lunes, 25 de mayo de 2015

A la mierda la rutina (Jaded Heart + Crown of Glory, Miércoles 06-05-2015 Sala Paberse Matao, Sedaví)

Hace ya dos semanitas de esto, y aunque el tiempo pasa rápido, no dispongo de ratos para escribir tan rápido como me gustaría. La cuestión es que ya hacía casi un mes que no me plantaba en un buen concierto y ya empezaba a picarme la vena. Pero aquel miércoles, el mismo día, vi algo que me llamó la atención y a la vez me descolocó ¿Jaded Heart en Valencia un miércoles? Extraño. De todas formas, ya no me lo pude quitar de la sesera en todo el día, así que me escaqueé lo más pronto que pude del curro, cogí los bártulos y sin pensarlo dos veces, cagándome en el hecho de que al día siguiente tenía que pegarme el madrugón, me fui echando lechugas hacia la Paberse Matao de Sedaví. Aunque ya me imaginaba el percal (muy pocos asistentes, lo que minutos después sería una triste realidad) no me importó, ya que bastantes años atrás tuve la oportunidad de verles taloneando a Helloween en la Sala Gamma y por causas ajenas no vi más que el final del último tema (causas ajenas de esas que me joden tanto que dan ganas de asesinar a alguien). Esta vez no podía repetirse el error, aunque al frente de la banda ya hace 10 años que no está al frente de la formación el vocalista Michael Bormann. Reconozco que no estoy demasiado al corriente de la actualidad de la banda, algo que me pasó factura a la hora de reconocer algunos temas más allá de su "Perfect Insanity", pero que hicieron un gran concierto es algo que no se puede negar, y eso se le puede preguntar a todas y cada una de las 35-40 personas (como máximo) que estuvimos dando caña esa noche. La banda suiza Crown of Glory también hizo las delicias de los amantes del Metal melódico (que imagino que seríamos todos los de la sala), aportando frescura y cantidad de buen rollo a los asistentes.

Pues bien, después de hacernos fotos en la puerta con miembros de las dos bandas y una participativa conversación en la puerta sobre lo desastroso que resulta hacer bolos entre semana y más en un pueblo, nos metimos a la sala (a pesar de que el clima acompañaba bastante para echarse unas birritas fuera). Poco después, teloneando a Jaded Heart, empezaron con una energía y unas ganas sorprendentes los Crown of Glory, ya puestos en situación de que todos los que estábamos allí éramos todos los que íbamos a estar, cosa que no pareció importarles demasiado ni desmoralizarles. Al principio me parecieron algo inclasificables siempre dentro del rock melódico. Su vocalista tiene un registro versátil, no demasiado alto ni bajo, aunque en ciertos momentos puntuales no dudaba en utilizar incluso voces guturales o tonos parecidos a cantantes como Andy B. Frank (Brainstorm). En cualquier caso, encajaba perfectamente con el estilo de la banda, melódico y tirando hacia un heavy más endurecido en ocasiones. A pesar de que se conoce que todavía buscan una identidad más sólida que les consagre, tenían muchas cosas destacables. Por ejemplo, los teclados les daban un rollo mucho más sentido y épico por momentos, rozando el power metal alemán o a ratos sonando cercanos a los de Rainbow / Purple. Los coros del mismo teclista también fueron de lo mejorcito del show, las armonías daban muchísima fuerza a algunos temas, pese a que el sonido no fue demasiado bueno al principio y unos instrumentos sonaban muy por encima de otros. Escuchándolos en estudio (más concretamente, su EP "Raven’s Flight" que me regalaron personalmente al final del concierto, después de un rato conversando con ellos) me suenan mucho más Heavy/Power de lo que me parecieron en este directo, con coros mucho más duros y un sonido en las guitarras más metálico especialmente en temas como Prophecy. No cabe duda de que le pusieron muchísimas ganas a lo largo de los 45 minutos que tocaron, especialmente su vocalista Heinz Muther, a cada momento dando palmas, animando el cotarro y haciendo levantar los puños en alto, siempre con una sonrisa en su cara. Doy fe de que lo consiguió a pesar de los grandes espacios abiertos en la sala. De hecho, también estuvieron limitados en cuanto a movimiento debido al diminuto escenario de la sala, e incluso los músicos a las cuerdas tuvieron que ir turnándose para ponerse en las primeras fila de este. En definitiva, un concierto muy bueno para ir abriendo el apetito, con buenos músicos que también resultaron ser muy sencillos y amables a la hora de relacionarse con la peña.

Fuera de la sala el tiempo continuaba comportándose, nada de frío a esas horas todavía. Pero si mirábamos de puertas adentro de la sala, el calor y el buen ambiente que se vivía era muy distinto al que uno se puede imaginar ante tan pobre asistencia. En verdad, muy pocos (o nadie) se incorporaron para este segundo concierto, que en teoría era el plato principal de la noche. Aun así, los ánimos no disminuyeron ni un ápice. Tras pasar un rato muy agradable de charreta con los músicos de Crown of Glory, y aunque posicionarse en las primeras filas era un juego de niños, me fui entrando rápidamente para no perderme ni un minuto del bolo de los Jaded Heart. La verdad es que aunque lleve media carrera ya en la banda, me sigue chocando ver al frente de esta a Johan Fahlberg, con sus dos metros de estatura y ese aspecto tan gamberraco. Pero también es innegable que ya desde los primeros minutos me conquistó como frontman, porque se come vivo el escenario. Lástima que no tuviese demasiado espacio donde elegir, porque salió con unas ganas de comerse el mundo que se le notaron desde primeros temas como Control y Justice is Deserved. No es que fuese un concierto predecible, pero se podía anticipar que la gran mayoría de temas iban a ser de sus dos o tres últimos trabajos, época que no conozco demasiado a fondo. Vocalmente es distinto a Michael Bornamm, tiene un registro un poco más limitado y no aporta tanta melodía al conjunto, aunque a veces imite ciertos registros del cantante original. Pero ojo, no estoy diciendo nada de esto en plan negativo, simplemente digo que la versión que vi aquella noche de Jaded Heart dista mucho de la que yo conocía en sus primeros discos. Pero ¿disfrutar? Eso como un puto crío, vamos, como siempre.

La gente también entró en calor desde las primeras embestidas, la escasa parroquia lo dio todo cantando estribillos y armando mucho más jaleo del que yo hubiese previsto. Y ¿porque no decirlo? Excelente ocasión para conocer grandes temas de la banda que nunca había escuchado. Run and Hide por ejemplo, me pareció buenísima, y me entró muy de primeras, la vi a mitad de camino entre el Heavy y el Hard, con esos coros tan guapos característicos de la banda un solo cojonudo. Y es que en realidad Jaded Heart para mí siempre han tenido ese “algo” especial que me ha enganchado, esos pequeños momentos de 4 notas que se te quedan días en la cabeza, y necesitaba verles en directo aunque fuese miércoles a 100 kilómetros de mi casa. Era una especie de continuación de su gira presentación de su último trabajo “Fight the System”. Este título por ejemplo define la actual actitud de la banda, mucho más aguerrida y combativa, más directa y dura, aparte del aura macarra y descarada que nos transmite su vocalista, pero eso sí, sin abandonar del todo su esencia, con ciertas líneas melódicas (Lost my Faith por ejemplo) que quizá cuesten más de entrar pero lo hacen con fuerza en su momento. Quizá por su actitud y por el minúsculo tamaño del escenario, al atención se centraba muchas veces en el vocalista, pero no debíamos olvidar los musicazos que componen esta banda, desde la cañera batería hasta los alternados solos de Peter Ostros o el asiático Masa Eto, pasando por un bajo que en cuanto te descuidas te mete en el oído líneas de lo más sorprendente, solo había que estar un poco atento para descubrirlas y deleitarte. Till Death Do Us Part le dio un aire más angelino a la noche (uno de los pocos temas que conocía del “Fight the System” hasta que comencé a escucharlo poco después ya más en serio).

Supongo que, salvo grandes festivales, no estamos hablando de una banda de grandes multitudes, pero también imagino que no esperaban tan poco público… pero a pesar de todo, la banda cumplió con creces, sonriendo en todo momento y mostrando actitud y desmelene por los cuatro costados. Y es que en un concierto todo es mejor y se vive de otra forma, como ya dice la canción Life is Beautiful que fue una de mis favoritas de todo el show, melódica, optimista y muy rockera. Dejaron para el final Schizophrenic, una de mis favoritas del último disco y de lo más movidito de aquella gran noche (al menos lo fue para mí jejeje) que hubiese encajado perfectamente para abrir. Un 10 para la banda y para el público, que en condiciones tan hostiles, hicimos lo que pudimos para que nunca bajara el ritmo ni la intensidad (incluso uno de los guitarristas bajó a tocar entre nosotros por toda la cara), a lo que hay que añadir la acertada distribución de los temas. A mí al menos se me pasó volando y de lo último que tenía ganas era de pirarme a casa y volver a la insufrible rutina. Tampoco la banda parecía tener muchas ganas, dando las notas más heavys con esa tremenda Freedom Call de su “Perfect Insanity”, ¡¡llevando la voz de Fahlberg al extremo en los agudos!!. Tan contenta estaba la peña que los gritos de ¡otra! ¡otra! sonaban bien fuertes, lo que empujaron a la banda a tocar su último tema, el caso de Hero, potente hasta el final y MUY aclamada. Decir que durante el concierto el sonido fue incluso muy bueno para tratarse de la Paberse, mejorando conforma pasaban los minutos hasta conseguir un equilibrio muy definido entre todos los instrumentos.

Hasta aquí llegó este improvisado miércoles que espero que se repita pronto. Aunque no conocía absolutamente a nadie en la sala, me lo pasé de miedo cervecita en mano y headbanging casi continuo, como está mandao. Salir de la rutina me vino de perlas, y aunque con el despertador del día siguiente sufrí las consecuencias, pienso repetirlo siempre que pueda y más con conciertos como este, y ya no me refiero a que fue una (necesaria) venada de última hora, sino que en aquella noche se demostró que si hay ganas de Metal y de disfrutar, cuatro gatos podemos levantar el ánimo de todo un regimiento.

De postre, unas fotillos de regalo.



_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres hacer algúna corrección, ¡comenta!