domingo, 8 de marzo de 2020

¡Tiembla, Morgul! (D.A.D, Sábado 07/03/20, Pub Morgul, Caudete)

Y sí, en efecto, al final hubo doblete de fin de semana en el Pub Morgul de Caudete. No era el único plan disponible (me refiero a plan interesante de verdad) en este sábado, pero desde luego era uno de los más atractivos, compitiendo dentro de mis gustos personales con los eldenses Landevir, que actuaron en la localidad de Villena coronando la representación del mercado medieval que se celebra allí año tras año. Y he de añadir que me parece de un gusto exquisito contar con una banda de Heavy Metal con toques de folk para ambientar la parte final de dicha festividad. Sin embargo, este plan fue descartado rápidamente por una serie de excusas sin sentido, así que en este sábado finalmente lo nuestros fueron los sevillanos D.A.D (no confundir con los hardrockeros daneses), que hicieron temblar no solamente el garito, sino todo Caudete con su potente Groove Metal sin concesiones a la caña burra. Un concierto que, lamentablemente, tuvo una asistencia paupérrima, lo cual en un evento gratis, con una buena banda y un plan familiar… es algo que nunca me podrá caber en la cabeza, pero bueno… lo que siempre digo, los que no asistieron se lo perdieron y punto pelota. El ambiente en el Morgul fue esta noche un tanto más relajado que la noche anterior, menos peña como digo y no se respiraban tantas ganas de fiesta, pero es que en esta noche se daban cita muchos eventos que coincidían y que seguramente hicieron menguar el público asistente, como ciertos actos de fiestas locales o el citado mercado medieval de Villena entre otras. Pero yo lo tengo claro: nada en el mundo puede superar un plan de concierto, así que mis amigos Kolega, Javi y yo emprendimos la escasa media hora que nos separaba de Caudete, vestidos para matar y deseosos de pegarnos la gran fiesta.

sábado, 7 de marzo de 2020

Calma y Tempestad (Cursed Angel, Viernes 06/03/20, Pub Morgul, Caudete)

En este finde en el que ando con los bolsillos completamente vacíos, siempre es de agradecer que surjan algunos conciertos interesantes bien cerquita de casa a los que sí me pueda permitir asistir. Y es que paso, me niego en redondo a quedarme en casa amargado un fin de semana sin mi necesario concierto de turno. Excusas para apoyar el Metal siempre hay, aunque algunos giren la cabeza hacia otro lado o prefieran buscar excusas baratas justamente para no hacerlo. Hacía ya unos cuantos meses que no ponía un pie en mi querido Morgul de Caudete, por lo que soy consciente de que me he perdido muchas noches de fiesta y buen rollo con el gran ambiente que velada tras velada de allí se desprende. Pero lo cierto es que las últimas bandas que actuaron allí estaban muy alejadas de mis gustos e intereses, y otras se me solapaban en fechas. Este viernes dio en el clavo con una formación que, pese a ser desconocida para mí, supieron transmitirme en directo incluso más que en disco y me dejaron con un buen sabor de boca. En realidad fue un concierto de lo más exprés, ida y vuelta sin demasiado tiempo para disfrutar un poco más del buen ambiente del Morgul, pero a veces es eso o no ir, y para mí la segunda opción no existe. No me lo puedo ni quiero permitir. Cursed Angel, que así se llama la banda, practica un Power Metal clásico de corte europeo, en quienes podemos apreciar influencias de bandas nacionales como Avalanch, Arkania o Dunedain y otras extranjeras, como ciertos dejes en ciertos momentos a lo Sonata Arctica. Y a pesar de tener una carrera relativamente corta (aunque ahí están, entre cambios de formación, demos y conciertos, sus buenos 10 años de historia) uno puede garantizar que son músicos muy solventes.

domingo, 1 de marzo de 2020

So fuckin' HOT!! (Warm Up Heavy Metal Espectros Fest. XIII) (Street Lethal + Jolly Joker + Chantrice, Viernes 28-02-20, Sala Spectrum, Murcia)

Último fin de semana de febrero y, a pesar de que llevo dos meses empalmando conciertos todos los fines de semana, había muchísimas ganas de despedir este segundo mes del año con un bolo por todo lo alto. A pesar de las muchas coincidencias, la fecha definitiva, el objetivo final, era sin duda la capital murciana, en donde un año más la asociación Heavy Metal Espectros celebraba su particular festival ofreciéndonos cosas muy interesantes y muy surtidas de entre el vasto universo de bandas underground existentes, tanto nacionales como internacionales, como siempre apoyando a muerte la escena. Sin embargo en mi caso, hay veces (aunque sea una entre mil) que querer no es poder, aunque se ponga toda la ilusión y ganas del mundo, y por temas de pasta y otras circunstancias que no vienen al caso, los planes se me iban jodiendo poco a poco y acudir a Murcia para disfrutar de este gran evento cada vez se veía más lejos. Curiosamente siempre he tenido mala suerte con este festival. A pesar de todo, tenía alternativas y no me iba a quedar sin mi concierto de finde, pero me jodía cantidad la idea de no poder estar allí, sobre todo para ver a mis queridísimos Jolly Joker en acción. Sin embargo y contra todo pronóstico, una llamada de mi colega a media tarde fue la solución. Dicho y hecho, sobre las 19:00 de la tarde pusimos rumbo a Murcia, suponiendo que la hora de apertura de puertas para el evento se acercaría más a las 22:00 que a las 21:00, así que íbamos afortunadamente sobrados de tiempo para echar unas birras y saludar a la peña al llegar. Me tuve que quedar igualmente con las ganas de acudir al festival principal, pero la fiesta de calentamiento fue algo tan brutal que no le puedo pedir más al asunto.

lunes, 24 de febrero de 2020

Bats on the run!! (Fright Night Festival (Bloody Crom + Seven Sisters + Jolly Joker + Haunt), Sábado 22/02/2020, Sala 16 Toneladas, Valencia)

Aquellos que por vergonzosa pereza no os acercasteis el pasado sábado a la sala 16 Toneladas, sencillamente, perdisteis. Aquellos con huevos por estar allí apoyando la movida y a los músicos, seguro que estaréis de acuerdo en la crónica que ahora os voy a relatar. Y es que, sin lugar a dudas, fue algo apoteósico, digno de vivirse en toda su plenitud, un festival que ya olía, a kilómetros y meses antes de celebrarse a algo especial y tan rotundo que muchos nos mordíamos las uñas ya esperando a que llegase el día D. Una vez más, los Metal Bats triunfaron a lo grande con un festival de cosecha propia, bautizado como Fright Night, y nunca mejor dicho, porque lo que pasamos en Valencia el sábado fue de puto miedo a todos los niveles y el mejor sentido de la expresión. Cuatro eran las bandas que formaban este más que atractivo cartel. Desde fuera nos visitaban los ingleses Seven Sisters, que fueron una de las grandes sorpresas de la noche, y los americanos Haunt en su primerísima visita a nuestro país, una banda que nunca imaginé ver por estos lares cuando les conocí con su “If Icarus could fly”, uno de los principales ganchos para acudir aquella noche a la Baja California. Por otra parte, desde la misma ‘terreta’ estuvieron dando el callo Bloody Crom con su particular estilo Stoner / Metal / Punk y, con letras de oro, los que para mí fueron los grandes vencedores de la noche (y estoy convencido de que no soy el único que lo siente así), una garantía del 100%, sin lugar a error estadístico, de calidad, de directo explosivo, de actitud inmensa y de temazos como un castillo, como se empeñan en demostrar concierto tras concierto, los Jolly Joker, que nos dejaron a todos, para variar, con el culo absolutamente doblado.

martes, 18 de febrero de 2020

Apostando por lo nuestro (Festival Escena Rock, Sábado 15/02/2020, Recinto Ferial IFEMA, Madrid)

Llega el momento de aclarar las ideas, hacer memoria y recopilación de temas, momentos, sensaciones y demás para intentar haceros llegar con la máxima fidelidad posible lo que fue este fin de semana en Madrid, sobre todo marcado por el festival Escena Rock. Un festival de nueva impronta que reunió en un mismo cartel a algunas de nuestras bandas más notorias, especialmente destacadas por llevar ya más de dos décadas (y algunas tres o incluso cuatro) dando guerra sobre los escenarios. A pesar de la saturación de conciertos y festivales que vivimos últimamente (lo cual se puede ver incluso como un arma de doble filo), siempre es interesante que aparezcan eventos como este que, sin recurrir a grandes nombres internacionales, monten un sarao más que digno con nombres que son (o deberían ser) conocidos de sobra por todos los aficionados a este nuestro rollo. Y además, hay que incidir en el hecho de que el festival fue un éxito absoluto a nivel de asistencia. Celebrado en el recinto ferial IFEMA, en Madrid, un lugar enorme y abierto donde nunca había estado hasta el pasado sábado, hubo momentos en ciertas bandas en las que estuvo totalmente a reventar y aunque personalmente cada vez soy menos de grandes aglomeraciones, no se puede negar que daba gusto ver cómo la peña se entregaba tanto a un festival. Nombres de élite como Dark Moor, Ñu, Saurom, Obús, Warcry, Leo Jiménez o Lèpoka conformaron un cartel lo suficientemente atractivo y a un precio que, aunque elevado, era relativamente razonable, como para que todos disfrutásemos allí como enanos. Para mí, aparte de bandas que hacía siglos que no veía, el principal aliciente fueron, obviamente, unos Dark Moor que pese a su tiempo de actuación ridículamente corto para una banda de su estatus, se salieron por los cuatro costados.

domingo, 9 de febrero de 2020

El club de los perturbados (Frank Suz + Marta Hammond, Viernes 07-02-20, Sala 16 Toneladas, Valencia)

Que la Sala 16 Toneladas ha empezado este año “on fire” es algo que salta a la vista. Y sobre todo, de la única forma que me gusta, apostando por el Rock’n’Roll (como dicen los Uzzhuaïa). De esta forma, ya sé por adelantado que, aunque me cueste la ruina, voy a estar allí prácticamente todos los fines de semana mientras dure esta seguidilla. La verdad es que a nivel de salas de este tipo vivimos una época de esplendor, y más si saben cuidar a su clientela de esa forma y con ese grado de detalle. Una sala que, como dije la semana pasada, cada vez me gusta más y me hace sentir en todo mi rollo. Si el sábado pasado tuvimos un excelente concierto de la mano de 13 Millas y Capitan Booster, la semana que viene tendremos a los Corazones Eléctricos de Pau Monteagudo con su Rock’n’Roll clásico y la siguiente el festival montado por los Metal Bats, creo que, como evento realmente especial y distinguido, lo de este viernes a cargo del artista ibense Frank Suz se llevaba la palma. Y no solamente por el inmenso carisma del Sr. Suz, sino también por ser la noche de presentación de su hasta el momento primer disco en solitario, que ya ha levantado grandísimas críticas en casi todos los medios… y no sin razón, porque “Inferno” (que así se llama la criatura) es una auténtica joya se mire por donde se mire. Vale, no es apto para todos los oídos dentro del Rock en su vertiente más clásica, pero si se degusta con atención, uno puede encontrar trazos de otras bandas que han formado la historia de este estilo, convertidos y remodelados a su antojo con un baño de cierto rollo industrial por aquí y una capita de cine de serie B por allá.

domingo, 2 de febrero de 2020

Como una bala (13 Millas + Capitan Booster, Sábado 01-02-20, Sala 16 Toneladas, Valencia)

El día de ayer fue una auténtica locura, todo deprisa y corriendo. Muchísimas horas de coche y una gran paliza de esperas. Y no hablo precisamente del concierto, sino de los eventos que no vienen al caso. A pesar de que este mismo miércoles estuve en el inolvidable concierto que dieron los Dream Theater en Barcelona, insistí en llegar a tiempo a Valencia, ya que quería que el broche de la semana fuese aun más notable con esta movida organizada y anunciada ya desde hace tiempo en la sala 16 Toneladas de la “capi”, de la que tenía unas ganas terribles y que llevaba en mi mente desde hacía meses. Capitán Booster y 13 millas, las dos bandas que convertirían aquella noche en una auténtica y movidísima fiesta de Rock’n’Roll de gran calibre, son un perfecto ejemplo de la situación que atraviesa Valencia para los aficionados a este estilo (joder, no íbamos a quedarnos siempre con lo malo…), y es que existe una cantidad y calidad de bandas para quitarse el sombrero. Y la cosa suma y sigue, porque desde la sombra acechan muchas más que, con total seguridad, encontrarán su hueco en la escena a golpe de directo. Escindirse no siempre tiene por qué ser algo negativo (a ver si aprenden los politicuchos de mierda que tenemos…), y de grandes bandas como Uzzhuaïa, Babylon Rockets o Wicked Article (de quienes me flipó mucho aquel Wonderful Losers) van saliendo otras nuevas, algunas siguiendo otras sendas musicales, otras perpetuándolas pero añadiendo más personalidad todavía. Así, la movida sigue más hirviente que nunca, renovándose, apostando, subiendo y ganando más adeptos, al mismo tiempo que por suerte para quienes somos unos putos yonkis de los conciertos, estos cada vez se prodigan más y más por la zona. Afortunados de nosotros, y lástima siento del que no sepa verlo.

viernes, 31 de enero de 2020

Scenes from a Dream... (Dream Theater, miércoles 29/01/20, Sant Jordi Club, Barcelona)

El hecho de que este concierto se celebrase en mi queridísimo Sant Jordi Club no era sino un aliciente más de entre todos los de aquella noche, que no se podían contar ni usando los dedos de las dos manos. La sala, la excelente compañía, las horas que pasamos en Barcelona… todo apuntaba a que la velada iba a ser algo más que memorable. Pero por encima de todo, el nombre, en letras gigantescas y doradas, de los grandes colosos del Metal progresivo: Dream Theater. Y es que cuantos me conocéis bien sabéis que mi amor por la música de esta súper banda casi no tiene límites. Aunque ya les vi este pasado 2019 en el Rock Fest Barcelona (concierto que sin duda fue para mí uno de los mejores del año), la última vez que les vi en sala fue en este mismo Sant Jordi Club, pero hace ocho años. Ha llovido mucho desde entonces, demasiado para tratarse de una de mis cinco bandas favoritas de todos los tiempos. Y es que como es sabido, Dream Theater no es una banda de festivales. Una hora y poco no es el marco adecuado para que este grupo de ensueño despliegue todo su ilimitado poder. No hace falta decir que este concierto estaba marcado a fuego en mi agenda incluso desde antes de saber fecha, cuando el verano pasado anunciaron en directo una próxima gira por nuestro país. Sea donde fuere costase lo que costase, tenía clara una cosa: yo iba a estar allí. Y por muchas expectativas que tuviese, basándome en las veces que les he visto y en el casi predecible setlist que iban a traer, nunca podría haberme imaginado el torrente de emociones por el que tuve la suerte de pasar a lo largo de las tres horas que duró esta indescriptible experiencia.

domingo, 12 de enero de 2020

Rabia contra el sistema (Knibal + Pankdemia, Merienda Negros Fest VII, Sábado 11-01-20, Caudete)

Empieza un nuevo año, y yo personalmente lo hago con buenas perspectivas a nivel personal, y con una agenda de conciertos ya bastante abultada para los próximos meses. La cosa se presenta muy interesante, aunque como sucede casi todos los años, las primeras semanas son bastante escuetas en cuanto a bolos. Y lo cierto es que tengo bastante monazo tras unas semanas de descanso, disfrutando de las fiestas en familia y con amigos. La Nochevieja fue algo bestial, en pareja, con colegas y con un ambiente difícilmente mejorable, con Heavy Metal y Hard Rock hasta las tantas de la madrugada en el Más k Rock de Reus… pero ya estaba empezando a echar de demasiado de menos la música en directo. Este fin de semana no había demasiadas aspiraciones, muy poca cosa por los alrededores con sabor a Metal y unas perspectivas bastante aburridas para el sábado. Para colmo, el gripazo que me he pillado, vaya usted a saber cómo, dónde y cuándo, no es demasiado buen compañero de fatigas. Pero no me da la gana, me niego a quedarme amargado en casa un fin de semana sea cuál sea la situación, y en la localidad casi vecina de Caudete, mi amigo y yo vimos un buen filón para escapar del tedio este pasado sábado. Un festival bastante cachondo, llamado Merienda Negros Fest (que por lo visto, ya va por su séptima edición) fue el salvavidas. Y la verdad, volví a casa con una grata impresión de todo lo visto, y ya no tanto por las bandas que llegamos a ver (Knibal y Pankdemia), sino por el sorprendente ambientazo que reinaba en el local donde se celebró aquella gran fiesta. Tribus de todos los palos, Heavys, Punks, Sharps, Hardrockeros… todos juntos y revueltos con una única expectativa: pasarlo teta.

viernes, 27 de diciembre de 2019

Lo mejor del 2019 (Bandas, conciertos, discos... etc.) por El Antro del Metal

Bueno, pues esto se acabó. El 2019, me refiero. Y la verdad, no me puedo quejar demasiado de él. Este año ha sido para mí tremendamente especial, mucho a nivel personal, pero por supuesto también a nivel de conciertos, Rock y Heavy Metal en general. Un año en el que he tenido mucho tiempo, afortunadamente, para pensar, pulir mis gustos musicales, explorar, descubrir, abrirme en muchos sentidos (pero no cambiar, eso JAMÁS) y conocer a gente fantástica que estoy seguro que me acompañará bajo los escenarios durante muchos años, al pie del cañón, codo con codo, de esos que no se rinden nunca, que dejan a un lado otros aspectos de la vida en pos de disfrutar del Metal como una parte indivisible e imprescindible de su vida. Y todo eso, que para mí siempre ha sido de una importancia vital, lo ha sido todavía más este 2019 y gana fuerza con cada dígito que cumplo y también con cada año que paso frente al teclado recordando, relatando y disfrutando de las experiencias que me encanta compartir con todos vosotros. Otros han perdido la ilusión, han caído o se han bajado del tren. Personalmente detesto las excusas, y nunca he permitido que nadie me cambie o me diga lo que debo o no debo hacer, así que por muchos que se rindan, yo estoy absolutamente seguro de que seguiré en pie, siendo uno con el Metal mientras la salud y la cartera aguanten. Podéis poner la mano en el fuego. Cada vez estoy más convencido de que nací para vivir y sentir esta música, esta movida, este rollo sin el cual no merecería pasar ni un día más en este puto mundo. Mi mayor deseo para el 2020 es simplemente seguir enriqueciéndome, acumular experiencias y sensaciones, compartirlas con aquellos que queráis leerlas y demostrar que cuando uno quiere, puede. Y esto es así, siempre. Porque la vida sería demasiado insoportable sin mis conciertos del fin de semana.

martes, 17 de diciembre de 2019

Made of Metal (Dragonhammer + Iron Savior, Sábado 14-12-19, Sala Paberse, Sedaví, Valencia)

Las noches de un sábado ya apenas las puedo comprender sin un buen concierto. Sea a un paso de casa o a 500 km., este año me ha regalado muchísimas noches inolvidables con sonido Heavy Metal, y esta a la que acudí el pasado 14 de Diciembre posiblemente ponga el punto y final a la temporada 2019, pero con vistas ya al año que está a punto de entrar, en el que ya tengo grandes citas ineludibles con casi todas esas salas que me han hecho disfrutar como un cosaco desde hace ya mucho tiempo. Sin embargo, aunque ahora vengan unas semanas bastante flojas a nivel de conciertos, posiblemente no podría haber deseado mayor colofón con el bestial, bestialísimo concierto que se celebró en mi querida Paberse y que reunía a dos importantes nombres del Power Metal como Dragonhammer y sobre todo, Iron Savior. Que sí, que estos últimos ya vinieron a visitarnos en la misma sala a principios del pasado año pero ¿qué coño importa eso cuando hablamos de una banda con ese nivel de calidad? Muchos no acudirían a la cita por esta razón, pero yo me meo en eso. Cada concierto en particular es una experiencia distinta, por sucesos, por setlist, por sonido, por actitud… por mil motivos, y no lo veo excusa como para no repetir. Y lo dice uno cuyos ahorros están ya tocando fondo. Lo importante es que como casi siempre, mereció todo la pena al 100%, con dos conciertazos potentes y vibrantes que nos hicieron sudar como puercos y disfrutar más todavía si cabe. Si el fin de semana hasta entonces ya había sido fantástico, nos dimos además el capricho de pegarnos una buena cena en el Bar Nicolás, un lugar idóneo para llenar la tripa antes de meterse en la faena del concierto.

lunes, 2 de diciembre de 2019

A la tercera va la vencida (Aserah + Blodöx + Sirius, Sábado 30/11/19, Nave Iguana, Sant Vicent del Raspeig, Alicante)

Cuando se presenta ante mí un evento como este, supone una buena oportunidad para poder escuchar y descubrir nuevas bandas; también todo un reto a la hora de escribir la crónica de turno, aunque también es algo muy motivador. Un mini-festival que el pasado sábado reunió a tres bandas que, pese a tener algún trabajo ya grabado, todavía no han conseguido dar el salto y tener un nombre reconocido en la escena. Bandas bastante noveles, en todo caso, que su propio trabajo decidirá si continúan creciendo a base de esfuerzo y tenacidad o si terminan formando parte de ese otro montón de bandas que terminan confinadas al olvido, aunque realmente nunca se puede saber de primeras. El caso es que no era el único evento interesante de este fin de semana. El Pub Morgul de Caudete acogía en este caso también a los Heavy metaleros melódicos Night Heart, pero su propuesta, habiéndole dedicado bastante tiempo, resultó francamente decepcionante y rápidamente descarté esta opción a favor del Burn the Night Vol.1, que contaba con el apoyo de los Mediterranean Metal Maniacs (o al menos, eso rezaba la descripción del evento de Facebook). Aserah, Blodöx y Sirius, cartaginenses, ilicitanos y badaloneses respectivamente, eran las tres bandas que conformaban la interesante, a priori, oferta para el sábado. Metal extremo (o casi) en distintas vertientes que prometían una velada bastante intensa en la Nave Iguana de Sant Vicent del Raspeig (Alicante), a donde no acudía desde hace como una decena de años o así a pesar de que últimamente se ven cosas interesantes allí (las coincidencias es lo que tienen…). Sin embargo, ya os adelanto que hubo una diferencia abismal de calidad entre las tres actuaciones. Y aun así, también os digo que es mucho mejor eso que quedarse en casa un sábado como un amargado.

domingo, 17 de noviembre de 2019

Rockin' on the wild side (Erotic Psycho, Viernes 15-11-19, La Gramola, Orihuela)

Planazo el que teníamos montado para este pasado viernes, aunque esta vez no fue algo precisamente improvisado, ya que esta fecha llevaba mucho tiempo marcada en mi agenda. Y es que son bastante reducidas las oportunidades que uno tiene en este país (y ya no digamos en esta zona…) de disfrutar de un buen concierto de Hard Rock americano, aunque con denominación de origen de la baja California, en donde por inmensa suerte tenemos unas cuantas bandas con un nivel acojonante, grupo al cual pertenece esta pedazo de banda, los Erotic Psycho, a quienes ya he visto en varias ocasiones en directo. Sé de qué van, sé que lo suyo es un rollazo bestial en concierto, que lo viven, que se dejan la piel y que además disfrutan como cerdos haciendo lo que hacen, que es lo que realmente tienen en las venas: Hard Rock Sleaze de pelos cardados, cintas en el pelo, tatuajes y actitud provocativa y muy gamberra. Y no puede encantarme más. Así pues, tratándose de Orihuela, en la sala Gramola, que además está a un tiro de piedra de casa (una horita escasa), el viernes tenía su nombre. Aquella noche todos íbamos a convertirnos en psycho motherfuckers y a bailar con sus temas divertidos y cabroncetes hasta caer rendidos, que es como debe vivirse, en general, cualquier concierto. En otras palabras, ¡¡a muerte!! Pero a parte del concierto, nos lo tomamos como una noche más extendida. Mi chica y yo quedamos con Cris y Roge, dos colegas de Caudete que se apuntaron a la fiesta con muchas ganas e ilusión. Con gente así da gusto vivir los conciertos. Apalancar el coche fue un auténtico infierno en la ciudad de Orihuela, hasta que encontramos un remoto solar (por desgracia, han vallado el gran parking que había frente a la sala…).

lunes, 11 de noviembre de 2019

30 años de oscuridad (Unbounded Terror + Obscure, Sábado 09-11-19, Sala Paberse, Sedaví, Valencia)

Para que luego alguien diga “a mí tantas elecciones me la sudan, no me afectan en nada”. Y no me refiero al terrorífico resultado de estas (para esto habría que hacer una reseña aparte que no pienso escribir porque odio la política y sobre todo a la gran mayoría de políticos), sino que por culpa de la incompetencia de alguno de ellos, las sedes electorales se volvieron a llenar, y precisamente una de ellas, concretamente la de C.C.Delicias de Zaragoza, era la que albergaba el que para mí era uno de los conciertos del año, el de Dark Moor. Obviamente, este quedó suspendido o aplazado (espero que pronto vuelvan a anunciar una nueva fecha…), con lo que mi fantástico plan para este fin de semana se fue a la puta mierda. Podría haberme quedado en casa lamentándome ante tan decepción y pensar: “bueno, me doy un fin de semana de descanso sin conciertos”, pero lo cierto es que no me daba la gana, tenía ganas de darle caña al cuerpo y de nuevo, rebuscando entre mi agenda de conciertos, encontré la solución perfecta, un bolo que había olvidado al contar con otro plan, pero que me alegró el fin de semana: el concierto de los Obscure y los Unbounded Terror, dos de las más míticas y pioneras bandas de Death Metal que tenemos en este condenado país. ¡Como para perdérselo! La perspectiva de una noche de sábado tediosa y soporífera cambió de golpe, así que sin pensarlo dos veces, levanté el culo del sofá, quedé con mi amigo Kolega y emprendimos rumbo al Paberse. Además, volver allí una vez más siempre es un gran aliciente por el ambiente, por los colegas y por lo que se lo curran para mantener la sala llena de buena música en directo todos los fines de semana.

lunes, 4 de noviembre de 2019

Y rodaron cabezas (Annihilator + Archer Nation, Sábado 02-11-19, Sala Rock City, Valencia)

Si bien todos los conciertos a los que llevo acudiendo seguidos todos los fines de semana desde hace como mes y medio eran muy esperados, el de la gira que traía a los canadienses Annihilator hasta nuestras tierras creo que se lleva la palma por varias razones. Obviamente la primera de ellas es poder disfrutar (por cuarta vez ya, en mi caso) de las huestes de Jeff Waters, algo que sin discusión es garantía de tralla y calidad por los cuatro costados, temas muy técnicos y músicos de primera división aunque la formación de la banda nunca haya sido precisamente estable. Pero él, el HOMBRE, siempre ha estado ahí. Y es que son ya 53 años con los que el bueno de Waters carga a sus espaldas, y además lo hace con muchísima dignidad tanto en el plano físico como en el vocal. Pero la otra gran razón por la que la fecha era algo extraordinariamente esperado y deseado es por el año entero que ha pasado entre medias de lo que iba a ser y al final no fue, y la noche en la que por fin pudimos disfrutar de su directo en la sala Rock City de Valencia. Las entradas, como era cosa lógica y esperada, volaron a velocidad de vértigo y el aforo quedó completo. Entre que algunos ya teníamos la entrada desde hacía un año, el caramelito en sí que era esta gira, y que cosas como esta son cada vez más difíciles de ver en nuestra comunidad… era algo de cajón. Los rezagados se quedaron sin su entrada, y eso ya se hizo de notar tanto en redes sociales como nada más llegar a las puertas de la sala, en la que tres personas nos preguntaron si teníamos alguna entrada ‘de sobra’. Para estas cosas, el que no corre vuela.
2