jueves, 16 de agosto de 2012

Empalme Brutal 2012 - 7ª Jornada (Metalcamp 08/Agosto/2012)

A estas alturas, Metalcamp era ya nuestro hogar, totalmente asentados en el lugar, la visita al pueblo, los bañitos en el río, la(s) cervecita(s) post-comida y el bebercio con la peña del Comando Valky era el pan de cada día, pero cada minuto que pasaba me sentía más a gusto allí, olvidando las pocas malas impresiones del primer día. De hecho, los que nos habían ocupado injustamente la zona de acampada, recibirían su merecido a base de petardazos nocturnos.

Warbringer. Tan solo tienen tres discos, pero de novatos o principiantes no tienen nada, solo hacía falta verles en acción sobre el escenario principal de Metalcamp, como se lo comieron entero. Pura locura sobre las tablas a las 16:45 nada menos. Todos los componentes correteando de aquí para allá, descamisándose y agitando la melena a saco, comportamientos y vestimentas puramente thrashers hablaban mucho sobre su actitud. Tocaron tan poco tiempo que apenas dio tiempo a saborear cada uno de los temas, eso sí, se vivió intensamente a pesar de ser el primero del día, con poca gente pero bastante animada.

Los temas fueron todos siguiendo el estilo de la banda, tras que se acerca en muchos momentos al speed. John Kevill, vocalista, tirando de pulmones para sonar lo más fuerte posible, y destacable también su bajista, con un estilo para tocar el bajo con los dedos que me gustó mucho, bastante virtuoso, al igual que el batería, que aunque creo que es de reciente incorporación, dio el callo de puta madre, sin casi dejar respirar. Fue un concierto que no dejó descanso, y además, le debía atención, ya que me los perdí en Wacken. Y no me arrepentí en absoluto. Por cierto, todo un acierto terminar (o casi, no recuerdo bien) con Living in a Whirlwind.

Nile. Era probable que aquel día fuese para mi gusto el más grande e interesante de todos, y parte de la culpa la tenían los Nile, una banda que me moría de ganas de ver en directo… y en pocos lugares mejor que en Metalcamp, aunque hubiese preferido que lo hiciesen alguna hora más tarde. En principio no había demasiada gente, para lo buenos que son, al pie del cañón para verles, con lo que no se esperaba demasiado ajetreo. Muy equivocado estaba, pues nada más empezar con el primer tema, a los dos minutos, había una polvareda por la zona de delante debida a los circle pits que no se podía ni respirar. El sonido fue bastante saturado y amontonado durante todo el concierto, lo que hacía difícil distinguir los temas (con esos nombres casi infinitos de algunos jejeje), pero técnica y visualmente fue un espectáculo realmente impresionante y es por eso que les tenía tantas ganas, porqué son unos músicos que pueden dejarte con la boca abierta si se lo proponen. Conmigo lo consiguieron, esa bestia parda de batería, alcanzando velocidades inimaginables con los blast beat, guitarristas y bajista cantando al unísono para darle un enfoque más tétrico y cavernoso si cabe al sonido ya de por sí tan particular de los Nile, plagado de melodías egipcias y continuas referencias en sus letras a temas relacionados con la cultura antigua egipcia. Particularmente su bajista me dejó sin aire. Joder, vaya forma de tocar, había temas que pasaba absolutamente enteros punteando sin parar a gran velocidad, una técnica absolutamente extraordinaria digna de ver. Puede que sus pintas no me acaben de convencer, o que tampoco fuesen un torbellino moviéndose por el escenario, pero realmente esto poco importa cuando tienes delante de ti a cuatro músicos tan increíblemente técnicos.

Epica. No por haberles visto ya muchas veces va a dejar de atraerme su potente directo, lleno siempre de melodías, riffs machacones, temas que no se cansa uno de escuchar y sobre todo de la adictiva belleza y talento sobre el escenario de la preciosa Simone Simons, acompañada a su diestra del genial Mark Jansen, el pilar creativo de la banda. De momento empecé el concierto sentado en el ribazo, pero poco pude resistirme y tiré corriendo para abajo, casi para empezar con la moderna Unleashed (que siempre me ha sonado 100% a single) y seguidamente una de mis favoritas de su carrera, Martyr of the Free World, que temo el día que la quiten del setlist porque me encanta. Parece que siempre que les veo esquivan todo lo posible el “Phantom Agony” (salvo, como siempre, Cry of the Moon), pero aun así creo que el resto de álbumes tienen temas como para hacer dos setlist seguidos. Esta vez no vi a Simone tan inspirada, aunque no creo que tenga nada que ver con el hecho de haberse teñido de rubia (es broma jeje). Cantó muy bien, aunque le faltó cierto empuje en algunos momentos, tanto vocalmente como a nivel de actuación y eso que fue constantemente apoyada por los guturales del mismo Mark. Por supuesto, tampoco faltaron temas de su último disco, aunque sin llegar a agobiar el setlist con ellos, dejando sitio a otros más conocidos, como la gran sorpresa de la tarde para mí, ya pensaba que no la tocaría y de momento todos nos alegramos de comenzar a escuchar los casi 10 minutos de la grandísima Consign to Oblivion, el verdadero momento estelar de Simone de todo el concierto.

Eluveitie. Casi dando media vuelta para llegar a las tiendas, me encontré de nuevo con peña del Comando Valky, por lo que, a pesar de que pienso firmemente verles en el Leyendas del Rock, me quedé a ver que tal lo hacían en Leyendas, a pesar de que es una banda que conozco de oídas pero nunca he escuchado seriamente nada de ellos. Aun así, lo confirmo, es una banda que vale muchísimo la pena verla en vivo, por la cantidad de temas buenos que tienen (el repertorio, sin conocerlo, me supo a gloria). Tal como me comentaba Valky (mi guía a través de aquel concierto jejeje), se centraron más en sus temas más actuales, dejando muchos clásicos fuera del repertorio, pero así y todo me convencieron mucho, con un par de temas muy lentos y bonitos, con unas melodías muy guapas y cantados por la segunda voz, Anna (si no me equivoco), con un timbre delicioso, que junto con las luces del escenario crearon un ambiente genial porqué ya era totalmente de noche. No todo fueron baladas y temas lentos, por supuesto que también repartieron caña, pero mis favoritos fueron los temas a medio tiempo con muchísimos elementos folk, gaitas, violines, etc, que además fueron los que más hicieron saltar a la peña.

Korn era, casi con total seguridad, la banda que menos me interesaba de todo el festival. La patada en los huevos vino cuando me enteré de la cancelación de los thrashers Heathen, sin duda una lamentable pérdida. Es otra de mis bandas malditas, con las ganas que tengo de verles y siempre se me escapan por “a” o por “b”...

Municipal Waste. De todas formas, la putada fue menor, no llegó a cundir el pánico porqué mi ansia thrash fue satisfecha por otros locos del género, los Municipal Waste, que ya vi en una ocasión una pequeña muestra de la que son capaces de liar en directo. En el segundo escenario, bastante más pequeño que el principal, iba a arder Troya, porque esta gente se toman bastante en serio el tema de dar caña sin parar, es decir, empalmando temas, hablando lo mínimo y volviéndose más animales por momentos, hasta que puedes llegar a ver locuras como una tienda de campaña haciendo crowd surfing. Es una de las bandas más recomendables de la nueva (o no tan nueva ya) oleada de bandas jóvenes del estilo, como por ejemplo los también brutales Gama Bomb. Sin embargo, los que nos ocupan son todavía más cafres y bestias si cabe. Nombrar todos los temas que tocaron es una faena casi imposible para la memoria, porqué serían más de 15 con total seguridad, la mayor parte, temas que no llegan a los dos minutos. Eso sí, esa actitud de no parar, esa estética tan ochentera y clásica realmente me llegó, aunque estábamos bastante agotados, consiguieron que castigáramos las vértebras, casi sin darnos cuenta durante una hora más. Presentaban su último disco Fatal Feast, pero los dos últimos puestos del setlist los ocuparon dos temazos de su "The Art Of Partying" como el tema homónimo y la directísima Born to Party. Incluso ya dentro de la tienda intentando dormir, escuché varios gritos por fuera de peña gritando: Municipal Waste is Gonna Fuck you Off!!! Señal de que triunfaron.

_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado la crónica, estuviste allí o quieres hacer algúna corrección, ¡comenta!