lunes, 15 de octubre de 2012

October Rain (Delain, Sala Razzmatazz 2, Barcelona, 12/Octubre/2012)

Un concierto planeado, como aquel que dice, casi a última hora, llegaba en un momento bastante dulce, no precisamente a nivel anímico, pero sí conforme a mi religión (Metal, para siempre), justo un día antes de la venida a Barcelona de los verdaderos y únicos Reyes del Metal, Manowar. Sin embargo, a lo largo de esta semana tendréis en estas páginas una completa y meticulosa crónica de lo que aconteció la noche del sábado. Vamos a centrarnos en el concierto que dieron los holandeses Delain en la Razzmatazz 2, un concierto que, aparte de lo dicho, llega en un gran momento por ser una de las bandas que más me ha enganchado últimamente, con unas melodías y un feeling muy adictivo. Así que, corriendo como posesos durante por lo menos 10 o 15 minutos, calándonos en la fuerte lluvia que caía, llegamos totalmente empapados a la sala para ir entrando en calor, que nos vendría mejor que nunca.

Voy a dar primero un corto repaso a los teloneros que pudimos ver, 69 Chambers. A Señorita Nocte nos los perdimos por cuestión de tiempo, pero según lo escuchado, dudo que me hubiesen llegado a gustar. Y voy a hablar ya en plural porqué, una vez más estuvo a mi lado mi preciosa niña, a quien agradezco la compañía en un concierto (que siempre es un momento especial para mí), y que sirve de total inspiración para esta crónica. Lo dicho, los suizos 69 Chambers, a pesar de que hicieron un concierto muy alejado de nuestros gustos musicales, tuvieron buenos momentos. Lo que no me cuadra es como un guitarrista como Tommy Vetterli, ex-Kreator y actualmente en Coroner, puede formar parte de una banda que practica un rock alternativo tan opuesto a lo que ha hecho anteriormente. Está claro que en la variedad puede estar el gusto, pero a mí no me acabaron de cuadrar del todo… no se puede decir que Nina, su frontman, ni tuviera presencia ni buena voz (sería mentir), incluso hizo algún tema a capela muy aplaudido. Tampoco les faltaba “saber estar” sobre el escenario. Pero lo cierto es que ninguno de los temas me llegó demasiado. Fue un concierto entretenido, sobre todo también por ver como se las gastaba el batería, bastante movidito, aunque en general la banda no fue demasiado técnica precisamente.

La Razzmatazz 2 normalmente suele dar una de cal y otra de arena con el sonido. En Brujeria o en Rhapsody of Fire, por ejemplo, este quedó bastante cojo y sonó demasiado sucio y entremezclado. Sin embargo esta ocasión resultó ser una de esas que todo sale bien en ese tema, desde la primera Mother Machine, hablando ya de los protagonistas de la noche Delain, ya se pudo apreciar bastante claridad en todos y cada uno de los instrumentos, si bien fueron haciendo retoques en los primeros temas. No tuvo que ir acercándose poco a poco la peña porque, a parte de que ya habían calentado motores, no se llenó mucho más de lo que ya estaba al principio, una entrada bastante paupérrima, todo hay que decirlo… Supongo que es una época con muchos conciertos y hay que elegir, pero a mí Delain me sedujeron ya desde la primera vez que les escuché y este era un concierto casi casi obligado. En principio todo era favorable, al contrario de lo que pensaba y de lo que vi en Wacken 2012, empezaron muy pronto a darle bastante favoritismo a su "April Rain", tocando dos temas tras la presentación que hicieron con Mother Machine que fueron Stay Forever y Go Away, una vez más con esas melodías tan hechizantes que tiene su disco del 2009 y que sigue siendo mi favorito, a pesar de las muchísimas escuchas que le he dado ya a su último trabajo, "We are the Others", que también es fantástico, y del que también cayeron una buena retahíla de temazos como la cálida Milk and Honey, pero no sin antes insistir en su "April Rain" con Virtue and Vice, un tema que personalmente me encanta, su melodía de comienzo / estribillo es deliciosamente inolvidable. Con el encanto que posee su vocalista, Charlotte Wessels, podían permitirse tocar los temas a su antojo, casi sin importar año o disco. Aporta una vitalidad y una sensualidad a la banda que no tiene precio, siempre alegre, sonriente, amable, atenta y absolutamente encantadora. Y todo esto incluso sabiendo que su voz no estaba al 100% debido a algún tipo de resfriado (desde el principio ya se le notó algo picada), aun así, dio un concierto excelente, demostrando que es una buena cantante que sabe controlar bien sus tonos y sus posibilidades.

Deep Within, sirvió a la vocalista para tomarse un descanso. Es una versión de sus compatriotas Within Temptation (disco "Enter") que cantó por completo el bajista Otto, quien adquirió especial protagonismo en este tema, pero que tampoco podemos olvidar que estuvo dando una caña tremenda durante todo el concierto, agitando los pelos y dejándose el cuello en cada tema. Hit Me With Your Best Shot fue una pequeña sorpresa para los que ya la obviábamos en su setlist desde un primer momento y no resultó ser así, uno de los momentos más melódicos del concierto, aunque el setlist tiró hacia canciones más cañeras en general, dejando apartadas algunas como Are You Done With Me o I’ll Reach You, las más poperas, vamos, por llamarlas de algún modo, pero que tienen grandes melodías. La otra gran sorpresa que nos prometieron al principio no fue otra que Sever, de su primer LP. Por lo que podéis leer, Delain hicieron un muy buen repaso por toda su discografía, sin dejar ningún disco realmente olvidado, a pesar de que era la gira de presentación de "We Are the Others", tuvieron también en consideración a aquellos que todavía no conocían sus temas, incluyendo por ejemplo un temón como April Rain (que no se porqué diantres no tocaron en Wacken) a las que la todos reaccionamos muy emocionados. A decir verdad… ¿Cuándo no reaccionamos bien? Delain nos ganaron desde un primer momento, la sonrisa de Charlotte, los meneos tan bestias del bajista, la tremenda pasión que puso el guitarrista Timo Somers en cada uno de sus solos (caras chungas incluidas) y las ambientaciones y lineas instrumentales de su teclista y fundador Martijn Westerholt (ex-Within Temptation). Además éramos bastantes los que conocíamos los temas y hasta las letras, como se pudo demostrar en el estribillo de April Rain, que cantamos entre todos. Get the Devil out of Me terminó de momento con el repertorio de su último disco, un tema que realmente me di cuenta de lo que valía al escucharla en su potente directo, de hecho, la realidad es que todos y cada uno de sus temas suenan mucho más potentes tocadas en vivo.

Un par de sorpresones para antes de los bises de su "Lucidity", la bastante inesperada Sleepwalkers Dream y Pristine, con la que normalmente suelen terminar sus shows, aunque obviamente no marcaría el final de este… ¿o sí? No, pero por poco. No tardaron apenas en volver a salir, y poco después comprobaríamos que tan solo tres temas nos separaban del final. Eso sí, la despedida fue de lo mejor de todo el concierto. Control the Storm no estuvo nada mal, aunque el tema en sí no es de mis favoritos, Charlotte se encargó de cantar de forma mucho más melódica lo que en disco canta Marco Hietala y quedó un tema bastante potente. We Are the Others, el último single de la banda, estaba claro que tenía que sonar, era cuestión de tiempo. Y es un tema que dentro de mis gustos ha ido ganando a pasos agigantados, convirtiéndose ya en un clásico. Y en directo lo petó, la peña no paró de saltar y gritar el sencillo pero efectivo estribillo y los teclados tuvieron uno de sus mayores protagonismos. Pero la mayor sorpresa y alegría de aquella noche fue la elegida para cerrar, The Gathering, que no me esperaba para nada a pesar de ser single. No quería dejarme aun la voz, pero no pude evitar cantarla a pleno pulmón porque me encanta ese tema, un auténtico vicio incluso sin la voz de Hietala. ¡¡Es buenísimo!!

Aunque es una forma un tanto injusta de terminar la crónica de un concierto que, insisto, me gustó muchísimo (la mejor actuación que les he visto), tironcete de orejas para la banda solamente por el hecho de la duración del concierto. De verdad, tal como están las cosas hoy, no se puede hacer un concierto de una escasa hora y cuarto habiendo pagado 20 euros + robo ticketmaster por la entrada. Un pequeño enfado que, más que por el dinero, fue por dejarme con tantas ganas de más Delain.

_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres sugerir alguna corrección, ¡comenta!