lunes, 2 de julio de 2012

¡¡B"root"ales Sepultura!! (21-06-2012, Creajoven Festival, Murcia)

Ya lo he comentado varias veces entre mi gente: este tipo de oportunidades se dan cada mucho tiempo, y cada vez más tal como están las cosas. Un concierto que se celebra cerca de casa, a un precio casi ridículo y de una banda de primer nivel como Sepultura, que a pesar de que nos visitan con bastante frecuencia, no quita que sea un auténtico placer volver a verles en directo una y otra vez. La cita se dio el Jueves día 21, en Murcia, en el Parque Fofó, un recinto que vi bastante adecuado para hacer bolos pequeños o medianos, pero tratándose de Sepultura lo vi, a primera vista, demasiado modesto en cuanto a espacio. La cuestión es que, como se hizo entre semana, resultó idóneo. La afluencia de gente fue bastante alta, pero se estaba bastante bien, sin agobios ni superávit de personal. Según comentaron ya avanzada la noche, se pusieron a la venta las entradas tan baratas (5 míseros euros + robo) por tratarse de un festival de bandas jóvenes, una especie de concurso en el que tres bandas acompañaron e hicieron las veces de teloneros de Sepultura, los cabezas de cartel de aquella noche. Antes de empezar los brasileños, un jurado dispuesto para la ocasión elegiría de entre las tres bandas noveles a un ganador.


Aunque llegamos al parque a una hora aceptable (sobre las 8 de la tarde) el calor aun pegaba con fuerza, siendo en ocasiones casi insoportable, al menos para los que venimos de otra tierra. Sin embargo, allí estuvieron los Vendetta Fucking Metal, encargados de abrir la velada, al pie del cañón, dándolo todo. Y es una banda de la que me han hablado muy bien, varias personas y en distintos momentos, así que ya que estábamos allí… ¿por qué no empezar la fiesta con ellos? Unos litritos de priva para refrescar, y al turrón. En un primer contacto, la banda estuvo muy suelta, practicando un estilo muy similar a bandas como Habeas Corpus o sobre todo, mis queridos Hamlet, por lo que había que darles una oportunidad, y a buen seguro que no defraudaron. Movimiento, mucho movimiento sobre el escenario, con dos guitarras muy cañeras dándole cuerpo al asunto, y sobre todo un vocalista que se comía el escenario tanto en las canciones como a la hora de acercarse al público, que los tenía en un pedestal. Ya llevan unos años repartiendo su metal moderno por varios conciertos y festivales y eso se tiene que notar en las tablas sobre el escenario. A nivel de temas, la cosa fue bastante homogénea, me quedo con un par (aunque no les había escuchado nunca) como La Ley de la Calle o Espíritu de Lucha, pero en general hubo muchas canciones tralleras, todas ellas cantadas en castellano (a no ser que se me pase alguna que no recuerdo). El tiempo no les permitió mucho más. Tocaron media hora cada banda y en alguna ocasión me quedé con ganas de más.

Entre medias, Newton Cae, que comenzaron al poco tiempo de terminar el concierto anterior, fue para bien o para mal (depende de quien opine) la sorpresa de los teloneros rompiendo todos los esquemas que la mayoría esperábamos y bajando el ritmo frenético que reinaba hasta entonces para ofrecernos una propuesta para oídos más selectos. Entre sus componentes se encuentra gente que ya participa en otras bandas de la región. El guitarrista ya nos dio toda una clase de técnica y velocidad cuando le vimos en Wacken este año pasado junto a los Exquisite Pus. Pero con quien más me quedé fue con el batería, que igual tocaba ritmos potentes, sencillos, más técnicos, parones, cambios de ritmo… una verdadera máquina. Si tengo que expresar mi opinión, a mí personalmente no me llegaron mucho, porque no me acaba de gustar ese estilo tan alternativo, pero si hablamos de diversidad, tocaban bastantes palos, entre el rock alternativo, el emocore, o fragmentos más clásicos que se acercan más al metal. Fue la actuación que menos gente presenció, al principio no me entraron para nada pero al final acabé por cogerles el gustillo, más que nada por los toques progresivos que contenían algunos temas, que fue para mí lo más interesante de su actuación. Técnicamente me atrevería a decir que fueron lo mejor de las tres primeras bandas, estuvieron llenos de agresividad pero también de sensibilidad, y aunque su estilo no llegara a cuajar entre algunos, lo cierto es que el jurado del concurso les acabó declarando la mejor de las tres bandas teloneras.

En un principio no hubiese dudado el hecho de que poner a Vendetta Fucking Metal justo antes de Sepultura hubiese sido la mejor opción, hasta que los terceros en discordia, los Disaster Surrealism comenzaron con su movida. La etiqueta Death Metal se les queda corta… o mejor dicho, incompleta, pues si bien en muchos temas demostraron que era lo que les gustaba y lo que mejor sabían hacer (desde temas más clásicos a algunos más modernos) también fueron una caja de sorpresas a la hora de descolocar en algunos momentos. Solo hay que recordar ese tema reggae que se marcaron ya casi a mitad de su actuación, auténtica apología al cannabis, y alguna que otra escapada a sonidos más populares, mezclando siempre con guitarras muy potentes, un vocalista que gritaba de lo lindo y además todo envuelto en un buen ambiente, tanto arriba como abajo del escenario, donde ya se estaba amontonando bastante gente disfrutando tanto del concierto como de la espera para lo que todos habíamos ido a ver. A mí personalmente fue la actuación que más me gustó por afinidad de estilo y por como disfrutaron e hicieron disfrutar. Recomendado a fans de bandas como los primeros Atrocity, creo que pueden gustar a un gran número de seguidores de sonidos más bestias y extremos.

Esta vez la espera fue un poco más larga, por el cambio, y por las ganas que había de ver a los brasileños Sepultura, el gran objetivo de la noche para mí y para la mayoría de peña, y ahora si con el motor caliente, aunque nada cansado, con ganas de derretir la columna vertebral a base de cabeceos. No siempre me han dejado un sabor de boca excelente (al menos, no como en esta noche), y tampoco puedo decir que se encuentre entre mis 10 bandas favoritas, pero cuando se ponen realmente burros, Sepultura pueden reventar los cimientos del escenario que pisen, sea donde sea. Perdí la apuesta “verbal” con unos colegas (eixa penya valenciana!!) ya que no empezaron con Arise, como pronosticaba la intro. Sin embargo, pocos podíamos imaginar un inicio tan explosivo como Beneath The Remains (Intro incluida). Saltándose el calentamiento (muchos esperábamos algo del “Kairos”) pasaron directamente al trapo, mejor dicho, al thrash puro y duro que es lo que nunca debieron dejar de hacer, todavía con toda la rabia y energía que sabían expresar antaño. Algo más relajada, Refuse/Resist sonó sin dejar ni un segundo de descanso, ni siquiera para saludar, un tema que visiblemente fue más conocido y donde ya se vieron los primeros mosh pit “serios” de su actuación. A pesar de que su último álbum tiene ya un tiempo, todavía siguen presentándolo bajo la gira Kairos European Tour. Y la verdad es que aun se les ve con muchas ganas de tocar sus temas, de hecho era a lo que venían. Con Kairos y Relentless dieron buena cuenta de él para empezar, sobre todo la primera me gustó mucho en directo.

Tocaron 4 o 5 temas de este "Kairos", fueron intercalándolas con clásicos de toda la vida y consiguieron un ritmo de concierto bastante homogéneo y disfrutable para todos sus seguidores, si bien se me hizo un poquito denso en su mitad. Tras la brutal Dead Embryonic Cells, que volvió a levantar la pasión de la gente hasta su máxima expresión (un tema infalible) se estancaron bastante en su época más actual, con algunos temas muy buenos y otros, en mi opinión, prescindibles y sustituibles por otros más clásicos que quedaron fuera del setlist (como Troops of Doom, que hace tiempo han dejado de lado). He de decir sinceramente que a estos discos cuyos temas sonaron a continuación ("Dante XXI", "A-Lex"…) les he prestado bastante poca atención, les tenía bastante perdida la pista porque no me acababa de gustar el ritmo que habían tomado, pasando del thrash a otros sonidos más tribales y actuales. Sin embargo, este último disco me ha agradado bastante más, recuperando en parte la furia y pasión de sus primeros tiempos (salvando las distancias), por lo que sobre todo Mask me pareció un auténtico temazo en disco, pero en directo fue sencillamente una bomba, con Derrick Green totalmente desmelenado y gritando como un poseso, mientras Eloy Casagrande, el nuevo miembro encargado de la batería, se dejaba los brazos haciendo salir humo de la batería. Otros temas como Sepulnation (muy adecuada para tocar en directo) o Attitude (aunque del mismo "Roots" tienen temas mejores) también tuvieron sus grandes momentos. La curiosidad de volver a ver a Eloy y observar sus progresos con la banda estaba latente, y yo creo que más de uno se quedó bastante boquiabierto al ver la pegada y la contundencia que mostró durante todo el concierto. Yo de ellos, a este no le dejaba escapar porqué es una auténtica bestia parda (solo hay que ver el corto pero brutal solo de batería que se tocó). Por aquellos momentos más o menos, también nos deleitaron con la primera versión de la noche, Orgasmatron, de Motörhead, que ya llevan mucho tiempo tocando y no por sorprendente, sino por como la convierten a su estilo y la fuerza que le aportan, gustó y mucho.

La siguiente versión es más extraña aún por procedencia, pero también han sabido llevarla a su terreno y con casi total seguridad terminarán haciéndola suya y exprimiéndola en los directos, hablo de Just One Fix, de Ministry, que se incluye en su último trabajo (“Kairos”). Si la comunicación con el público fue casi perfecta, fue por la cercanía de la banda en todo momento, pero sobre todo por el perfecto castellano de Andreas Kisser, atento, amigable pero también, como siempre, pura metralla sobre el escenario. Paulo Jr. Sigue llevando como siempre las riendas de la banda en el bajo, discreto como siempre (en actitud, que no en su excepcional trabajo al instrumento) pero Sepultura nunca serían lo mismo sin Andreas Kisser, el auténtico motor de la banda, que se deja la vida en cada concierto. Con la recta final ya tocándose, se desmelenó totalmente cuando ya solo faltaban los grandes clásicos imprescindibles, como Territory, que aunque personalmente hubiese intercambiado con Refuse/Resist en orden, encendió la chispa de la marabunta que se montó y perduró también durante Inner Self, un tema con mucha personalidad y que Derrick cantó a la perfección, con mucha rabia pese a llevar ya más de una hora sin parar. Pero ya había pasado tanto temazo que… ¿ser iban a ir sin tocar Arise? La duda casi ofendió. Nada más pensarlo, ahí comenzó a sonar, salvaje, descarnada incluso hoy en día, con Andreas Kisser totalmente desbocado, sin parar con la melena, muchísima pasión y actitud por parte de la banda y debajo del escenario un infierno totalmente desatado, donde recibí la mayor parte de patadas y codazos de todo el concierto. Quizá el sonido no fuese el mejor, o tuviesen la batería demasiado fuerte comiéndose parte del resto de instrumentos, pero insisto, cuando se ponen así de burros, se les perdonan detalles así que, por otra parte, puede que no fuesen culpa suya.

Felizmente recuperada para el setlist de directo (de donde nunca más debería salir) Ratamahatta fue la vuelta sobre el escenario de la banda tras un pequeño descanso, y fue cuando Derrick Green tiró mano de sus tambores para tocarlos y cantar al mismo tiempo, añadiendo más madera al tema, si cabe, para que saltáramos como posesos. Unos agradecimientos más, y cerraron con otra imprescindible, Roots Bloody Roots. Esta si que es sinónimo de concierto de Sepultura, casi siempre elegida para cerrar los directos y probablemente la más adecuada para ello, por su contundente ritmo y su brutalidad. La banda contentísima, al igual que el público, no dudó en agradecernos a todos aquella noche llena de tralla y feeling, donde banda y público se entendieron a la perfección y tanto los que les hemos visto un montón de veces ya, como los que no, disfrutamos mucho. Y siempre mejor con buena compañía, con amigos poco habituales en conciertos como Ferrero y Fran y otro mucho más curtido como Xuso. Fue un auténtico placer. También un abrazo para Opi y Sergio, con quienes desafortunadamente no pude quedarme a charlar un rato porque debido a la gran cantidad de gente no volví a ver (os echo de menos tíos) pero que seguro que pronto (como máximo en Leyendas del Rock) volveremos a tener una de esas trascendentales charlas nuestras que solo se pueden tener con tan buena gente.

Ahora, a ir calentando motores, porque esto va a ser un jodido “no parar”. Arena Rock, Wacken, Lumbreras, Metalcamp, Leyendas del Rock… y alguno más que con suerte puede aparecer en mi agenda. ¡¡¡A MUERTE!!!

_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres sugerir alguna corrección, ¡comenta!