lunes, 4 de octubre de 2010

Return of the Kings (ManOwaR + HolyHell, 12-09-2010, Barcelona, SantJordi Club)

No creo ser el único que aquella noche se quedo embobado y salió de aquel concierto como si hubiese tocado el mismo paraíso del metal. Ni si quiera el único que aun a día de hoy siga quedándose en standby pensando y recordando lo que se vivió aquella noche en la sala Sant Jordi Club. Era una fecha señalada a fuego en mi calendario desde el día que me enteré de que volvían a España los auténticos Reyes, Dioses del Metal. Un año escaso después de su apabullante concierto en Zaragoza, que fue sin duda el mejor concierto de mi vida, volvían a Barcelona esta vez para demostrar el porque sus fans les dieron en su día el titulo de Reyes del Metal y de paso, como siempre y sin salirse de su estilo, callar las bocas de los cuatro gilipollas que dicen que su tiempo ya pasó, que están acabados. Pues si, señores, allí estuve, como no podía haber sido de otra forma, acompañado de mi amigo Rafa para disfrutar y vivir aquella noche como si fuese la última, y con el aliciente especial de que habían pasado nada menos que 8 añazos desde aquel mítico concierto en la Republicca, y no les había vuelto ver en una sala, en un concierto solo suyo (en realidad si no recuerdo mal fue la ultima vez que hicieron una gira propia por nuestro país). La espera se había hecho eterna, pero por fin estábamos dentro de la sala, a escasas horas de que empezara el concierto y nuestros tímpanos empezasen a reventar con el insultante volumen con el que siempre tocan.

Desconozco las razones por las que la banda española Diabulus in Musica, que si tocó en otros conciertos españoles de esta gira, desapareció del cartel aquella noche, al menos cuando entramos en la sala, me dijeron que no habían tocado todavía.

Si por mi fuese, hubiesen tocado ellos solo, pero en esta gira venían acompañados de Holyhell, uno de los últimos fichajes del Sr. DeMaio para su sello Magic Circle Music y que tiene en sus filas a personajes tan devastadores como el Sr. Kenny Earl “Rhino” tras los bombos, uno de mis baterías favoritos al ser el mismísimo hombre que grabo esa obra maestra llamada "The Triumph of Steel" con su ex-banda ManOwaR y a quien el día siguiente del concierto, ya por Barcelona en la misma catedral de la Sagrada Familia tuve el inmenso placer de conocer y charlar un rato. También encontrábamos a otro gran personaje, llamado Joe Stump, cuya actuación fue de lo mejorcito del concierto y consiguió arrancar muchísimas ovaciones por su técnica y talento a las seis cuerdas. Sin olvidar por supuesto a la vocalista Maria Breon, impresionante también en su labor y con un precioso registro que se movía entre lo melódico con voz limpia y lo lírico con falsete. El teclista, otro maquinón, impresionante su labor como teclista y también como animador del publico, sin parar de hacer headbanging y tocando su instrumento a veces a una velocidad inusitada y para más afinidad con el publico español, hablando en castellano con la peña. Quedaba ya el bajista en un segundo plano pero sin desentonar en absoluto en la banda. No obstante, todos ellos en conjunto demostraron porque estaban allí, ya que fue un concierto excelente a pesar de no conocer demasiado su repertorio. Les cogí con muchas ganas, ya que me tuve que perder su actuación el año pasado en el Metalway y no me defraudaron en absoluto, todo lo contrario, sonaron geniales, un volumen medio-alto y con una calidad sonora algo emborronada al principio que fue mejorando hasta alcanzar un buen nivel. Los temas fueron bastante cañeros en general y la interpretación de Maria, soberbia, sin perder el tono en ningún momento y alcanzando registros verdaderamente impresionantes, sabiendo ganarse al público con su belleza y con su energía. A la batería, el gran Rhino se salió, y eso que tampoco es la banda con la que mas potencial puede llegar a alcanzar, pero lo cierto es que lo bordo (para mi siempre fue el mejor batería que ha pasado por ManOwaR) sobre todo en los temas mas veloces y que mas instaban al virtuosismo y a la rapidez. A pesar de que tampoco es una banda de Power Metal al uso, si tiene muchas reminiscencias y amagos hacia este estilo, los teclados, la batería rápida, ciertas partes vocales… Pueden gustar tanto a los aficionados al metal sinfónico como a bandas Power rollo Stratovarius.

Tras una hora de concierto, se retiraron del escenario Holyhell sabiendo que a muchos de nosotros nos había encantado su actuación, los gritos, puños en alto y el buen rollo que se respiraba así lo demostraban. A ver si para la próxima vez que se acerquen me estudio su único (por el momento) disco que tienen porque la verdad es que prometen, aunque ya fui con muy buenas referencias al concierto, consiguieron superar mis expectativas.

Pero no voy a engañar a nadie, esa noche si yo estaba en la sala Sant Jordi Club no era por nadie más que por mis dioses, ManOwaR. Por cierto, antes de meterme en el ajo, en lo que fue para mí el mejor concierto del año, me siento obligado a comentar la enorme calidad de esta sala, infinitamente superior al 99% de salas con mucho mas renombre del país. Una extensión considerable, enorme capacidad, genial acústica, si se sabe aprovechar (y esa noche… ¡¡lo hicieron a base de bien!!) y sobre todo una excelente distribución, sin mesas de por medio, sin torres ni columnas que molesten, todo espacio 100% destinado al disfrute y desparrame de la peña, evitando así aglomeraciones innecesarias y quejas por no poder ver bien el concierto. Una sala tremenda, a la que espero volver muchas más veces.

La gente respondió, y la asistencia fue total, aforo completo y gente intentando conseguir entradas de reventa. Esta es la única puta realidad. Y los que algún día me dijeron que ManOwaR no venían a salas en solitario porque no llenaban y que encima eran todo chiquillos (que se lo pregunten a los cuarentones que había allí venidos de Rusia especialmente para el concierto de ManOwaR) se pueden comer una puta mierda, porque los Reyes estaban aquí una vez más para destrozar, matar y reventar las cabezas de la gente a base de un volumen increíble, por lo que también callaron la boca a aquel que un día me dijo que los altavoces que llevan detrás de ellos son “de pega” y solo son para vacilar. Hay gente que habla sin tener ni puta idea. Quien haya tenido alguna vez estas dudas, se ha tenido que callar al verles en acción, auténtico HEAVY METAL salido del corazón y de las pelotas. Y quien no haya sentido esta sensación de superioridad, de orgullo, de estar presenciando algo tan colosal, es porque nunca ha visto sus mejores conciertos.

La clásica introducción “…All Hail… ManOwaR” junto con la épica banda sonora que la acompaña me puso una vez más los pelos como escarpias sabiendo lo que se me venia encima, y es que podría ver el comienzo de un concierto de ManOwaR un millón de veces y sería imposible dejar de emocionarme. Y solo para esta gira, una de las únicas de toda su carrera donde no han empezado con la propia ManOwaR a enloquecer a la gente, eligieron Hand Of Doom, un temazo de su “Warriors of the World” que, si bien no me parece la más adecuada para comenzar por sonar algo demasiado a medio tiempo (hubiese preferido Call To Arms y después esta) tiene gancho y es lo suficientemente potente como para formar parte de su repertorio (bueno… ¿y cual no lo es?). Si esta fue la que Eric Adams utilizó para calentar voz, para desplegar todo su torrente vocal fue Call To Arms la elegida, la que puso ya patas arriba el Sant Jordi Club, con ese ritmo tan aplastante con los bestiales aporreos de Donnie Hamzik, y esa letra tan orgullosa y mortífera. Para redondear, acabaron el tema con la parte final de Manowar, gritando el nombre bien alto, regodeándose en su gloria. Es Donnie, por cierto, quien acompaña a la banda como batería de directo, tras las comprometidas declaraciones de Scott diciendo que abandonaba la banda y la verdad es que, como siempre, lo hace de puta madre. Hay que verle con los palos, el tío se vuelve loco, ¡¡no para!!. Me gustó un poco mas el año pasado, le vi con mas movimiento, pero es un candidato que deberían pensar seriamente en incluir como batería definitivamente oficial. Y todavía no había llegado el momento en el que desplegarían toda su fuerza, en realidad venia ahora la parte más lenta del concierto, una parte para disfrutar de distintos sonidos, como la preciosa y emotiva Swords in the Wind, que sonó en formato acústico, con un Eric al principio susurrando las palabras y finalmente, con un poco de esfuerzo, subiendo hasta las notas mas limpias, demostrando que sigue dominando a la perfección cualquier registro que se le ponga por delante. También llego aquí el momento que, según al propio vocalista, es el que mas le gusta de toda la noche, un gran rato que pasamos escuchando esos tremendos gritos y acompañándole cuando así nos lo pedía. Nada más verle, se nota que disfruta, que siente pasión encima de un escenario y que su trabajo es también su diversión y una forma de acercarse a nosotros. Otra forma de acercarse a nosotros fue con Die for Metal, que si no se ha convertido ya hoy en día en todo un himno imprescindible, poco faltara, y más que por su composición, por su letra. Eric uso toda su habilidad para modular su voz en las partes mas difíciles para hacer que este tema sonara acojonante, y encima con un sonido que a estas alturas ya había cogido un volumen y una claridad increíble. Ninguna banda suena como ellos. Normalmente, o suenan altísimos y no se entiende una mierda, o suenan claros pero muy bajos de volumen. ManOwaR son capaces de reventarte los sesos con un  volumen casi insultante, pero a la par escuchas cada instrumento perfectamente perfilado y definido como si sonaran dentro de tu oído.

A partir de aquí podemos decir que entro la parte del concierto en que sonaron todos los temas de su última época que había en el setlist, temas como Let the Gods Decide, que me gusta mucho, probablemente sea de los temas de su “Thunder in the Sky” que más me engancha sobre todo por su estribillo, pero en directo, puede que fuese cosa mía, pero la note demasiado ralentizada, no acabo de gustar demasiado a la peña y creo que fue por eso, le faltaba un puntito de velocidad (de potencia iba bien servida) y eso que en disco, como digo, me encanta. Joey DeMaio, que probablemente también estaba pasando el mismo calor que nosotros, nos miraba desafiante desde su puesto, acorde con la crudeza y épica de las letras que él mismo compone, y haciendo de su bajo una perfecta base para la guitarra de Karl Logan, quien por cierto, brillo con luz propia a lo largo de todo el concierto, siendo mucho más simpático, sonriente y comunicativo que de costumbre, tan concentrado en su instrumento, aunque por supuesto, también se tomó tiempo para meterse en su mundo y vibrar con el sonido de su propia guitarra. Alternando temas de su último EP, también sonaron muchos de su "Gods Of War", en mi opinión un disco muy incomprendido e infravalorado, del que creo que hicieron una excelente selección, dejando a un lado temas como Blood Brothers que me gustan menos y metiendo una cera impresionante, acompañados por el colosal sonido / volumen, con Sleipnir, la cual triunfo a los pocos segundos  gracias a su estribillo con tanto gancho. El sonido del doble bombo ya era perfecto, y fue como si una apisonadora estuviese pasando por encima de nuestras cabezas.

También cada toque al bajo de DeMaio te daba duro en el estómago. Un poco menos me gusto Sons Of Odin, que empezó retumbando con el bajista del “jefe” pero no llegó a calar demasiado, además (aunque me apedree alguno xD) deberían haber disparado por altavoces el final que lleva el tema en disco, de esos que te ponen los pelos de punta. Esta vez Eric omitió muchos de los agudos y las partes más altas que lleva el tema, por lo visto para reservarse un poco (todavía quedaba la mitad del concierto) para pasar a ofrecernos dos temazos muy cañeros de última cosecha. De Thunder in the Sky me encantó esa garra con la que comenzaron, potencia basada en el doble bombo de Donnie y en los guitarrazos como hachazos de Karl, que además, bordó su complicado solo, con ese parón a contratiempo que hace tan guapo. God or Man por su parte también me parece de lo más trallero del “Thunder in the Sky”, además, tiene un punto distinto al resto, no se si será mi forma de pensar, pero me trae al recuerdo ciertos momentos del Triumph of Steel. Y a pesar de que los temas eran poco conocidos para muchos, la peña respondía cada vez mejor. Yo por mi parte, estaba empezando a notar síntomas de deshidratación extrema, pequeños mareos incluidos. Pero ni por asomo iba a salirme a pillar agua, aunque lo cierto es que llego momentos en que lo pensé, incluso a punto de caerme. Os puedo asegurar que es uno de los conciertos donde más he sudado y más calor he pasado en toda mi vida. Según los setlist que había visto hasta entonces, parecía que el final del concierto, aunque todavía quedaban temas de la hostia, se estaba acercando inexorablemente. Ilusos de nosotros…jejeje.

Pero por el momento debía disfrutar de lo poco (eso creía) que quedaba del concierto atesorando cada segundo de Loki God of Fire, que fue la siguiente en sonar, 100% brutal, 100% ManOwaR, y un tema que realmente creo que funciona en directo, con tramos de pura violencia sonora, virtuosísimo solo clavado por el maquina de Karl Logan y desgarradores gritos en los cuales esta vez Eric no se cortó un pelo,  parecido se puede decir de Kings Of Kings,
sin intro ni nada, directa al hígado, veloz, trepidante y machacona, cada golpe de batería era como una patada en la cara, sin embargo Eric se cortó mucho más en esta, racionando la potencia y evadiendo agudos, sobre todo el de la partecentral del tema. Hacia esta parte (no recuerdo cuando fue  exactamente) llegó el infalible solo de bajo de Joey, y al final se unió Eric quien acabó interactuando con él. Esto nos dio un momento de respiro, pero sin dejar de castigarnos los oídos. Fue increíble el momento en que empezaron con Warriors Of The World United, la peña literalmente saltó de sus sitios intentando tocar el cielo bajo los tremendos golpes de caja / bombo de Donnie. Me invadía una sensación acojonante, era como si cada palazo o patada al bombo fuese una patada en el estomago, tal era la potencia y volumen del sonido (había mucha gente con tapones en sus oídos entre nosotros), que casi empalmaron con House of Death un tema que puedo decir que incluso me gusta más en directo que en disco, una de las que mejor me sonaron aquella mágica noche. En vivo tiene un aire más místico, un mayor contraste entre la velocidad del bombo y los densos guitarrazos de Logan cuando no suena el estribillo, que es lo que la hace especial, y cuando llega a dicha parte, es sencillamente brutal la potencia que adquiere, encima, con Eric lanzando esos espeluznantes gritos de rabia gritando ¡¡¡MUERE!!!. La parte central, también mucho mejor en directo, sin distorsión vocal y mucho mas emocionante.

Tras un pequeño discurso (para terminar, pensábamos todos) de el sensei Joey DeMaio, se tocaron el cover del Heaven and Hell de los siempre míticos Black Sabbath, una versión que ha levantado muchos elogios y que Eric y la banda en general llevaron al directo de una forma magistral, destacando la firmeza del bajo del propio Joey y el solo de Karl Logan, rozando la perfección de la versión original. Tristemente, pensé, esto se acaba ya con Black Wind Fire and Steel. Pues no.

Hace poco leí una entrevista en Rafabasa con Joey, donde le apuntaban que a los fans españoles nos gusta escuchar más temas clásicos. Pues bien, por lo visto tomaron nota… porque yo me quedé a cuadros cuando comenzó nada menos que Brothers Of Metal, y casi se me caen los huevos al suelo. Ambiente de sorpresa, incluso de incredulidad, pero también de euforia se respiraba en medio de un torrente sonoro y una letra que incita a la unidad, a la pureza del METAL y a la majestuosidad. Por eso son los Reyes del Metal, porque nos dan justo lo que queremos. Por cierto, parece que hubo algún problema en el backstage con el sonido que les obligo a hacer un parón, pero como no se podía esperar menos de ellos, volvieron a repetirla integra. Y esto no había hecho mas que empezar, porque justamente era Kings of Metal el tema con el que siguieron, aumentando más si cabía el nivel de euforia general que alcanzaba cotas no vistas en toda la noche, saltos y gritosde alegría entre el publico (entre los que me incluyo, por supuesto). No es para menos, encima estuvo increíble, Eric nos pedía colaboración en los estribillos y nosotros respondíamos con ese “Other Bands Play, Manowar Kill!!!” y los truenos que suenan en estudio tras el estribillo, en directo fueron de locura, el mismísimo dios Thor golpeando la tierra con su martillo Mjolnir. Una vez que se habían metido en faena… ¿por qué no tocar uno de esos temas que nunca falla en directo y que además es de lo mas legendario que ha compuesto banda alguna? Hail and Kill es EL TEMA, uno de esos que vayas al garito de metal que vayas, siempre suena, y enloquece a la gente, así que en directo no podía ser menos. A una velocidad reducida respecto al disco, pero más rápida que en anteriores ocasiones, creo sinceramente que ARRASÓ con las pocas fuerzas que quedaban ya. Eric Adams lo dio absolutamente todo en este tema, en la parte de los agudos sobretodo, si bien todavía le quedaba lidiar con uno de los temas más difíciles, Black Wind Fire and Steel que, por supuesto, también bordó, aunque desgañitándose ligeramente en el tramo final, no perdió ni una jodida nota a una velocidad frenética con la batería retumbando en cada resquicio de la sala una vez más. Vi a la gente muy contenta, muy satisfecha, y es que yo ya sabía que no podían fallar, jamás lo han hecho. Se hizo un poco de rogar Joey, pero al final salió para hacer añicos las cuerdas de su bajo frente a nuestros ojos, y ofrecérselo a alguna tía de esas que siempre se quiere pinchar (no es nadie, el Joey jajaja) y con el típico numero de cruzar bajo y guitarra a puñetazo limpio, salieron, recordando una vez más que volverán (eso espero, y cuanto antes mejor) y que ni ellos ni nosotros olvidaremos nunca aquel concierto. Con la mano en el pecho, ojos cerrados y con Army of the Dead sonando de fondo, despedí a los únicos y verdaderos reyes del más puro metal que existen para mí y que una vez más reafirmo mi opinión: están a años luz de otras bandas.


_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres sugerir alguna corrección, ¡comenta!