pasar después, ya con la banda al completo sobre la tarima, a soltar lo que quedaba, una bonita Count Of Tuscany de su ultimo trabajo (que cada vez me gusta mas), un tema que sin carecer de técnica (ese estribillo genial, esa parte progresiva central… buf, increíble, y después, el éxtasis de ese fragmento ambiental), fue mas para decir adiós (una despedida de casi 20 minutos), para darnos unos últimos momentos de disfrute, con un curioso video de fondo que supongo, tenia una vez mas relación con la letra del tema.

Una vez mas, nos quedamos sin Pull Me Under, y sin ningún tema del Awake (y ya por pedir, podría haber caído algún temita del Change of Seasons a modo de curiosidad) pero lo cierto es que estuvieron tocando y repartiendo caña y arte durante mas de dos horas, así que no hay quejas en este sentido. Quizá me gusto un poquito mas el repertorio que trajeron hace dos años junto a los Symphony X, o incluso el que hicieron en Madrid la noche anterior a esta, pero si de una cosa estoy seguro es que cuando vengan, volveré a verles sin falta, es una banda que realmente me saca toda la adrenalina, y eso no tiene precio. Que manera de disfrutar… ¡¡¡¡QUE GRANDES, LA HOSTIA!!!!


_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres sugerir alguna corrección, ¡comenta!