martes, 9 de mayo de 2017

En las alas de la tormenta (Storm Rock Fest 2017, Sábado 06-04-2017, Sala Babel, Alicante)

¿Preparados para otra larga, poderosa y 100% disfrutable noche de Heavy Metal? Por supuesto que sí, ¿y cuando no? Eso ni se pregunta. El Storm Rock Fest es un festival concebido recientemente con la particularidad de ser itinerante, es decir, de celebrarse en varias localidades durante el transcurso de su peregrinaje. En esta, su primera edición, y su primera fecha al mismo tiempo, nos tocaba a los alicantinos disfrutar de tan atractiva propuesta, con muy buenas bandas que están despuntando por la zona en los últimos años. Entre ellas, no cabe duda de que destacaban los titanes valencianos Opera Magna, que nos ofrecieron un conciertazo para quitarse el sombrero, absolutamente prodigioso, como nos tienen acostumbrados. Junto a ellos, bandas noveles como Kronos y otras con algo más de carrera, como Raven’s Gate o Traxilium y por supuesto, Landevir y Sylvania. Cada uno con su estilo, sus matices y sus personalidades, pero entre todos formando un gran conjunto de bandas luchadoras que pusieron sus mejores cartas sobre la mesa y nos dejaron, la gran mayoría, con un gran sabor de boca, quedando para el recuerdo una noche magnífica, llena de Metal poderoso, reencuentros y nuevos colegas que, estoy seguro, formarán parte de nuevas experiencias como esta en el futuro. Encontrarnos con Popi siempre es un placer, ya que no se pierde ni una, y conocer a peña como Forti, Lola y Aarón fue un verdadero placer, poder compartir experiencia y risas y sobre todo, dejarnos la piel en la pista disfrutando de todas las bandas. Mis disculpas por adelantado a Sylvania, ya que debido a las altas horas de la noche, tuvimos que despedirnos prematuramente del festival. Y sobre todo, infinitas gracias a Jose (Kronos) y Nadher (Black Heaven) por su dura e interminable lucha para hacer esto posible y que el Metal siga bien vivo.

sábado, 6 de mayo de 2017

¡Enjaulados! (Cage + Lorraine Cross + Prometheus. Sábado 29/04/2017, Sala Paberse Matao, Sedaví, Valencia)

Normalmente, en cuanto veo algún concierto de esos tan interesantes que se salen, lo ficho al momento en mi “Metalagenda” (que por suerte, últimamente va cogiendo mucha vida). El problema es que a veces pasa tanto tiempo que casi ni me acuerdo, por eso se podría decir que, a pesar de haberlo visto hace bastante tiempo, este concierto me vino casi por sorpresa llegado el día (el fin de semana pasado). Sin embargo, qué más da. Un concierto siempre equivale a felicidad, y más después de la época de sequía que he pasado (y es que hay que ir siempre A MUERTE). Nada mejor para celebrar la recuperación de estas semanas con un triplete que resultó mortal, variado, y sobre todo un gustazo para oídos y cuello; ambos terminaron reventados. Con bastante confusión respecto a la hora de apertura / comienzo de los conciertos, fuimos a última hora bastante de culo, con el tiempo pisándonos los talones, tras una larga y fructífera tarde de “despilfarro” comercial. La sala que acogía este evento tan poderoso no era ni más ni menos que la prolífica Paberse Matao, una sala humilde, pequeña y con pocos medios, pero más auténtica que la gran mayoría de las que hay repartidas por toda la comunidad. Tendrá poca cabida y no podrá albergar a grupos de primera fila por motivos de aforo, pero al menos nunca para de mover el culo, y es difícil encontrarse un fin de semana en el que no organicen alguna movida, la mayoría altamente atractivas. Pero lo del sábado pasado ya se salía de madre (y para el domingo, traerían a Timmo Tolkki, además). Acoger una fecha de la gira de los nunca bien reconocidos Cage es una de las mejores ideas que se les ha podido ocurrir a los de la sala.

lunes, 1 de mayo de 2017

Dracum Nocte (Saurom, Viernes 21/04/2017 Montblanc, Tarragona)

Viernes, día 21 de Abril, día de la víspera de las fiestas del pueblo. Huyendo de estas a toda costa (al final siempre acabo hasta los cojones de tanto trueno y tanto follón), decidimos pasar estos próximos 4 días en paz y tranquilidad en Reus, bien lejos de tanta algarabía que, al fin y al cabo, ni nos va ni nos viene. Pero las casualidades a veces son maravillosas, y la tarde extra que tuvimos para subir a tierras catalanas, hizo posible que asistiéramos a otro pueblo donde también se celebran fiestas de San Jorge, pero de otra forma mucho más medieval e histórica. Recorrimos casi de cabo a rabo el bonito pueblo de Montblanc, a donde hicimos la escapada nada más llegar y disfrutamos de sus calles y de su gran ambiente a pesar de que todavía faltaban muchos elementos que forman parte de aquellas fiestas, como el mercado, y pudimos contemplar una representación que hablaba de la parte más oscura y desconocida de la leyenda: la macabra invocación del dragón, a la que siguieron unos espectaculares fuegos artificiales. Pero sin duda, la mayor casualidad y atractivo de la noche en sí era que, como llegamos a una hora perfecta, pudimos darnos el lujo de ir de concierto, en esta ocasión, al de Saurom, a quienes ya pudimos ver en directo a finales del año pasado. Ciertamente, es un grupo al que apenas he seguido a partir de su famoso “Sombras del Este”, me he saltado muchos directos, pero tampoco he dejado de verles de vez en cuando y escuchar algún disco suelto: tienen bastantes temas que merecen la pena. Pero sin duda, para un “casi” desconocedor en profundidad de su discografía como yo, su mayor virtud es la fuerza y la energía que transmiten en directo, gracias en parte a esos temas a los que me refiero.

Rock, Baby, Rock! (Erotic Psycho, Sábado 8/Abril/2017, Nave de Max, Alcoi)

Hacía ya bastante tiempo desde que no pasaba por la Nave de Max, un pequeño local en Alcoy donde cada dos por tres montan alguna movida, normalmente variadas y para todos los gustos. De la que voy a escribir brevemente ahora, hace ya unas tres semanas (se me fue de las manos la crónica jeje), pero creo que aunque tarde, vale la pena comentar aquella divertida y frenética noche en todos los sentidos, en compañía de dos grandes colegas como son Juanmi y Clau. Lo cierto es que el concierto fue tan solo uno de los alicientes para acercarnos pronto, a media tarde, hacia la ciudad. Siempre que no hay nada que hacer, siempre es bienvenido un concierto de rock, que se convierte al final en el mejor plan posible, al menos para mí, y si encima es bien acompañado, mejor que mejor. A pesar de que no estaba demasiado bien promocionado, ya “olisqueé” el concierto en cuestión desde hacía un tiempo. Por lo menos dos años después de mi última vez por aquel local, por fin volvía el rock a ser el evento protagonista. ¡¡Y espero que no vuelva a pasar tanto tiempo para volver por allí!! La casualidad (o la falta de coordinación) hizo que esa misma noche se juntaran dos conciertos distintos en Alcoy, pero especialmente despertaba mis ganas el de los Erotic Psycho, unos chicos valencianos que, ya a primera vista ya son capaces de despertar el interés de los aficionados al del Hard Rock por su estética, ochentera a más no poder, cercana al glam / sleazy de Poison o Motley Crue, y con muchas similitudes en lo que a música se refiere. Ropa desgastada, gafas de sol, mallas, pelos cardados… y chulería por un jodido tubo.

sábado, 11 de marzo de 2017

20 años de magia (Dark Moor, Sábado 04-03-2017, Sala Arena, Madrid)

Nunca he podido (ni tampoco he querido) ocultar mi absoluta devoción por la banda madrileña Dark Moor. Una banda a la que sigo con lupa desde su “The Gates of Oblivion” y que rápidamente se convirtió en mi estandarte nacional a la hora de hablar de Metal. Este pasado sábado día 4 había una fecha marcada al rojo vivo en mi calendario particular de conciertos, una ocasión tremendamente especial en la que la banda volvería a su tierra, a Madrid, a celebrar con todos sus fans su vigésimo aniversario. Un concierto en el que iban a sonar los temas más emblemáticos de sus 20 años de carrera (que en realidad es alguno más) y en el que podríamos disfrutar de varias sorpresas que probablemente no se vuelvan a repetir nunca más. Y todo esto a pesar de que hablamos de una tierra (me refiero al país entero) que nunca les ha tratado como debían, ni el público ni las promotoras. Porque Dark Moor son algo excepcional, un diamante en bruto tristemente ninguneado en varias ocasiones pero que poseen un espíritu, una cohesión casi imposible de encontrar en ningún otro grupo de Metal, y es definitivamente esa coherencia, entre muchísimas otras cosas, lo que hace que les adore y que mi pasión por ellos crezca con cada nuevo disco que escucho y cada concierto al que acudo: son canciones llenas de arte y magia que te hacen soñar, y esto es una constante absoluta en cada una de sus creaciones. Era una oportunidad única, especial, para volver a verles sobre un escenario, y no importa cuántas veces haya disfrutado de sus directos: siempre me hacen enloquecer. Por otra parte, aunque ya en un plano más secundario, también tuve el placer de conocer la Sala Arena, renombrada donde las haya. A continuación, la gran experiencia en todos los sentidos.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Aunque no creas en brujos... se está mejor de este lado (Brujería, Martes 06-12-2016, Sala Rock City, Almàssera, Valencia)

No suele darse el caso de visitar una sala como la Rock City en Valencia dos veces con tan solo unos pocos días de diferencia (tres, para ser más exactos), pero ello es un buen síntoma de que últimamente la cosa no para en cuanto a conciertos. Si el sábado estuve disfrutando del concierto de Saurom con los supremos Opera Magna, este martes pasado día 6 le tocaba el turno a una banda que siempre ha sido muy especial para mí y para mis colegas, una de las que más nos ha influenciado en cuestiones de brutalidad y mala hostia: Brujería. Desde Méjico, y con una formación de auténtico lujo (como la mayoría de las que han llevado siempre, estamos hablando de una súper banda por la que han pasado músicos de importantísimas y míticas formaciones. Es por esto que, aunque no conozcas bien su repertorio o apenas les hayas escuchado, el espectáculo y la técnica son dos platos que se sirven juntos en cualquier evento donde pongan los pies, ya sea en festival o en sala. He tenido el placer de verles en ambos entornos, pero siempre es en sala donde una banda suele poner toda la carne en el asador, por lo que una ocasión así era algo imprescindible (y me suda el nabo que al día siguiente trabajara y encima con extra de madrugón). Así pues, después de un martes bastante jodido en general, despegué del trabajo sin tocar las ruedas en el suelo para reunirme con mi colega Kurro, que ya me esperaba para salir pitando hacia la localidad de Almàssera, en donde tantos buenos momentos hemos pasado de concierto. Sabíamos que poder estar ante músicos de la talla de Anton Reisenegger (Criminal, guitarrista, también Lock Up), Shane Embury (el Hongo, bajista, también en Lock Up y Napalm Death), Nick Barker (Hongo Jr., también en Ancient, Lock Up, Twilight of the gods…) iba a ser algo mágico a la vez que atroz.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Profetas de su tierra (Saurom + Opera Magna, Sábado 03-11-2016, Sala Rock City, Valencia)

Todavía con monaco de concierto a pesar de la doble tanda con la que me di el homenaje hace un par de semanas (y es que ojala pudiese ir de concierto todos los fines de semana), la fecha de este pasado sábado día 3 estaba pendiente en mi calendario desde hacía mogollón de tiempo. En principio iba a ir solo, pero finalmente y por suerte pude contar con la compañía de mi chica en esta nueva y emocionante velada, que nos llevaría a ver a la que es, sin duda alguna, una de mis bandas favoritas y de lo más grandioso que tenemos dentro del Heavy Metal nacional. No suele ocurrirme demasiado, pero por esta vez, los cabezas de cartel (Saurom) no eran el plato fuerte para mí. Los valencianos Opera Magna atraían toda la ilusión, ansioso de volver a verles de nuevo tras una buena temporada. Además, la sala que tocaba esta vez era la Rock City que, salvo contadas excepciones, es una garantía absoluta de buen sonido. Antes del concierto, y ya que llegamos con tiempo, nos fuimos a hacer unas compritas al MercaChina, para después pasarnos por el bar, donde ya había quedado con mi colega Popi para hacer la “xarraeta” e ir calentando motores antes del concierto. Cuál fue mi sorpresa, que justo antes de pegar un bocado me crucé con mi amigo Toni y su mujer Belén, a quienes me alegré mucho de ver después de tanto tiempo (y que desafortunadamente no volví a ver en toda la noche). Tras el buen rollo que me dio ver a todos estos colegas, fuimos acercándonos a la Rock City con la panza llena y con muchísimas ganas de disfrutar de los power-metaleros valencianos, y porque no, aunque nunca fueron santo de mi devoción, con el metal folklórico-festivo de Saurom, a quienes también hacía un huevo que no veía en directo.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Doblete de fin de semana (La juerga) (Beethoven R, Sábado 19-11-2016, Sala 12&Medio, Murcia)

Y de Valencia el viernes, a Murcia el sábado 18, donde teníamos que seguir la imparable marcha del fin de semana. Oportunidad para volver a ver, después de que los echase de menos tanto en el Leyendas 2016, al que probablemente es mi grupo fetiche por excelencia, Beethoven R, y ocasión única para ver como suena en directo su último y reciente trabajo “A fuego en la piel”, editado este mismo año. Además, estamos hablando del PRIMER concierto de esta nueva gira, con lo que las expectativas eran doblemente grandes. Beethoven R tienen especial cariño a la región de Murcia y viceversa. Son incontables las veces que la banda madrileña ha tocado por aquellos lares, y sacando cuentas, ya les he visto por allá al menos 5 o 6 veces, incluyendo festivales y conciertos en sala. Esta vez, por las características del concierto, resultaba especialmente atractivo, y esta fecha estaba grabada a fuego (nunca mejor dicho) en mi agenda de conciertos, con lo que no me iba a perder el show por nada del mundo. Todavía con lo que yo llamo “gratificantes agujetas de concierto” en gran parte del cuerpo, por culpa de Hamlet y su concierto la noche anterior, cogimos (esta vez solos mi chica y yo) carretera hacia Murcia con tiempo (relativamente) de sobra, llegando con tiempo para cenar, dar una vueltecita rápida y poco más. Nunca había estado en la sala 12&Medio hasta aquella noche. Por fuera daba la impresión de ser bastante pequeña, para conciertos muy recogidos, pero bastante bien presentada. La noche era fresca, al menos todo lo que puede serlo en Murcia, pero esto no sería un problema, ya que después del bocata de rigor, fuimos desfilando hacia el interior de la sala, ya que estábamos, para ver a los teloneros Papa Serpiente, quienes resultaron ser una gratísima sorpresa para mi gusto.

Doblete de fin de semana (La brutalidad) (Hamlet, Viernes 18-11-2016, Sala Fussion, Massanassa, Valencia)

El pasado fin de semana… se puede considerar que fue de lo más tranquilito, solo dedicado al relax y a hacer el vago merecidamente (que también hay derecho, que cojones). Sin embargo, contrasta con el anterior, en el que a nivel de conciertos no hubo ni un momento de tregua. Así es, y aunque esta crónica llegue un poco tarde, el viernes 18 y el sábado 19 hubo doblete de conciertos, disfrutando además de dos de mis bandas nacionales favoritas a las que sigo desde prácticamente toda su carrera con auténtica devoción, dos valores seguros en conciertos. Y es que, aunque se juntaron los dos en el mismo fin de semana, no tengo el porqué privarme de este capricho (o más bien necesidad para mí) por nada del mundo a pesar del desembolso extra que supone; bastante jodida es esta puta vida ya como para no hacer lo que a uno le hace feliz de verdad. Lo que está más que claro es que en ambos disfruté como un cerdo, con mi chica a mi lado en ambos y con mi hermano y mi colega Kurro (que además, tuvo los cojones de venir con el brazo en cabestrillo, bravo) en uno de ellos. Empecemos por el viernes pues, acompañado por toda la tropa, dirigiéndonos hacia la sala Fussion, que ya he visitado unas cuaaantas veces en estos últimos años. La banda que haría temblar sus cimientos en esta ocasión volvería a ser Hamlet a quien, curiosamente, ya he visto este mismo año en esta misma sala allá por Febrero si mal no recuerdo, lo cual es simplemente anecdótico, ya que para mí repetir siempre es un placer y más si hablamos de una banda con tanto calibre como los madrileños. Y es que cuando me pongo delante de un escenario en el que van a aparecer ellos, lo hago con la misma ilusión que la primera vez que les vi, allá por el 1998, con la gira del “Insomnio”.

domingo, 25 de septiembre de 2016

¡¡Alta Tensión!! (Reckless Love + Black Rain, sábado 17/09/2016, Sala Caracol, Madrid)

Sábado sabadete, pero no este, sino el anterior, fue cuando hicimos un nuevo viajecito a Madrid para, entre otras cosas, asistir al concierto que llevábamos tiempo planeando. Entre pitos y flautas, tuvimos que esperar hasta una semana antes para confirmar al 100% que iríamos, pero felizmente, al final llegó el día y, preparados para un entretenido viaje, mi chica y yo emprendimos la marcha deprisa y corriendo como siempre. Por suerte, nos ahorramos el alojamiento gracias a nuestra colega Rosa y sobamos en su casa todo el tiempo que pudimos, ya que el día siguiente iba a ser de lo más agotador. Tras una jornada entera de enormes pateos, compras eternas, visitas, cafés y cervezas, pasamos por la Sala Caracol horas antes del concierto para ver como estaba el percal. Mi primera sorpresa fue comprobar la longitud de la cola (insisto, horas antes del comienzo), algo que me chocó mucho cuando pensaba que la sala iba a estar medio vacía debido al gran número de conciertos que había ese fin de semana por la zona. Tras una última visita, y un poco acojonados, decidimos directamente pasar a la cola. Pero no todo iba a ser ilusión aquella tarde. Nada más llegar allí, nos informan de forma brusca (y traumática) que el concierto está… ¡¡en sold out!! La cara poker que se me quedó, ni os la podéis imaginar. La única forma de entrar, según nos dijo el maromo de la puerta, era esperar a que hubiese cancelaciones en la lista de invitados (gente VIP, prensa, pipas, etc.…). Con una ansiedad del copón, pasamos a la “cola de los marginados”, esperando noticias, que podían llegar en media hora, una hora, o directamente no llegar. Cada vez estaba más asqueado, nervioso y con una mala hostia que me recomía por dentro.

domingo, 4 de septiembre de 2016

¡Plagado de Leyendas! (Leyendas del Rock 2016, Día 3 (13/Agosto/2016), Villena, Alicante)

Ese mismo día, aquella tercera y última jornada completa del Leyendas del Rock 2016, lo comentaba con un buen colega, el Chely, una de las personas con las que más disfruto hablando de música. Me podría pasar toda la vida así, levantándome, 12 horas aproximadamente de festival sin parar, tralla y más tralla, y a dormir otra vez. Es la puta verdad. Y es que el primer día, cualquiera que sea el festival del que hablemos, llegas a tope, sediento de Metal en vena, preparado para llegar, ver y vencer. No hay tregua ni descanso. El segundo día empiezas a notar los síntomas de los excesos físicos. El siguiente día parece que las fuerzas se te agotan, no te crees capaz de aguantar todo el día a ese ritmo y las piernas flaquean, el cuello da pinchazos, la espalda duele… pero sin embargo, y contra todo pronóstico, la siguiente jornada no sigue la estadística. Aunque lo cuente en segunda persona, es ni más ni menos lo que me suele pasar a mí en los festivales. Aquel día, incluso, nos planteamos seriamente adelantar nuestra llegada a Villena para disfrutar del escenario del camping con dos buenas bandas como Hitten (a los que tenía especialmente ganas de ver) y Ciclón. Al final no pudo ser, porque a parte de las horas justitas que sobamos, lo cual te condiciona bastante a lo largo del día, estamos hablando de las últimas horas de festival, pero las más intensas sin duda. El día de hoy si que era increíble, un no parar. Por mucho que intentara hacer un hueco en el running order para descansar, era imposible: traca desde las 16:30 hasta las 2 de la madrugada, a piñón fijo, hasta caer de rodillas, a ver todas las bandas posibles (y porque no me puedo desdoblar, que si no todavía vería más). El hecho de amortizar la entrada, como dicen algunos, me importa una mierda, lo que me importa es ver cuantos más conciertos mejor y saciarme, que luego todo es trabajo y penurias.

miércoles, 31 de agosto de 2016

¡Plagado de Leyendas! (Leyendas del Rock 2016, Día 2 (12/Agosto/2016), Villena, Alicante)

Por alguna razón que no alcanzo a recordar, no dormí todo lo que quería aquella noche, y menos mal que no me quedé en la zona de acampada aguantando la puta rave. El día se antojaba agotador y tampoco es que estuviese en las mejores condiciones. Probablemente, el terrible frío de la noche del Leyendas durante el rato que estuvimos por las tiendas machacó mis defensas y comencé a incubar el virus que todavía me tiene medio jodido. Y es que no hay que confiarse aunque por el día haga un calor infernal. Precisamente, si los dos primeros días habían estado medio nublados, en este viernes nos esperaba una tórrida temperatura durante las horas de sol. En cuanto a conciertos, era un cartel muy interesante, con alguna de las grandes bandas del festival (como Avantasia o Dark Tranquility, según mi criterio y gustos) pero en el que habría que buscar algún hueco “menos interesante” para descansar un rato y relajarse en las tiendas si quería terminar el festival con garantías… de vida. El tema de entrar al recinto, de nuevo, una gran mierda. No es de recibo, ni se puede permitir que la gente comience a entrar hacia los escenarios 5 minutos antes de que empiece la primera actuación, y peor todavía sabe cuando los encargados de abrir el día son los infalibles Grave Digger. Por fin, después de mucha tensión por no llegar tarde y el insoportable calor que se forma cuando toda la peña se aplasta casi literalmente contra la entrada, echamos a andar a marcha rápida hacia la barra para pedir el primer litrito del día y ver a los alemanes disfrutando a ser posible de las primeras sombras de la tarde. Lamentablemente, nadie quiso acompañarnos, por lo que Meri y yo tiramos con los ojos cerrados a disfrutar como ya lo hicimos semanas antes con la banda en Rock Fest.

domingo, 28 de agosto de 2016

¡Plagado de Leyendas! (Leyendas del Rock 2016, Día 1 (11/Agosto/2016), Villena, Alicante)

El cartel de este año en el Leyendas era, como nos tienen acostumbrados, algo sensacional, con grandes bandas para todos los gustos y estilos en donde las confirmaciones internacionales prácticamente se han comido a las bandas de aquí, y no lo digo en tono peyorativo, que conste. De hecho, en el Viernes tan solo vi de nacional un trozo de la actuación de Leo Jiménez, con calma y la de mis adorados Hamlet partiéndome el espinazo, como siempre. Por otra parte, si de los carteles de las tres últimas ediciones tengo que quedarme con alguno, no sería el de este año. Para mí faltaban algunas bandas que le acabaran de dar ese aspecto irresistible que tenían los carteles de las dos ediciones anteriores. Lo de siempre, para gustos los colores. Esto no fue óbice para disfrutar como un auténtico enano de todas y cada una de las actuaciones que pude ver, tanto con mi chica como con mis colegas (o todos en piña), la gran mayoría soberbias, otras deslucidas por varios factores. Empezamos con la caña rockanrolera de D-A-D, Dragonforce nos devolvió a la a veces cruda y apestosa realidad de cuando el Leyendas la caga (aparte de otros motivos que no tuvieron nada que ver), Stratovarius siguen en la brecha aguantando, Holy Moses nos enseñaron lo que es una buena frontwoman, Steel Panther… carcajadas a mansalva, Anthrax sencillamente que son los putos amos, At the Gates tres cuartos de lo mismo, Leo que por fin parece haber encontrado la horma de su zapato y Hamlet que sea donde sea y cuando sea saben hacérselo para arrasar los muy cabrones. Este fue más o menos el ritmo que llevarían todos los días del Leyendas, parar lo justo, comer en momentos estratégicos, dejar todos los problemas y malos rollos a una parte y dedicarse, única y exclusivamente, a disfrutar, a vivir y a respirar Metal.

jueves, 25 de agosto de 2016

¡Plagado de Leyendas! (Leyendas del Rock 2016, "Día Zero" (10/Agosto/2016), Villena, Alicante)

Una de tantas desventajas de la mala idea de llegar un día antes al Leyendas (quizá la peor de todas) fue tener que dormir allí. Como para no hacerlo, después de la tajada que nos cogimos, pero claro, esto también significa un día extra de acumular cansancio, y siempre he dicho que el Leyendas, debido a su deficiente zona de acampada y al soberano calor que reina en los 4 días de festival, lo convierten probablemente en el más duro de toda la temporada, con unas temperaturas infernales que hay que combatir constantemente con bebidas y sombra (esta última inexistente en la zona de tiendas donde estábamos). A las 9 de la mañana, como mucho, ya es prácticamente imposible respirar dentro de la tienda, convertida en un horno a 30 grados (a esas horas, que luego es muchísimo peor) y uno tiene que salir a escape si no quiere cocerse como una merluza. El tema es que, por supuesto, tener el Leyendas al lado de casa tiene sus enormes ventajas, como sencillamente largarse en cuanto el estar dentro de la tienda se hace insoportable. Lo he dicho muchas veces, si es necesario puedo aguantar auténticos infiernos de festivales (los que he aguantado y los que me quedan… jeje) pero teniendo esta alternativa… ¿porque no “aburguesarse” un poco? Justo cuando salíamos de la zona, dispuestos a coger el coche para volver a casa y descansar de verdad, la tormenta comenzó a caer sobre nosotros, pero en forma de agua esta vez. Cogiéndose cada vez más, todavía nos obligó a llegar al trote al coche, y ahí sí, nos fuimos a descansar un poco y a comer dignamente. A pesar de que este era el día de entrenamiento, había que prepararse bien y ponerse fuertes.

lunes, 22 de agosto de 2016

¡Plagado de Leyendas! (Leyendas del Rock 2016, "Día -1" (09/Agosto/2016), Villena, Alicante)

Una semana después del Leyendas del Rock 2016, cuando empiezo por fin a escribir estas líneas (que no he hecho antes porque también en esto me tomo vacaciones… jeje) y parece ya tan lejano… de nuevo sumido en la asquerosa y deprimente vida laboral (si es que se puede llamar vida) los recuerdos, aunque muy brillantes todavía, se van desgastando muy poco a poco, por eso no quiero demorar más esta crónica que por otra parte, tantas ganas tengo de escribir. No es cosa rara para todos los que me conocen decir que el Leyendas es el evento más esperado de todo el año, a pesar de que en este 2016 ha tenido muchísima competencia. Sin embargo, el cariño acumulado durante las 9 ediciones que llevo ya del Leyendas (faltando tan solo a la segunda y a la cuarta) y la posibilidad de contar con gran parte de mis amigos en un festival tan grande (cosa cada vez más imposible) lo hacen realmente entrañable y automáticamente las fechas quedan plasmadas en el calendario, en la agenda de mi cutre-móvil y por supuesto, en mi cabeza. No obstante, ya tengo mis entradas para el año que viene, sabiendo con total certeza que repetiré, como siempre, me cueste lo que me cueste, aunque apenas haya unas pocas bandas confirmadas. La cruda realidad es que el Leyendas, dependiendo de a que nos atengamos, siempre te suelta una de cal y otra de arena. No es un festival perfecto y esta muy lejos todavía de serlo. Falta cambiar muchísimas cosas, mejorar mucho la organización, sonido, instalaciones… Pero en los últimos años, como siempre digo, tiene para mí una ventaja realmente impagable, incalculable, que es celebrarse en Villena, a 20 minutos de mi casa. Antes de empezar con calma a relatarlo todo, los triunfos y las cagadas, las actuaciones, las vivencias y las emociones… empecemos por el día “-1”.