domingo, 2 de diciembre de 2012

La unión hace el Metal (Ram + Iron Curtain + Ciclón + Siberia, Murcia, Espacio Joven)

Cuando la economía no da para más, no da para más; hay que apretarse el cinturón. Por eso se agradece que de vez en cuando surjan conciertos tan apetecibles y accesibles como el de este viernes día 30, en Murcia, en la nave Espacio Joven dedicada, entre otras cosas, a celebrar movidas como esta que voy a intentar resumir lo mejor que pueda, ya que fue una noche muy especial junto a mi colega Juanmi y Mauro, a quien fue un placer conocer. Lo pasamos de miedo por tierras murcianas, tanto antes, durante, y después del bolo, era lo que pedía la situación. Concierto gratis, con un cartel encabezado por los suecos Ram, que a pesar de que ya visitaron la capital murciana hace menos de un año (Febrero) vinieron con las pilas bien cargadas y tuvieron acompañantes de lo mejorcito de las bandas nacionales emergentes como Ciclón, Iron Curtain o unos sorprendentes Siberia. En fin, algo que no se consigue todos los fines de semana por desgracia, es decir, buena gente, ambientazo y hostalito para poder desfasar hasta altas horas todo lo que quisiéramos y un poco más. Tras un viaje muy ameno, llegamos a Murcia y tras una primera pasada por el hostal, fuimos directos a la nave donde se celebraría el concierto, aunque haciendo una parada en el bar para tomar unas cuantas cervezas e ir calentando el ambiente de verdadero Heavy Metal que se vivía tanto dentro como fuera de este, conociendo a peña de puta madre e intentando llevar el retraso que se produjo en los conciertos de la mejor forma posible.

La noche tuvo un carácter de intensidad creciente. Para empezar, con la sala a medio gas de gente, Siberia. No les conocía de por oídas, nunca les había escuchado, aunque me dijeron que su propuesta era distinta a la que podía esperar, con un Heavy Metal bastante rápido y furioso, con muchas influencias del tras, mientras que las letras tiraban más hacia bandas de rock urbano como Leize o Barricada, bastante combativas, y una actitud mucho más dura de lo que esperaba. Vamos, que de blandos nada de nada. La descripción me pareció bastante apropiada para la banda, destacando en todo momento dos músicos: bajista y batería, sin que el guitarra-cantante y el guitarra solista lo hicieran mal ni mucho menos. Pero es que los primeros que he mencionado eran para darles de comer a parte. Alberto, el bajista, me recordó bastante (no se si con mayor o menor acierto) tanto en actitud como en algunos detalles como el movimiento a gente como Jason Newsted. Molinillo continuo y agresivo y una forma de tocar bastante salvaje que no desentonaba para nada. Al igual que su compañero David a la batería, llevando un ritmo endiabladamente rápido durante casi todos los temas, sin dar tregua al descanso. Él mismo me confirmó tras el concierto que también formaba parte de Vendetta Fucking Metal, que cuando les vi hace unos meses, ya me di cuenta de que el tío era un hacha de los palos, preciso y contundente. Ahora que les escucho con más tranquilidad, me gustaron mucho más en directo, donde tocaron algunos temas de lo que es su primera demo “Soldados de Asfalto”. Entre idas y venidas a la barra y la caña que metían casi todos sus temas, fue un concierto que pasó rápido y muy a gusto.

Ciclón. Para los siguientes quería estar en plenas facultades físicas y mentales, y lo más cerca posible del escenario, así que nos acercamos a primeras filas. Ciclón es una banda madrileña que ya descubrí cuanto valen hace un año y pico, en el Gineta Rock. Desde mi total desconocimiento, fue un concierto muy cercano, humilde por su parte, pero en el que descargaron todo el Heavy Metal y actitud que llevan dentro. En esta ocasión no me pillaban de nuevo, y aunque el factor sorpresa siempre hace mucho, con los temas conocidos se disfruta todo un poco más. Ciclón heredan lo mejorcito de aquel Heavy de los años ochenta, en el que la chulería, la cercanía y sobre todo, los temas básicos pero con garra y fuerza eran lo más importante. Los madrileños cumplen todas estas premisas en pleno 2012, algo digno de admirar y que se debe apoyar partiendo de las tremendas ganas que le ponen en directo y la horrible situación que vive hoy en día el mundo de la música de nuestro rollo. Me pareció un concierto muy especial, lleno de feeling y buenos temazos. Y es lo que tiene Ciclón que los temas, aun sin quererlo, se quedan anclados a tu cerebro día tras día pasado el concierto. Unas melodías con un gancho tremendo, que por supuesto se cogen muy bien en directo, y más con el ambientazo del que disfrutábamos esa noche. Ocasión perfecta para regalar temas a cascoporro de su recién estrenado “Sol Naciente”, lleno de temas que dan para mucho en directo como ya demostraron esa misma noche con temas que enamoran a primera vista. Criaturas de la noche es de lo mejorcito que han hecho, y que llevan tocando ya tiempo según ellos. Clásica hasta la médula, solo es un ejemplo, como lo pueden ser Salvaje o Manos Siniestras. Combinaron temas de su maqueta y su disco, se marcaron el Alíate de los Sobredosis e hicieron disfrutar de lo lindo tanto a fans como a aquellos que no les habían visto en directo con un show simple, con escenografía básica, pero con un rollo sincero y auténtico, solo hacía falta ver las poses de los músicos, al meter un solo, al meter un grito, o a la hora de darle caña a la batería. Rock’n’Roll me encantó, sobre todo su genial melodía, sorprendente y pegadiza para finalizar (si no recuerdo mal) Caballeros del Rock fue el colofón. Muchas ganas de volverles a ver, de verdad.

Iron Curtain. Y llegó la hora en la que, por fin, iba a ver a una de las bandas más grandes que ha dado la escena de Murcia. Digo por fin en condiciones, ya que de las 3 o 4 veces que he estado viéndoles han tocado demasiado pronto, para poca gente, en el lugar incorrecto o con otros factores en contra. Ahora la cosa pintaba muy bien, tanto para ellos como para los que estábamos allá abajo ávidos de su alocado y cañero speed- thrash, como llevan  haciendo ya unos cuantos añitos. Otros que prácticamente venían con disco bajo el brazo, aunque el “Road To Hell” ya cumple casi un año desde que se editó. Poco he tenido el gusto de escucharlo, pero he visto que han bajado el pistón de velocidad para ganar en calidad musical. De todas formas no iban a faltar temazos de los que sueltan en directo así, como quien no quiere la cosa, para provocar los más bestias de los mosh entre la gente, cosa que siempre acaban consiguiendo. Empezaron y ya estaba ardiendo de ganas de verles, con tralla, mucha tralla de la buena, machacando instrumentos a la velocidad del trueno. Tras unos cuantos temas, Black Fist y Scream and Shout, ambos temas incluidos en el último disco, sonaron de puta madre, aunque quizá le faltaba algo de definición al sonido. La experiencia se nota, y no todos los frontman pueden coordinar de esa forma la labor de vocalista y guitarrista como lo hace Mike, dejando a Dani a cargo de unos solos bien currados que son parte de la chicha y la velocidad de sus temas. Según me comentó mi colega Sergio, a quien también fue un placer ver por allí, hace poco que la banda ha cambiado de batería, aunque por lo que pude ver se ha puesto pilas extra porque se pudo lucir bastante en la actuación. Por momentos, la gente empezó a okupar el escenario cuando parecía que la actuación llegaba a su fin, pero pensé que aun no lo habían soltado todo, faltaba su bestial Brigadas Satánicas que siempre acaba poniendo el toque de maldad y frenesí en todos sus conciertos. ¡¡Que puto temazoooo!! Más de 20 personas sobre el escenario, todos gritando a pleno pulmón la letra entera (y es que el grupo ya incitó a ello jeje). En definitiva, un conciertazo, con gran sabor a metal clásico, del que no necesita arreglos ni zarandajas visuales pero que acaba siendo tajantemente efectivo, que es lo que importa. Ojala sigan por muchos más años porque (además, cantando en inglés) son una banda 100% exportable para enseñarle al mundo lo que se hace aquí.

Ram. Como ya he señalado antes, no era su primera visita a tierras del sur, ni siquiera su primera visita en 2012. En el festival Heavy Metal Espectros ya dieron, al parecer, buena muestra de lo que estos suecos son capaces. Y tanto que lo debieron hacer, porque 9 meses después, repetían con muchas expectativas. A pesar del retraso inicial, parece que todo se iba cuadrando como se podía. Echando unos pitillos y tomando unos birrazos, entramos corriendo en el mismo momento en que escuchamos los primeros guitarrazos y allí estaban ya en escena, ¡¡los Ram!! Esta vez parecía que le habían pillado el punto a la ecualización, con un sonido bastante más alto y mejor que el resto de bandas. Si bien hasta el momento el sonido había sido bastante decente, estando todos los instrumentos más o menos al mismo nivel y bastante bien, sí que se echaba en falta algo de volumen a los micros de los cantantes. En esta ocasión seguía faltando algo, pero la voz de Oscar Carlquist se escuchó bastante nítida y poderosa. Este hombre salió al escenario ya de primeras hecho una furia, radiante y pletórico de energía. En realidad, la invasión del escenario por parte de toda la banda supuso un buen subidón, destilando fuerza y pasión a raudales, al igual que en cada tema que tocaron, en el cual pusieron la vida y un poco más. Y es que joder, que actitud. Pinchos, tachuelas (brutales los guantes del vocalista), cuero, chulería, despatarramientos… y sonido clásico, gritón y chirriante, la esencia misma del Heavy Metal de toda la vida, de bandas como Judas Priest o Accept perfectamente conservada en unos tiempos donde, por suerte, vemos cierto resurgimiento de este rollo tan primigenio y auténtico.

Hubo temas muy especiales durante la noche. Los primeros acordes de In Victory, por ejemplo, pusieron a caldo al personal, el headbanging no paraba y cada vez se podía ver más movimiento de un público que estaba totalmente entregado en parte debido a las cervezas a un euro, pero sobre todo porque ver a la banda encima del escenario con esa puesta en escena tan sólida. Guitarras llenas de metal, solos electrificantes y unos gritos increíbles y constantes fueron la tónica general durante más de hora y media de concierto. Ya desde el principio con Flames of the Tyrants (donde me acordé del videoclip que grabaron para el tema) se metieron a la peña en el bolsillo, aunque no por eso bajaron las revoluciones ni dejaron de pedir apoyo. Bastantes temitas y bastante guapos de su primer disco, “Forced Entry” donde tocaban un Heavy bastante más rápido y directo a la yugular. Aunque para mí su mejor disco sigue siendo el "Lightbringer", del que me quedé con ganas de más (dos canciones son muy pocas). El nuevo trabajo, "Death", está guapo, gana en potencia quizá, pero me ha costado mucho de entrar quizá por ser un pelín más moderno y distinto. Que grande Oscar Calrquist, como digo, llevando gran parte del peso del grupo, con una voz afilada como una espada y que no bajó de potencia en todo el concierto. Y encima no pararon ni para respirar, empalmando temas, empalmando tralla y headbanging sin parar, hasta el punto de que no le llegamos a ver la cara en todo el concierto, con las greñas siempre por delante. En varios momentos del concierto, pudimos ver a los músicos alineados cabeceando al unísono que se entregaban totalmente a su público. Es solo un ejemplo de lo que se les veía disfrutar a pesar de que hacía bien poco que habían descargado aquí. De hecho, todavía les quedaba tocar en Madrid y Lisboa. Si hubiese sabido que tenían un directo tan arrollador, no me los hubiese perdido en Febrero.

Tras el concierto, acalorados y sudando a mares, la cosa cambiaba cuando salimos a la calle, donde hacía un frío que pelaba. Pero desde luego, con la caña que habían metido las cuatro bandas de esa noche, no estábamos dispuestos a irnos a sobar bajo ningún concepto, así que la salida nocturna por Murcia se alargó hasta el infinito, incluso cuando los garitos donde la música se gana el título de música ya habían cerrado. Hasta los miembros de Ram la liaron gorda, de fiesta y borrachera hasta el final, cargándose incluso alguna jarra que otra de cerveza haciendo el animal y echándose fotos con todo el mundo, la mar de amables. La verdad es que la noche me resultó bastante más cara de lo que esperaba, pero no me puedo quejar, todo fue saliendo a la perfección. Ya necesitaba mi chute de Heavy Metal… joder, y que a gusto me quedé.

_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres hacer algúna corrección, ¡comenta!