martes, 2 de noviembre de 2010

Despedidas y reencuentros (22-10-10, MetaliuM, Sala Gamma)

MetaliuM es una banda con espíritu yactitud de Heavy Metal, con mayúsculas, bajo la apariencia  musical del power metal más feroz y virtuoso. Nacieron en Hamburgo, Alemania allá por el año 1998, cuando ya despuntaron en su estilo con aquella maravilla de disco llamada “Milenium Metal”, con una  formación en la que se encontraban nombres tan gigantescos como Mike Terrana, Chris Caffery, el contundente bajista fundador Lars Ratz o el hasta entonces prácticamente desconocido Henning Base que se dio a conocer con este disco como poseedor de una de las voces mas impresionantes que ha dado la historia del power metal a nivel mundial.

Con este fantástico elenco de músicos, de los que hoy tan solo hoy dos de ellos resisten, comenzaron fuerte su carrera, y este pasado viernes 22 de Octubre llegaba la hora de decir adiós a una historia que ha durado más de 10 años, tocando a su fin con la inminente edición de un DVD en el que se recogerán los mejores momentos de esta gira española, pasando por ciudades como Mallorca (cuna de su guitarrista actual, Tolo Grimalt) o Murcia, que fue al que acudí para despedirles con un emotivo adiós, en un concierto que, si bien no ha sido de lo más espectacular del año, tuvo gran dosis de la potencia y velocidad que se esperan de esta banda.

No les despedí solo, por supuesto, estuvieron conmigo mi gran amigo murciano Opi y mi colega cartagenero Perales, acompañado de su novia Luna, gente con la que da gusto de verdad acudir a un concierto y que se convierta en algo mucho mas grande, una noche llena de risas y conversaciones muy  interesantes, tanto las incoherentes como las intrigantes jeje.

Bastante tarde para un concierto de ciudad (se nota que no es lo mismo acudir a un concierto en Murcia que hacerlo en Madrid, donde estos dan comienzo a una hora exageradamente temprana), comenzaron a sonar las dos bandas teloneras, con estilos bastante distintos uno del otro. Los primeros realmente me encantaron, aunque, una pena, no pude ver mas que unos 15 minutos de concierto, pero me parecieron una autentico descubrimiento y todo un placer.

Shadows Theory, que así se llamaban, me parece un gran nombre para una banda de metal progresivo muy pero que muy técnico, en ocasiones casi instrumental y en otras acompañados por una y hasta dos voces femeninas con distintos registros que lo hicieron realmente bien. Me llamo mucho la atención, así de primeras, la tremenda técnica de la que hacían gala tanto bajista como teclista, con piques rítmicos y riffs a contratiempo de los que te dejan descolocado. De los temas en concreto no puedo hablar porque en realidad era la primera vez que les escuchaba, pero lo primero que hice cuando llegue a casa fue entrar en su myspace y disfrutar otra vez de su música llena de matices, atmósferas y virtuosismo. Estos murcianos son una de esas bandas que me parece que merecen una oportunidad sobre todo para quien guste de música delirantemente progresiva y llena de florituras. Una lástima no haber hecho fotos. Realmente impresionantes. Os aseguro que si me hubiese informado bien antes de meterme en la sala, no me habría perdido ni un solo minuto de su actuación, que por cierto, fue capaz de llenar de una forma más que decente la sala para ser los teloneros que inauguraron la noche.

Para mis colegas y yo, la noche estaba ya bien caliente a base de cerveza, calimochos y la lección de maestría que nos habían dado en unos pocos minutos los Shadows Theory. Sin embargo, sin ánimo de ofender a nadie ni hacer crítica basura, los siguientes fueron tremendamente decepcionantes. Hay que aclarar que yo siempre hablo desde mis gustos personales, pero realmente no pintaban demasiado en este concierto…

Se llaman Skullmania, y ellos mismos se definen como una mezcla de Heavy Metal y Gothic Metal. De la primera etiqueta (que al fin y al cabo son eso, etiquetas, en verdad…) les veo muy poco por no decir nada en absoluto, de la segunda ya algo más, aunque la verdad, por las apariencias cada uno parecía formar parte de un movimiento musical. No me llegaron a calar hondo en ningún momento de su actuación, concretando un poco más diría que me aburrieron bastante, principalmente por no estar su estilo entre mis gustos, por lo que no alargare demasiado esta crónica. Estoy cansado de decirlo, una banda de Heavy Metal como es MetaliuM debe ir acompañada de bandas de estilo similar o al menos, dentro del mismo genero, cosa que en esta velada se cumplió a medias. Por supuesto, imagino que habrá aquel a quien le encantaron, pero la verdad es que para mí y para mis colegas supusieron un profundo corte de rollo.

Pero, y lo dije, pronto vendría de nuevo el subidón cuando subieran al escenario los chicarrones de Lars Ratz para demostrarnos lo que puede hacer una banda de power metal con potencia, calidad y sin más florituras que la de creer sinceramente en su trabajo. Comenzaron sin tonterías, sin preámbulos (bueno, si, con la Intro del “MileniuM Metal” llamada Circle of Fate) y dando caña con el tema que los hizo grandes en la escena, esa Fight que para mi es uno de los mejores temas de la historia del Heavy Metal, así de claro, un tema directo y contundente, a la cara, puro espíritu de Metal. Sin embargo, lo que me temía ocurrió, y es que la Sala Gamma puede dar una de cal y otra de arena en este aspecto. Me refiero al sonido, malísimo ya de entrada, sonando poco mejor que cualquier local de ensayo y restando gran parte de la potencia del tema y de todos los instrumentos en particular. Y aunque el tema es una explosión de furia acompañada de doble bombo a toda hostia, la verdad es que no pareció despertar demasiado a un público que tras un concierto poco afortunado, seguían sumidos en su letargo.

El sonido siguió sin acompañar, pero sin duda podemos hablar de una elección de temas muy acertada, incluyendo las que sonaron a continuación,  bastante conocidas por todos y para todos los gustos: Break the Spell (para ir cogiendo carrerilla), Pain Crawles in the Night (de su poco aprovechado “As One - Chapter Four”) y Crossroad Overload, un tema que, sinceramente, en disco me había dejado bastante frio, pero que desde que la escuche en directo, algo hizo que se metiera en mi cabeza y ya no me la pude sacar de encima en toda la noche, sobre todo su estribillo, que el gran Henning Basse pudo cantar sin despeinarse, a pesar de que quizá ya no esta en la cima de su carrera a nivel vocal. Mi canción favorita (bueno, salvando Revenge of Tizona, que por cierto, no cayó…) de su tercer álbum “Hero Nation” se llama Odin’s Spell, y si no faltó en su repertorio la primera vez que les vi (junto con mi princesa, Laia, cuando cumplimos nuestro primer aniversario, por cierto) tampoco podía faltar en la última vez que les iba a ver y a buen seguro que me encantó como sonó en directo una vez más, tanto la letra como el sonido. Rozando la mitad del concierto, vi a la banda muy compenetrada, a Lars como un gran líder de la banda, amigable y todo un cachondo mental, medio-hablando en castellano con todos nosotros y poniendo la chispa que quizá se llevó el sonido debido a su baja calidad. Su bajo retumbaba con fuerza especialmente en temas como Heavy Metal, que abre su ultimo disco “Grounded - Chapter VIII”, fue una de las representantes de este en el setlist y me parece a nivel letrístico todo un himno para nuestra comunidad. Otra del mismo álbum, Eye of the Storm, que también tiene su miga y me parece mucho mas currada musicalmente hablando, sobre todo el estribillo y la facilidad con que te atrapa. Llegó tras una parte del concierto en que el ritmo decayó bastante, y eso se noto sobre todo entre el publico, que empezó a desaparecer como por arte de magia. Desde luego, es vergonzoso que una banda de la calidad de MetaliuM pueda llenar tan poquito una sala como la Gamma. De verdad que no lo entiendo...

Henning Basse estuvo a un gran nivel, pero pareció sufrir bastante durante casi todo el concierto, no especialmente a nivel vocal, pero si en su continua lucha con los técnicos de sonido para conseguir escucharse a si mismo por los monitores, cosa que parece que finalmente no consiguió… Además, el volumen de su voz de cara al público me pareció también demasiado bajo, a veces costaba distinguirle entre la maraña de instrumentos. Le note un tanto descuidado físicamente hablando, mas regordete que en las ultimas ocasiones. Genial a todas luces estuvo el guitarrista mallorquín Tolo Grimalt, sonriente y comunicativo como pocos, haciendo de interprete para la banda (aunque se defendían bastante bien chapurreando de forma a veces cómica nuestro idioma, todo hay que decirlo jeje) y tocando como Dios todos y cada uno de los temas de la banda, a más nivel incluso que su compañero Matthias Lange, aunque este también hizo un gran papel sobre todo a la hora de interpretar los tremendos solos. Ya queda hablar del batería, más discreto y en un segundo plano, entre otras cosas, debido al nefasto sonido que salía de su instrumento. Lonely puso el toque más pausado de la noche, aunque vista la baja congregación de público, no se si fue del todo adecuada, pero que demonios, es un tema cojonudo para escuchar en cualquier momento. Genial, de lo mejorcito de la noche fue Stargazer, el cover de Rainbow que se marcaron los alemanes, además sin quitar ni un solo segundo del tema original y cantado a las mil maravillas por Henning. Sorprendentemente, poca gente conocía el tema, también es cierto que era un público generalmente bastante joven el que allí había, pero fue brutal, la verdad, casi enlazado sin descanso alguno con Metalium, que para mí es otra de las joyas de la corona de la banda, un subidón de adrenalina tras el Stargazer que ya me emocionó de por sí, un tema que hace que alces el puño mientras cantas a pleno pulmón su demoledor puente / estribillo. Genial, no podía faltar, pero pensaba que ya había llegado el fin de su actuación. Lars nos dedicó unas palabras y se despidieron momentáneamente, pero no tardaron en aparecer, con un nuevo mini-discurso y un temaaaaazo de la talla de Free Forever, donde el propio Lars dio una buena muestra de cómo dar fuerza “rollo apisonadora” al bajo, desembocando en el doble bombo marca de la casa acompañado de unos coros que no sonaron tan heavys como en disco, pero una vez mas casi seguro que debido al sonido. Una casi innecesaria versión del Smoke on the Water de los Deep Purple puso definitivamente el punto final a una noche inolvidable de Metal del bueno, del auténtico. A pesar de todo, se me quedo cierta sensación de que podrían haber dado un poquito más de sí. Por ejemplo, si en vez de terminar así, lo llegan a hacer con algo rompedor, llámese Revenge Of Tizona (muy reclamada por la gente, por cierto) o una tremenda Steel Avengers, hubiese subido enteros la nota del concierto, aunque a estas alturas dudo que el bueno de Henning pueda dar esos agudos casi delirantes en pleno directo, pero hubiese sido algo rompedor e inesperado, un autentico broche de oro para aquella gran noche. Final emocionado, con lágrimas incluso en los ojos de Henning Basse que decía junto a sus compañeros adiós a su larga trayectoria y cuya carrera espero que no termine aquí y podamos disfrutar de su increíble voz en más bandas.

Para ellos fue una despedida, para mí, un reencuentro con mi añorada Sala Gamma que hacía mucho tiempo que no visitaba, desde aquel grandísimo concierto de los Dark Moor en 2007. Y ello conlleva también el reencuentro con colegas con los que es muy difícil no pasárselo de puta madre. ¡¡Un saludo para todos!!


_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres sugerir alguna corrección, ¡comenta!