martes, 14 de agosto de 2012

Empalme Brutal 2012 - 3ª Jornada (Wacken 03/Agosto/2012)

El jueves fue una jornada de conciertos bastante corta, aunque muy intensa. El viernes me levanté muy animado, con ganas de mucho más, pues la noche anterior se me había quedado muy corta (en cantidad, que no en calidad). Este iba a ser un día grande, aunque no tanto como lo sería el siguiente. Una vez más, fracasó mi ilusión de ver a los Endstille debido a las horas en que tocaron. Las 11 del mediodía es una hora bastante injusta para cualquier banda, pero sobre todo para una de black metal, que no pega ni con cola.

Sacred Reich. Empezamos este maratoniano día con la primera duda gorda del cartel. Pero cuando llegué dentro, ya lo tenía bastante claro: Warbringer iban a tocar en Metalcamp, así que mi primer objetivo del día fueron los Sacred Reich, una banda que escuché hace ya mucho tiempo, unos clásicos del thrash que se han perdido en el tiempo entre la inmensa cantidad de bandas que hacen un estilo similar, pero que aun así tienen mucho que ofrecer en directo tal como mostraron.

Con una puntualidad de reloj empezaron el bolo, centrándose sobre todo en temas con riffs mas thrashers y menos veloces, aunque hubo excepciones como por ejemplo el tema de apertura, Death Squad, representando a un genial "Ignorance" que seguramente sería el más tocado en el setlist. Aquí Sacred Reich pusieron toda la carne en el asador. Yo disfruté mucho con ellos porqué además es la clásica banda bastante poco habitual por estas tierras que se agradece poder ver en condiciones en el festival de metal más importante del mundo. El sonido fue bastante bueno pese a que fue de las primeras bandas en tocar. También hicieron un buen repaso a "The American Way", otro de mis discos favoritos de la banda, siendo Crimes Against Humanity la gran triunfadora, vista la respuesta de todo el mundo desde abajo. Phil Rind (vocalista y bajista), aunque con un físico bastante descuidado, estuvo muy simpático con todos, con frases bastante cuchilleras pero también con chistes y anécdotas que alegraron el directo. Como broche final, se hicieron una versión a su manera del War Pigs de Black Sabbath.

Crimes of Passion. En un rato, nos vimos otra vez corriendo hacia las carpas de fuera. No me ha gustado nada esa decisión del festival de juntar los escenarios Headbangers y W.E.T., ni la de hacerlo bajo una carpa que ensuciaba excesivamente el sonido, y menos todavía de poner ambos escenarios fuera de la zona de donde estaban los principales. Entre otras cosas, fue por eso que, de la media hora de que disponían Crimes of Passion, tan solo pude llegar a ver un escaso cuarto de hora de actuación. Llegando y haciendo cola, sonaba un tema que me encanta, Hell and Back, mi favorita sin duda, y casi me tiro de los pelos al ver que terminó antes de entrar. Por suerte, tendría mi oportunidad de desquitarme en Metalcamp. Lo que pude disfrutar aquí lo hice con muchas ganas, tres temas de su último trabajo "To Die For", una maravilla de disco para los que gustan del sonido hard rock europeo más melódico. Blackened Heart tiene un estribillo con una melodía de las que no se olvida, Blown Away es el perfecto single, adictivo, con un ritmo y una cadencia geniales, y para terminar, la más heavy Accidents Happen, Even Here. Sin duda, una de las bandas revelación para mí del festival, a la cual ya venía preparado.

Sanctuary. Los escasos minutos viendo a Crimes of Passion me habían dejado con muchas ganas de ese regustillo melódico y casi comercial, pero tocaba cambiar de tercio y estilo. Mientras se hacían los cambios y preparativos para que empezaran los Kamelot, pensé que Sanctuary sería un grato pasatiempo, a pesar de que es una banda que me ha costado mucho de entrar en disco. La banda tiene un evidente estilo heavy metal clásico americano, pero los mezcla en ocasiones con toques melódicos bastante interesantes gracias a la versátil voz de Warrel Dane, quien lucía un sombrero estilo lejano oeste. Llegué ya para el fin de The Mirror Black, pasado el ocaso del concierto. La presentación visual fue bastante sosa, no llevaron ni siquiera telón, pero la banda estuvo bastante activa, sobre todo su guitarra solita, cuyos solos atesoran bastante calidad y fue el aspecto que más me mantuvo en pie frente a ellos.

Kamelot. Fue una ocasión bastante especial para ver a la banda, no solo por saber si desvelarían algún dato o tema de su próximo disco, que está a punto de salir si no lo ha hecho ya. Lo realmente interesante para mí fue la presentación de su hasta ahora inédito vocalista. Fue muy curioso, porque visto desde relativa distancia, era muy parecido en el físico, pelo negro, barbita, con un atuendo totalmente negro y con una forma de actuar que recordaba bastante a la de Roy. Fantásticas Ghost Opera y Rule the World para abrir el concierto de un disco que fue el último que escuche de ellos y aun sigue enganchándome cuando me lo pongo, creo que vuelve a recuperar en parte la esencia de sus más queridos "Epica" y "Karma", de los que por cierto, cayeron bastantes pocos temas en esta ocasión, tan solo hacia el final alborotaron a la gente con la propia Karma y la infalible Center of the Universe al principio de todo, siempre emotiva y épica, 100% definitoria de su estilo entre el power a doble bombo y el metal sinfónico más elegante. Es hora de hablar un poco de Tommy Karevik, que así se llama el nuevo y esperado vocalista de la banda. Aparte de los detalles visuales antes mencionados, decir que también vocalmente se parece bastante a Roy, pero con un rango incluso mayor si cabe. No se cuantos conciertos ha dado ya con ellos, pero lo cierto es que lo hizo realmente bien, yo quedé muy contento con la actuación, a parte de que fue muy agradecido con todo el mundo. Forever, por ejemplo, le quedo bordadita, cosa que a Roy hace mucho tiempo que no le salía demasiado bien. En definitiva, dominando tanto los tonos medios como los más altos, me ha gustado mucho la incorporación. Y por cierto, sí, tocaron un tema de su próximo disco. A ver que tal la grabación en disco.

Overkill. Demostraron en 2010 que en Wacken se mueven como pez en el agua, haciendo un directo totalmente demoledor para los oídos y las vértebras. Esta vez venían a ratificarlo definitivamente. Vinieron, vieron y vencieron. Arrasaron. Incluso se podría decir que hicieron que parara la lluvia. Encima con su nuevo "The Electric Age", una auténtica patada en las pelotas, más salvaje incluso que su anterior "Ironbound" (aunque para gustos personales me quedo con Ironbound) y cuyos temas, que además eligieron muy bien en mi opinión, triunfaron indiscutiblemente, especialmente Electric Rattlesnake, con la banda soltando toda esa rabia que nunca pierden con el paso del tiempo. Bobby Blitz duró aferrado a su micro durante unos minutos. Al parecer no pudo estarse más quieto, porque cuando arrancó a correr por el escenario, no había quien lo parase, una resistencia física acojonante, unida a una voz llena de ira homicida, fue un auténtico bombazo, sin dejarnos atrás a la pareja de hachas que lleva como guitarristas. No importa cuantas veces cambien de formación, siempre escogen lo mejor, porque vaya tela… que solos tan bestiales. No se olvidaron del "IronBound" tocando la temprana Bring Me The Night y Ironbound, seguidas de la esperadísima Elimination que nunca quitan del setlist (imprescindible). Y Bobby que seguía sin cansarse. Y los guitarristas sacando humo de sus instrumentos. Y la batería que seguía sonando potentísima, mientras en esos momentos aumentaba la violencia de los mosh que había entre la gente, motivado por temazos como Save Yourself, frenética (del "The Electric Age") y los clásicos de la vieja escuela In Union We Stand, Rotten to the Core y la habitual para cerrar Fuck You. Se puede decir más alto pero no más claro, Overkill se comieron a la mayoría de bandas de todo el festival. Otra vez.

Coroner. Y otra vez se me planteaba una duda terrible entre elegir una banda u otra. Todos los que conocen mis gustos musicales saben de mi devoción por sonidos técnicos y progresivos. Pero en esta ocasión, ambas bandas cumplían esos requisitos. A pesar de mi pasión por Opeth, finalmente (casi a última hora) me decidí arrimar a ver a Coroner, por no haberles visto nunca y por ser una banda que da muy pocos conciertos desde su vuelta. Y la verdad es que el concierto tuvo una ambientación genial, a pesar de ser tres sobre el escenario (más el encargado de los samples) hicieron que todo el aire que nos envolvía se llenara de fuerza y potencia con sus temas. Además su setlist estuvo basado, para algarabía de unos y decepción de otros, por sus temas más actuales y progresivos. Yo formo parte del primer grupo, los que se alegraron de poder ver a esos músicos tan jodidamente buenos interpretando temas híper complejos, con ritmos rebuscados, entrecortados, brutales a veces… acompañados siempre por samples que si bien en ocasiones eclipsaban en parte ciertos pasajes de las canciones, le daban un toque bastante surrealista a la actuación en general. La verdad es que todo salió a pedir de boca, el bolo fue perfecto, medido con lupa, milimetrado al máximo, un disfrute absoluto y una espina menos. Mentiría si dijese que no eché de menos algo de su álbum "R.I.P.", pero estaba claro que quisieron darle un enfoque muy técnico al concierto y me alegro por ello.

Hammerfall. Ya van cuatro veces, con esta, las que he visto a los suecos, pero de la última hace ya bastante (lejano 2005, junto a Stratovarius). Tres discos desde entonces han gustado y disgustado por igual a los fans de la banda. Yo personalmente no los he reventado como hacía con los más antiguos, sinceramente no me han llegado tanto y se empieza a notar cierta falta de inspiración. Aun así, ver a Hammerfall en Wacken es ya de por sí un aliciente, y pase lo que pase la banda me sigue gustando mucho así que al turrón, a disfrutar en directo de sus temas nuevos (de los que ya supuse que tocarían varios) pero también de clásicos inmortales del heavy metal. En el primer grupo de temas hubo sobre todo singles y temas más accesibles de sus tres últimos discos como Patience Zero, bastante bien pero algo sosa para empezar, Any Means Necessary (a la que nunca le he visto realmente la gracia) o Last Man Standing. Joacim Cans me sorprendió. No solo estaba bastante bien a nivel de voz, animándose a cantar por lo alto fragmentos que no solía hacer, también escénicamente vi que había mejorado, con más movimiento, más involucrado en el escenario. Tan delgado como siempre, Oscar Dronjak sigue siendo el miembro más veterano de la banda, y aunque ese color de pelo le quede como a un cura dos pistolas, sigue muy motivado en la banda, sobre todo en aquel concierto. Lo que sigue siendo una pérdida irremediable para mí es Stefan Elmgren, me encantaba ese guitarrista. De todas formas, los temas suenan tan potentes como siempre. Hubo incluso algún tema que no esperaba para nada, como por ejemplo Heading the Call, que siempre me ha enganchado, la "truemetalera" Steel Meets Steel, que hizo las delicias de los fans más clásicos o la más rara de ver The Dragon Lies Bleeding. Hearts of Fire, mi tema predilecto de la banda (a pesar de no estar Stefan, el solo me pareció muy bien interpretado) puso punto y final a un concierto que me alegró no solo por el setlist que llevaron, sino por ver que el martillo sigue cayendo con fuerza.

Dimmu Borgir. Momento no, momentazo, esperado con gran ansiedad, por fin estaba a unos cuantos minutos de suceder. Mi primer concierto de los Dimmu Borgir y encima por todo lo grande, con un setlist de auténtico lujo y por supuesto, con la incorporación de una de esas sorpresas que solo se puede ver en un lugar: Wacken, una orquesta sinfónica que superó mis mejores expectativas. Esperaba 10 o 12 músicos y se trajeron a una orquesta de más de 50 personas. Impresionante en todos los sentidos. Una coordinación casi exacta entre banda y músicos extra. Y además un sonido envolvente y claro, en donde se podía distinguir claramente las partes orquestadas y las más brutas y sucias interpretadas por la banda. A parte de los instrumentos de la orquesta, el grupo de coros fue una auténtica maravilla, un auténtico subidón de adrenalina cada vez que sonaban, sustituyendo la mayoría de las veces a la voz de Cyrus, el reemplazo de Vortex en la banda. La banda ha sufrido en los últimos años unos severos y sustanciales cambios en su formación. Ya no se encuentran ni Nick Barker, ni Hellhammer ni Vortex entre sus filas, ni siquiera Mustis, que era uno de los fundadores y compositores, pero aun así me dio la impresión de que estaban muy compenetrados entre ellos, que fue uno de los motivos por los que el concierto salió casi perfecto. Fue una experiencia inolvidable, empezando por esa intro orquestada tan larga y emocionante que casi ponía los pelos de punta. Hubo muchos temas instrumentales intercalados entre temas conjuntos con la banda al completo, todos ellos impresionantes y con un sonido nítido. Lo único que no se escuchaba demasiado eran los teclados desde mi posición. Progenies of the Great Apocalypse puso el limite desde donde realmente empezaron a sacar sus temas más míticos y conocidos. Esta misma, en su parte lenta, fue una jodida pasada, con los coros, la orquesta, todo tan lúgubre… todo un momentazo. Otra pieza orquestada, la que más me gustó (Fear and Wonder) y casi empalmada con Kings of the Carnival Creation del mismo disco. Lo de Puritania también fue grandísimo, uno de los momentos más brutales y oscuros del concierto, en el que me hubiese importado una mierda si se me hubiese caído la cabeza al suelo de tanto headbanging. Así, hasta que culminaron su clásico Mourning Palace con otra sublime pieza orquestal y se despidieron de su gente.

Tras tal desgaste, vi que era un buen momento para tomar algo de cenar, puesto que ni In Flames (que no me gustan nada) ni Aura Noir ni In Extremo me atraían lo suficiente como para retrasar mi cena hasta las 2 de la mañana. Siempre hay que hacer algún sacrificio, pero de los tres me habría quedado con Aura Noir, que en disco suenan francamente bien.

Insomnium. Una de esas bandas que tan solo había escuchado poco antes del festival se convirtió en un gran aliciente para no faltar en directo, un disco como "Above the Weeping World" que a pesar del estilo al que pertenece, me entró casi a la primera, y me hizo disfrutar solo de pensar en estar delante del concierto. Llegamos con este ya empezado por desgracia y nos perdimos algunos temas. The Killjoy fue una de las que más esperaba y me encantó, a pesar de que una vez más el sonido no fue demasiado óptimo, ensombreciendo los temas y descafeinando esos toques melódicos que tanto me gustaron en el disco. Esto tampoco arruinó el concierto, de hecho, la mayoría de los temas que tocaron hacía hincapié en riffs y ritmos más bestias y machacones. Los componentes de la banda eran todos unos auténticos bestiajes enormes, sobresaliendo la forma en que se movían y practicaban el sano deporte del headbanging. Los solos fueron uno de los aspectos más perjudicados del concierto y quizá al final se hicieron algo largos, pero lo cierto es que el cansancio que llevábamos acumulado del viaje y dos días de Wacken también hizo mella. Devoid of Caring, que fue la última, fue para mí lo mejor del concierto y el empujón que necesitaba para acabar contento aquella noche.

_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres hacer algúna corrección, ¡comenta!