martes, 28 de junio de 2011

¡Ataca, Gineta! (Gineta Rock 2011, 18-Junio-2011, La Gineta, Albacete)

Aquel Gineta Rock del 2009 dejó tan buena impresión en mí que este año me decidí a volver. Un festival sin grandes medios, con una estructura bastante justa en casi todos los sentidos, pero con una ilusión, ganas y sentimiento que no pueden llegar a igualar los grandes festivales que se realizan en este país por mucho cartel y mucho caché que tengan. Uno de los principales incentivos que siempre ofrece es traer a bandas que son difíciles de ver por aquí. Buena prueba de ello son Vhäldemar o Mystic Prophecy, que encabezaban la cartelera de esta edición. Todo esto ocurrió el sábado pasado. Las condiciones quizá no eran las más adecuadas. Una tremenda resaca me azotaba tras el fiestón que me pegue la noche anterior y, para variar, nadie de mis colegas quiso venir (cada vez me da más la sensación que vivo rodeado de viejos xD) pero bueno, no me daba la gana de perderme un cartel tan suculento a escasas dos horas de casa así que con mi amigo el GPS puse rumbo a ese pueblecito con tantos cojones llamado La Gineta, en Albacete, muestra evidente de que con ganas y amor por el metal, se puede organizar un festival de la ostia sin apenas medios ni ganancias.

Sobre las 18:30 ya estaba dentro de la nave donde se organizan los concierto y en contra de lo que yo pensaba, todavía me dio tiempo a ver la mitad del concierto que se marcaron los Iron Curtain, banda mítica e infravalorada que lleva años haciendo disfrutar con su destructivo Speed - Thrash Metal veloz y “cutre y burro” como más o menos ellos mismos lo califican. Ya era hora, porque me los había perdido ya en un par de ocasiones y aunque el sonido todavía dejaba que desear, creo que hicieron un concierto muy movido, siempre con un gran apoyo por parte de fans y público en general que se notaba que eran seguidores de la banda ya que conocían la mayoría de sus temas. No era mi caso, pero para empezar el festival estuvo de puta madre, para meter la energía en el cuerpo a base de riffs rapidísimos y espíritu ochentero heredado en gran parte por muchas de las bandas de la NWOBHM. De hecho, casi para terminar se tocaron un tema cojonudo de los míticos Tank, Turn Your Head Around. Brigadas Satánicas, uno de sus temas más conocidos terminó por “cerrar el trato”, canción que se me quedó en la cabeza durante todo el festival.

Si el anterior fue un gran descubrimiento en directo, los madrileños Ciclón fueron otra gran revelación, quizá todavía más, ya que había escuchado algo de ellos en myspace y similares pero claro, la producción en general no terminó de convencerme. Sin embargo, en vivo y en directo pude comprobar de primera mano que, como su nombre indica, son un auténtico ciclón. Lo son por temas, ¡porque es que además todos los que tocaron fueron buenísimos! Lo fueron por actitud, por presentación, por enganche con la gente que había bajo… Como todo el festival en general, estos sirvieron para unirme un poco más con el metal español del que, sinceramente, llevaba un tiempo algo distante. Su puesta en escena era inmejorable, melenas sin parar de agitarse, mallas, cazadoras vaqueras, parches… actitud ochentera 100% y cantando en castellano, una banda que a pesar de llevar relativamente poco tiempo, fueron unos máquinas. Me molaron especialmente temas que casi parecían himnos de toda la vida como Criaturas de la Noche, súper pegadiza, al igual que Salvaje. Espero que puedan grabar pronto un disco en condiciones, de verdad. Actualmente están en ello con su segunda maqueta. Aparte de temas propios, nos regalaron unas cuantas versiones, la primera, Resistiré de los Barones (de quienes, por supuesto, también tienen mucha influencia) que fue fiel a la original aunque, todo hay que decirlo, ciertos punteos sonaban muy mal.  Más tarde la famosa Alíate, de los Sobredosis, de la que ya he visto incontables versiones en directo, pero esta supo capturar muy bien su esencia. Tras unas canciones propias, sacaron nada menos que a Silver (vocalista de Muro y Silver Fist) y se cantó con ellos el tema de Muro que inspiró el nombre del grupo, Ciclón.

Me quedé a verlos por cumplir, por no hacerles el feo y por la posibilidad de descubrir otra sorpresa de grupo aquella tarde y por suerte, así fue. Los vecinos valencianos Piel De Serpiente son una banda de hard rock, pero tirando a la española, similares a lo que nos ofrecen Beethoven R, por poner un ejemplo cercano y bien conocido. Al principio salieron algo parados al escenario, pero pronto demostraron que se mueven como pez en el agua y su vocalista es un auténtico monstruo como frontman, a parte de tener una voz bastante consistente. En general fue un setlist con temas pegadizos, muy pegadizos y aunque tampoco fueron un despliegue de técnica o virtuosismo, esta claro que son buenos músicos y si la jodida situación de esta música en España no se lo impide, tienen cuerda e ilusión para rato, por lo que se demostró aquel día. Empezaron con un toque de humor diciendo que habían perdido al bajista, quien se presentó un rato más tarde allí, para la segunda canción. A partir del concierto, me han ganado mucho respeto porque da gusto ver bandas con tantas ganas de tocar cuyos pasos guía la ilusión, no el dinero. También hubo momentos más serios, como la balada Lágrimas Sobre el Cristal o el recuerdo al Padre Ronnie James Dio, fallecido hace aproximadamente un año, poco más. Aunque no hubo versión correspondiente, si las hubo en la recta final del concierto, un pedazo de Medley que encandiló a todo el mundo e hizo soltarse las melenas a los pocos rezagados que todavía quedaba por allí, juntando auténticas joyas como Casi Me Mato (Barón Rojo), Solo Rock’n’Roll (Sangre Azul, se nota de donde viene parte de la influencia jeje) y Rock Duro, de Banzai, muy bien empalmadas entre si. Os aseguro que para mi fue todo un descubrimiento su canción Leyendas del Rock, un TEMAZO como la copa de un pino, que al principio dudé de si podía ser algún clásico de estos que llevamos oyendo media vida. De momento, para mí ya se ha convertido en uno, rondándome por la cabeza desde que se celebró el festi. Me llevo un gran recuerdo de esta banda y espero poder verles pronto de nuevo.

Este año habían montado un puesto justo fuera de la entrada a la nave, bastante variado, donde se podían encontrar camisetas, colgantes y atuendos varios, además de varios de los discos de las bandas participantes. A la otra parte de la puerta, una especie de terracita con mesas y sombrillas para poder sentarse a privar, muy buena idea para un momento de relax. Dentro, se repetía el espíritu de anteriores años. Bebida a precios más que razonables, imposibles de ver en casi ningún otro evento similar y sonido en general aceptable, con momentos más emborronados que otros. Y casi lo más importante, un clima amigable y mucho buen rollo, muy heavy y muy auténtico, que es lo que uno espera de todo festival de metal, aunque en este caso, no es ninguna novedad para la peña asidua al Gineta Rock.

Estaba ya flaqueando la tarde cuando llegaba uno de los momentos más esperados para mí, una de las principales razones porque me planté allí solo ese día. Nunca he escondido mi admiración por una pedazo de banda como Vhäldemar, pero me quedaba por comprobar su directo, su experiencia como banda sobre las tablas. Y por un desliz, casi hago tarde a su actuación, sin embargo, llegué justo cuando terminaban los preparativos, subían el telón de fondo y comenzaban a muerte con River of Blood tras unos gritos de ánimo al público por parte de la banda. Avisaron de que en gran parte, su setlist iba a estar compuesto por temas de su reciente “Metal Of The World”. Ya desde el primer momento, mostraron un carácter y unos dones de directo impresionantes. Su vocalista, un auténtico bestiajo que no paraba de gritar, blasfemar y dar ánimos a los que estábamos allí mientras seguían descargando tralla de su último disco como Dusty Road, destinada a convertirse en todo un himno y Bastard, que dedicó enérgicamente y sin pelos en la lengua a las putas compañías discográficas que son las que realmente están hundiendo la música. Alucinante. Los últimos temas sonaban terriblemente potentes y cañeros, si ya de por si en disco te dan la impresión de ser todo trallazos (debido entre otras cosas a su buena producción) en directo tienen unos cuantos puntos más de calidad. Para aquellos que añorábamos algo del “I Made My Own Hell” (un disco que SE SALE) nos regalaron Breakin’ All The Rules que además dio mucho juego en directo y alborotó a todo el mundo, un temón de cuidado. Y cuidadito con este hombre, Pedro Monje, porque es una de las mayores joyas que tenemos en este país y espero que algún día se reconozca el increíble talento que tiene. Es que escuchando los discos ya te das cuenta de que este tío esta a otro nivel, muy por encima de la mayoría de guitarristas que militan en bandas con mucho más nombre, pero joder, es que en directo el tío asesina hace hablar la guitarra, o salir humo, depende de lo que requiera la situación, pero con una rapidez y una técnica que me dejaron absolutamente clavado. Y por supuesto, siempre con una actitud brutal, en parte heredada del maestro Joey DeMaio, orgullo, despatarramiento, cuero, fuerza, esos guitarrazos secos tan chulos y sobre todo, creyéndoselo, creyéndoselo mucho. Porque, señores, esto es ACTITUD, puta actitud, jodida actitud, actitud de puro METAL sin cortarse, sin tapujos. Seguía dejándonos de piedra con Metal Of The World (Heaaaavy Metal!!) y los brutales y virtuosísimos solos de su Old King’s Visions (III). A todo esto, su vocalista esta jodidamente loco, arrodillándose, rompiéndose el cuello sin parar, bebiéndose cubatas de trago… aunque no tenga una gran voz, de carisma va sobradísimo, siempre a nuestro lado con mucho sentimiento de unidad y hermandad. No hubo versiones (ni se echaron de menos, la verdad) pero si un veloz solo de batería que demostró que quien hay detrás del instrumento no es precisamente manco y tiene una gran calidad, el batería que merece una banda de este nivel. También hubo uno de guitarra que nos dejó boquiabiertos, una vez más, mis respetos hacia Pedro. Brutal, de lejos el mejor concierto de todo el festival que satisfizo con creces mis expectativas. Quien no los conozca ya los está escuchando ahora mismo, ¡¡Obligado!!

Ahora tocaba Santelmo, que tenía yo idea que iban a tocar antes de los vizcaínos (por eso casi me pierdo el principio de su bolo). La verdad es que después del demoledor ataque metálico de estos últimos, unido a que a mi este tipo de bandas tan refinadas y, por decirlo de alguna forma, un poco pastelosas, nunca han sido santo de mi devoción, me daba la impresión de que el concierto de Santelmo se me iba a hacer algo largo. Sin embargo, al final me acabó gustando mucho. Uno de las principales incógnitas era ver como respondía en directo su nuevo vocalista, Nacho Ruiz, que viene de otras bandas como Arween, porque el resto de sus componentes ya son conocidos por la mayoría que les siga. Jero Ramírez no necesita presentación, sus taladrantes y virtuosos solos son santo y seña de su estilo, pero también la melodía y sentimiento. Del bajista Luisma Hernández decir que otorga estilo personal a la banda en el tema visual, pero sobre todo que es un gran bajista. Del solo de batería de Jaime Olivares, muchos se acordarán porqué no fue el típico solo aburrido, sino cañero y pidiendo colaboración del público, por momentos parecía que los palos volaban literalmente sobre las cajas y platillos. Y su teclista, José M. Paz es quien pone la parte más ambiental y melódica a la banda, siendo en ciertas canciones un elemento imprescindible. Pero a Nacho Ruiz, un nombre hasta ese día por mi desconocido y que tenía que luchar contra la imagen de su anterior vocalista, el gran Manuel Escudero, le presté especial atención. Desde el principio me llamó la atención que saliese al escenario a matar, totalmente entregado, como si le fuese la vida en ello. Desde las canciones más exigentes hasta las más permisivas, todas sonaron fantásticamente, a pesar de que tiene otro estilo de canto, alcanzó cualquier tono con total entereza. ¡Vaya pulmones tiene el tío, madre mía! Se me pusieron los pelos de punta con una balada tan moña (pero muy chula, todo hay que decirlo joder) como Daría lo que Fuera, sin usar falsete, 100% voz de pecho, transmitió una fuerza y potencia tremendas aunque le costara esfuerzo. Las canciones que más triunfaron fueron Bosque de Hojas Muertas, Junio del 44 (ya un clásico de la banda) y la inicial Los Creyentes, aparte también Ángel y Demonio, donde una vez más, la batería tuvo un gran protagonismo. Está claro que Jero siempre será la principal imagen de la banda y muchos solo aclaman a su persona (como algún pesado que había por allí) pero hay que reconocer que en conjunto es una banda con mucha calidad, gustos musicales a un lado.

La representación internacional en el Gineta Rock 2011 corría esta vez a cargo de una sola banda, imagino que por cuestiones económicas, aunque, sea como sea, siempre hay que agradecer una vez más el gran espíritu que ha puesto la organización para que todo se haya llevado a cabo con tanta profesionalidad. Dicha banda internacional fueron los teutones / griegos Mystic Prophecy, otro aliciente para acudir a la cita ya que, curiosamente, les descubrí hace relativamente poco con su disco “Satanic Curses” (aunque no es el último), un disco lleno de buenos temas, muy heavys, muy aptos para llevar al directo y también muy apropiados para aquellas horas en que debido al cansancio necesitábamos una dosis extra de “meleneo”, distorsión, virtuosismo y poderosos bombos. Cuando la movida empezó eran conscientes de que iban a encontrar a un público que llevaba ya mucha traca en el cuerpo, muchas horas de cansancio, pero todavía sedientos de metal y buena música y que tan solo haría falta un poco de voluntad para volver a levantarnos. También fue un concierto rebosante de actitud, su bajista Connie Andreszka continuamente pendiente de nosotros no nos dejaba descansar ni un segundo ya de salida, levantando las manos y haciendo headbanging sin parar de dar palmas, todo casi al mismo tiempo. Que nadie se crea su power metal es convencionalmente europeo por ser alemanes, más bien es del estilo del que disfrutarás si te gustan bandas como Iced Earth o Brainstorm; cuesta algo más de entrar pero cuando entra no consigues quitarte ciertos temas de la cabeza, que por supuesto cayeron aquel sábado como Dark Forces, Sacrifice Me, que mucha gente sin conocerla ya coreó y una de mis favoritas, la propia Satanic Curses. Por cierto, me llama la atención como curiosidad que una banda de este estilo tenga unos temas con unas letras tan rematadamente satánicas pero… ¡Mola! Muy simpático y amable R. D. Liapakis, su vocalista, un ejemplo más de que no tener una voz sobresaliente (aunque tiene mucha personalidad, eso si) no impide poder poner patas arriba una actuación en el sentido de salir del escenario dejando una magnífica impresión, siempre sonriente y muy simpático a pesar de que alguno por allá bajo ya estaba por el arrastre, valía la pena seguir dando el cayo por lo bien que lo estaban haciendo. Me encantó la forma que tiene el guitarrista de realizar los solos, siempre con el mástil alzado y casi en vertical, una imagen muy metalera y siempre con melena al viento gracias al ventilador que tenía frente a él. El final fue sonado, con la versión del Paranoid de Black Sabbath (que se incluye, por cierto, en el álbum “Satanic Curses”) y si no me equivoco, con Demons Crown de su “Fireangel”, último redondo hasta la fecha.

Pasadas las dos ya era hora de ir pensando en abandonar el lugar y volver a casa ya que las dos horas de venida se me harían un tanto pesadas a la vuelta. De todas formas, la sensación fue la misma desde que llegué: Valió la pena, sin duda, aunque no puedo dar las gracias a nadie porque no tuve compañía, lo que no fue óbice para pasarlo de muerte y creo que hablo por todo el mundo que estuvo allí. Como ya dije antes, este cartel supuso un acercamiento al metal español que tenía un poco olvidado y también el descubrimiento de bandas sorprendentes de las que tengo que averiguar más cosas. Así es como se hacen bien las cosas, Gineta Rock. Pero también es nuestro deber, de todos, apoyar siempre este rollo que tanta vida nos da. Abajo os dejo unas fotos de los conciertos.


_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres hacer algúna corrección, ¡comenta!