domingo, 28 de octubre de 2018

Hachazo en tu cara (Wizard + Destral, Sábado 27/10/18, Sala Paberse, Sedaví, Valencia)

Sábado 27 de Octubre, una de las fechas más esperadas de esta recta final de año, en donde se concentran un buen puñado de conciertos más que interesantes, en esta ocasión, toda una leyenda viva del Heavy/Power alemán con temática épica en sus letras y sobre todo, actitud True hasta los huesos. Wizard llevan a sus espaldas una carrera que ya dura la friolera de casi 30 años, con 11 discos de estudio editados, algunos tan grandes como “Thor”, “Bound by Metal” o por supuesto su ópera prima, “Son of Darkness”. De todos ellos y de muchos más disfrutamos con el gran setlist que nos tenían preparado la tempestuosa noche del sábado pero no adelantemos acontecimientos, ya que en principio no las teníamos todas. El clima estaba en nuestra contra, ya que la hora y cuarto que nos separa del Paberse Club se iba a hacer más duro de lo habitual, más cuando nos habían dado el toque de que en Valencia estaba cayendo la del pulpo, algo que pudimos comprobar en propias carnes con el jodido diluvio que sufrimos por el camino; incluso en algunos momentos, no se veían ni las líneas de los carriles. Por suerte, ya llegando a Sedaví (aunque antes aprovechamos para hacer algunas compras en el centro comercial) amainó un poco el temporal, para llegar allí definitivamente sin una gota, así que bien está lo que bien acaba. O lo que bien empieza, mejor dicho, ya que, entrando al bar cercano a la sala, ya pudimos comprobar el gran ambiente y las grandes expectativas de fiesta que se respiraban, con muchas caras conocidas, unas cuantas cervezas (los placeres de llegar antes de hora jeje) y una buena panzá a reír con los colegas de por allí, que tampoco perdonan una como Popi, Álvaro o César.

domingo, 14 de octubre de 2018

Cuadruplete (4/4) La noche con voz de mujer (Female Metal Voices Fest 2018, Domingo 07/10/18, Sala Caracol, Madrid)

La numeración que pongo al lado del título de las crónicas de estos días ya hace spoiler por sí solo, pero en aquella mañana de domingo, ni yo mismo tenía claro lo que iba a suceder. Con el lunes libre, teníamos aun un par de días para disfrutar de nuestra visita a Madrid, visitando a peña y lugares. Pero en el tema de conciertos, en teoría, ya habíamos cumplido. El más llamativo de aquel domingo, evidentemente, era el de Europe en La Riviera, y era el que en principio pensábamos ir para completar el ciclo, pero el abusivo precio de su entrada nos echó para atrás casi de inmediato, y más después del agujero en el bolsillo que supusieron los anteriores. Sin embargo, mi colega Pedro me aconsejó acudir a un festival llamado Female Metal Voices Festival 2018, que precisamente también se celebraba allí, esta vez en la Sala Caracol, y en el que actuaban cinco grupos que, salvo en el caso de Kobra and the Lotus, eran unos completos desconocidos para mí, aunque por supuesto esto último no me ha frenado nunca. Ya se iba tejiendo el gran plan, el del gran cuadruplete de fin de semana. Sin embargo, no las tenía todas. Un ‘personaje’ extraño con el que nos cruzamos a la salida del metro, nos aseguró convencido que las entradas para dicho evento estaban completamente agotadas, lo que me hizo entrar en tensión (no puedes prometerle un caramelo a un niño y luego no dárselo jejeje), por lo que bastante rato antes de que abrieran puertas, ya estaba yo allí como un clavo, en las puertas de la conocida sala, haciendo la larga cola para salir de la duda que podría convertir un domingo normalucho tirando a malo en otra velada maravillosa de concierto (independientemente de quiénes tocaran).

viernes, 12 de octubre de 2018

Cuadruplete (3/4) La noche del True Heavy Metal (Primal Fear + Riot + Existance, Sábado 06/10/18, Sala Mon, Madrid)

Llegó por fin el esperado sábado y con él la culminación, en principio, del que ha sido el fin de semana más prolífico en cuanto a conciertos de este 2018 (y uno de los mejores de mi vida). Amanecimos un poco cansados, y nos tomamos con calma la mañana, paseando por Madrid y visitando varios lugares. En esta ocasión, como nos alojábamos bastante lejos de la zona de Moncloa, fuimos antes tirando de metro hasta la sala Mon, donde se celebraría el que sería el GRAN concierto del fin de semana y uno de los mejores de este año. No me cabía duda de que Primal Fear, una vez más, iban a arrasar sobre el escenario, pero mi mayor motivación, y la razón que definitivamente me trajo por aquellos lares, eran los americanos Riot, una de mis grandes pasiones en cuanto a Heavy Metal y una de las mejores bandas de este puto planeta. Acompañando a estas dos grandes bandas, estaban los franceses Existance. Pero antes, decidimos ir a gulismear por los bares cercanos a la zona, para encontrar algo decente y barato donde refrescarse el gaznate antes de entrar al trapo. Y vaya si lo encontramos, un garito donde vendían pizzas y demás comida rápida en una esquina de una calle cercana, y sobre todo, 3 cubatas por 10 pavos (algo casi insólito en Madrid), así que no perdimos la ocasión. Lamentablemente, como ya pasó la noche anterior, el adelanto de los horarios a las 18:30 (una hora a todas luces absurda e irrisoria) dio al traste con la primera actuación de la noche. En el interior de la sala pudimos volver a saludar tanto a Javi como a Natalio, que no se pierden una. Qué envidia me dan, en serio… aunque para mí vivir en Madrid sería la puta ruina (acabaría pidiendo en el metro para poder ir de conciertos).

miércoles, 10 de octubre de 2018

Cuadruplete (2/4) La noche de la sinfonía (Kamelot + Opera Magna + Leaves' Eyes, Viernes 05/10/18, Sala La Riviera, Madrid)

Después del conciertazo que nos dieron los Paragon la noche anterior en el Paberse (pura cera de la mejor calidad, señores), cambiamos de tercio y esta vez nos fuimos bien lejos, concretamente a Madrid, para disfrutar de un fin de semana completo, intenso y sin precedentes en mi historia. La cosa es que hacía tiempo que teníamos las entradas en mano, pero la cosa dio mucho más de sí de lo que esperaba. El viernes se nos presentaba con un más que atractivo concierto encabezado por los americanos Kamelot, un valor seguro en cuanto a Metal sinfónico que en la última ocasión (este pasado Leyendas) ya nos demostraron lo fuerte que es su formación actual, y más viniendo con un discazo recién estrenado como el “The Shadow Theory”, probablemente el mejor trabajo desde que Tommy Karevik forma parte del grupo, y que aúna las mejores virtudes del estilo de estos. Como teloneros de lujo, lo cual fue una verdadera sorpresa en su día, los valencianos Opera Magna, dispuestos a seguir escalando posiciones en este complicado mundo a base de demostrar, sencillamente, que es la mejor banda de Power Metal que existe actualmente en nuestro país. Por último, y como primer grupo en actuar, tuvimos a Leaves’ Eyes que, aunque ya sin Liv Kristie desde hace dos años, dieron un buen repaso a sus discos en el poco tiempo que tuvieron de actuación y nos dejaron claro que se han reinventado con su vocalista actual Elina Siirala que junto a Alex Krull a las voces guturales dieron un show cojonudo en la sala Riviera, donde se celebró. Allí nos encontramos también con Pedro y Jorge, dos grandes colegas, y Natalio, que conocíamos del Leyendas, a los que se unieron Jose y Javi, dos de los más grandes veteranos que he conocido.

Cuadruplete (1/4) La noche de la tralla (Paragon + Prometheus, Jueves 04/10/18, Sala Paberse, Sedaví, Valencia)

Uno de esos conciertos que hasta última hora no se decide uno a ir o no, y que, tras haber terminado la descarga, me hubiese dado de cabezazos contra la pared si la decisión hubiese sido negativa. A pesar de que finalmente me tocó ir solo, había muchos alicientes a la hora de arrimarse, una noche más, al Paberse Club. Por una parte, el siempre atractivo directo de Prometheus, que son ya unos clásicos de la sala, no importa quién toque, ellos siempre están ahí dándolo todo. Y por otra parte, todo un torrente de energía concentrada de Heavy Metal llamado Paragon, una banda alemana con casi 30 años de carrera que vendrían a demostrar el porqué se han forjado una historia tan larga y un nombre que resuena siempre en las mentes de aquellos que les han escuchado antes y/o visto. Por el hecho de que fuera jueves, ya imaginaba que en la sala íbamos a ser los cuatro y peret de siempre, pero eso no me desanimó ni un ápice. Tras algún problemilla para llegar a la sala debido a mi incompetencia a la hora de conducir, rápidamente aparqué (mogollón de sitio fuera, lo esperado) y entré al calor de la sala, ya que fuera empezaba a picar la rasca. Por suerte siempre se respira un gran ambiente en el Paberse, aunque haya poca peña, por suerte o por desgracia siempre somos los mismos y eso al final crea bastante hermandad y colegueo. El que quiera perderse eventos como el del pasado Jueves, pues el mismo, pero desde luego los que estuvimos allí supimos apreciar la calidad, con mayúsculas, en toda su magnitud, y no creo que nadie saliese decepcionado. Y no es que tengamos precisamente demasiadas oportunidades de ver a estos bestiajos alemanes todos los días.

lunes, 1 de octubre de 2018

Gineta Magic Nights (Ginetarock 2018, Salón municipal de actos de La Gineta (Albacete))

Buaaah, menudo monazo más tremendo que tenía de concierto. Después de un veranito tan surtido y movido como el de este 2018, duele tener que hacer un parón tan largo como este, de casi un largo y tedioso mes sin un concierto realmente decente (aunque ha habido alguno que otro para “aligerar la carga”). La vuelta a las andadas desde aquel brutal Ripollet Rock no podía ser mejor, con un festivalazo al que le tengo un cariño casi infinito, a donde he asistido ya en 5 ocasiones desde aquel lejano 2009 donde el festival daba sus primeros pasos. Me refiero al Gineta Rock, que va ya por su undécima edición y vuelve este año con más fuerza que nunca tras algunas ediciones con unos carteles que, en opinión de un servidor, fueron más flojos que de costumbre. De todas formas, no fue eso lo que me impidió ir, sino causas más absurdas pero de mayor “peso” (como bodas y demás subnormaladas). Este septiembre ha sido, definitivamente, mi vuelta al acogedor y carismático pueblo de La Gineta una vez más, atraído sobre todo por el gran plantel de bandas que participaban, especialmente por Snakeyes, Celtibeerian, Mad Hatter y Equilibrium. El pasado sábado volví a tener, en general, muy buenas sensaciones después de mucho tiempo sin ellas. Hacía un gran día, no había estrés, ni prisas, iba a disfrutar de un gran espectáculo en la mejor compañía... aunque en muy pocas, en ocasiones la vida puede ser la hostia. El principal problemilla era la hora de inicio de los primeros conciertos… las 14:00 horas era un poco violento para estar allí, más que nada porque los planes para comer ya estaban hechos. Lo lamento por los primeros grupos, especialmente por Seventh Hell y In Vain, pero finalmente no pudo ser y llegamos con el tiempo pegado para el bolazo de Snakeyes.

miércoles, 29 de agosto de 2018

Degustación de exquisiteces (Ripollet Rock 2018, Viernes 24/08/18, Parc dels Pinetons, Ripollet, Barcelona)

La diferencia entre el Ripollet Rock del año pasado (2017) y el de este es la misma que hay entre un concierto apetitoso y recomendable a uno totalmente imprescindible. Si el año pasado nos trajeron dos joyitas como Jaded Heart y Loudness (y a unos fallidos por culpa del sonido Crystal Viper), para esta edición los organizadores nos tenían preparados unos platos principales exquisitos, de auténtico lujo, un cartel variado, con Hard Rock canalla de la mano de Hard Buds, algo más melódico de parte de Crazy Lixx, y sobre todo, la suprema clase, técnica y capacidad de emocionar de los daneses Royal Hunt, a quienes siempre he considerado una banda terriblemente menospreciada e infravalorada, capaces de transmitir un aluvión de sensaciones con cada uno de sus temas, no importa el disco que elijamos. Como guinda del pastel, una de las confirmaciones más esperadas, la de los powermetaleros austriacos Serenity. No son bandas que pisen por primera vez la península, aunque tampoco precisamente las más habituales en los festivales, un aliciente añadido para un cartel que me encantó a primera vista ya con las primeras confirmaciones. Uno de los mejores, sin duda, de los últimos años. Para empezar, aquella semana ya me sentía plenamente recuperado del Leyendas (parece una tontería, pero estuve más tiempo ‘cascao’ de lo que pensaba) y con muchísimas ganas de volver a ver frente a mí un escenario. Así pues, tomamos el día con calma y nos fuimos a dar un voltio por la feria, esta vez mi chica y yo sin acompañantes, una cena cutre a precio módico y unas cuantas birras más de la cuenta. A destacar el enorme aparcamiento habilitado para los coches (ya lo hubiese querido el Rock Fest…). Finalmente llegamos al recinto, donde la entrada, como ha sucedido en las 26 ediciones, era gratuita.

martes, 21 de agosto de 2018

No hay verano sin Leyendas (Leyendas del Rock 2018, Sábado 11-08-18, Villena)

Hasta ahora, y salvo parte del concierto de Sonata Arctica, nos habíamos librado de la tan temida lluvia que se pronosticaba para prácticamente todos los días de este Leyendas del Rock 2018. De hecho, en parte el cielo estuvo nublado a ratos, lo que nos vino de perlas para soportar mejor el clima veraniego. Aquella mañana de sábado ya no podía decir que me había levantado fresco, a pesar de haber dormido bien. Ya no me quedaba voz, apenas podía hablar, y no podía mover el cuello. Las plantas de los pies me ardían por estar tanto tiempo de pie y las lumbares empezaban a escocer cosa mala. Pero aun quedaba un largo y provechoso día de festival por delante, y además el último, por lo que iba a dejarme la piel en cada concierto a pesar de todo. Por suerte, esta vez no había nada interesante para nosotros en el camping que nos motivara a levantarnos antes, porque esto hubiera pasado factura seriamente. Aquel sábado tuvimos unos invitados muy especiales, Pedro y Jorge, que vinieron desde Madrid y se alojaron en el hotel de la gasolinera. Quedamos antes de la hora de comer, les recogimos, y nos fuimos a comer al campo y a darnos un buen y revitalizante baño en la piscina, mientras discutíamos de música y hablábamos sobre los futuros conciertos de esta segunda mitad del año, que por cierto, viene bien cargadita y ya me estoy frotando las manos pensando en el próximo. Tras una buena comilona al aire libre y un poco de sobremesa, tiramos para Villena guiando a nuestros colegas hacia el campo de batalla. En el cartel del sábado destacaban grandes nombres como Ross the Boss, W.A.S.P. y Doro con el setlist de Warlock, que era de lo más interesante del día.

domingo, 19 de agosto de 2018

No hay verano sin Leyendas (Leyendas del Rock 2018, Viernes 10-08-18, Villena)

Cuando, a primera tarde de aquella tercera jornada, alguien preguntó medio de broma ¿y hoy, que toca? Contesté: Metal y a muerte. Y punto, no hay otra. Ese ha de ser siempre el espíritu, aunque ya dolieran todos los músculos del cuerpo, aunque las plantas de los pies echasen chispas y apenas pudiera mover el cuello ya, tal es la paliza que me pegué el día anterior a sudar y a hacer el cabra. Y precisamente en aquel día, el viernes, probablemente el más mortal de necesidad de los cuatro. El motivo era el dichoso escenario del camping. Si no meten a nadie interesante, pues se pasa y ya está. Pero si me meten a un grupazo como Jolly Joker, que son sin duda lo mejor que tenemos hoy por hoy en nuestro país en cuanto a Hard Rock y a Against myself, que al menos en disco me sonaron para chuparse los dedos… pues ahí la cosa cambia y había que ir aun a riesgo de acabar en coma por agotamiento. La noche anterior, terminamos acostándonos pasadas las 5:30 de la mañana, tras el concierto de Xtasy y el viaje. A la mañana siguiente, teníamos que estar en pie sobre las 11:00. No me cuadraban las cuentas, tan solo cinco horas para dormir ante el día más largo y movidito del festival. ¿Sobreviviríamos? La verdad, me la sudaba, el único objetivo era ir a muerte hasta caer de rodillas. Cuando llegamos al Leyendas, fuimos derechos a la furgoneta, incluso llegando antes de lo previsto, y seguidamente nos fuimos ya al escenario del camping, con el pensamiento de echarnos algo al gaznate y beber algo que nos despertara un poco. Pero sin duda, la mejor terapia, el mejor despertador, fueron los valencianos hard rockeros que, como veréis a continuación, dejaron flipando a todo el mundo con su show.

viernes, 17 de agosto de 2018

No hay verano sin Leyendas (Leyendas del Rock 2018, Jueves 09-08-18, Villena)

Pese a que en la media jornada del miércoles nos llevamos algún que otro susto respecto al clima, al final no llegó la sangre al río y la cosa se quedó en cuatro gotas mal contadas. En cualquier caso, y en vista de las poco esperanzadoras previsiones, el jueves iba a ser el único día que nos íbamos a librar del temporal casi con total seguridad. No es algo que me asuste el que se ponga a llover en un festival, porque hay que ir a muerte siempre, pero claro, acojona el hecho de que se pueda joder el equipo o se puedan cancelar actuaciones. Por el contrario, el calor de aquella tarde era casi insoportable, y aliviaba pensar que el Leyendas del Rock es el único festival al que acudo año tras año en el que los propios escenarios están tan bien dispuestos que a partir de primera tarde ya empiezan a tapar el sol y así uno se olvida de este problema. Una razón más para pedir que el festival nunca se marche de Villena. El primer día “completo” pintaba muy pero que muy bien, sobre todo por las bandas que figuraban en el cartel, que lo convertían en el mejor de todos para mi gusto. Nombres como Dragonforce, Kamelot, Bonfire y sobre todo, Mr. Big, que llevo media vida tras ellos y era prácticamente un sueño poder verles en directo (¡¡GRACIAS Leyendas!!). Así es muy fácil comenzar el día cargado de energías y buen karma, deseando estar ya desde primera hora dando caña en medio de la gente con todo el ambiente tan único que se crea en el Leyendas todos los años. Un cartel fantástico en el que según el running order personal que nos hicimos, predominaba el Hard Rock y el Power Metal.

martes, 14 de agosto de 2018

No hay verano sin Leyendas (Leyendas del Rock 2018, Día Zero, Miércoles 08-08-18, Villena)

El gran momento, el día “L”, había llegado por fin. Posiblemente, el Leyendas del Rock más deseado y esperado de todos los tiempos. La situación y el hecho de que cada año tengo más y más ansias de Metal, así lo pronosticaron. Tras muchos meses de planear, augurar y proponer, logramos tejer un plan para que este fuera el mejor de la historia. Todos los años se intenta, pero este se iba a conseguir. La noche anterior, como suele ser habitual, no pude pegar ojo. El miércoles, por fin, a las 8 de la mañana estábamos ya desesperados por salir hacia Villena para hacer un reconocimiento del terreno y apalancar la furgoneta en la zona habilitada para ello, que este año se había situado en el extremo de la carretera. Se suponía que un infame sol iba a sacudir Villena aquellos días, alternando con grades chaparrones. Un toldo bien amarrado nos protegería de ambas cosas, aunque en cualquier caso, yo no iba a pasar prácticamente nada de tiempo en la zona de apalanque. Todo estaba preparado, y para celebrarlo, nos tomamos allí mismo unas birras, bromeando sobre cómo íbamos a palmar de agotamiento en este Leyendas y demás. Poco después, volvimos a casa para comer algo para aguantar aquel primer día con garantías, aunque nuestra mente se quedó allí, en el campground del Leyendas. Por fin nos reunimos, nuestro particular club de los cinco formado por mi chica, Kurro, Momo, Pinxo y servidor. Con ansia viva, volvimos a Villena dos horas antes de que empezara el primer concierto interesante, poder privar un rato y arreglar los cuatro detalles restantes de la furgoneta. La alegría general por estar allí se percibió desde el minuto uno. Cervecita por aquí, cubatita por allá y demás, se acercaba la hora de entrar en el campo de batalla.

domingo, 5 de agosto de 2018

Jump The One! (Fuckop Family + Soulfly, Lunes 30/07/18, Sala The One, San Vicent, Alicante)

Solamente por el hecho de volver a una sala como la The One, ex Nave 8, con la cantidad de recuerdos y conciertazos que se han forjado allí, ya vale la pena salir de fiesta una noche cualquiera, aunque sea un lunes y buen día, casi independientemente del grupo que toque. Si a esto le añadimos un buen ingrediente, como ver por primera vez a Max Cavalera al frente de sus Soulfly, acompañados por los veteranos Fuckop Family y toda la mala leche y verdades que desprenden en directo, la cosa sube bastantes enteros. Pese a no ser bandas que entran dentro de mis gustos habituales, fui bastante dispuesto a disfrutar con aquello que pudiese encontrarme. Y casi lo mejor de todo, y sin que sirva de precedente: no fui solo, sino con unos cuantos colegas (Kurro, Monty, Jose) a los que se unió Xuso, Javi (Alcoy), Avul y demás gentuza con la que nos encontramos. Así es como se crea un marco ideal para un concierto cuyo estilo no es precisamente mi favorito pero que uno ya sabe de antemano que lo va a pasar teta. Agradezco cantidad a Ricky (Fuckop Family) el detalle de guardarnos 4 entradas a precio de anticipada y encima de las guapas, de taco, contribuyendo también a que la noche saliera bastante económica. Así pues, back to The fuckin’ One, una sala a la que no acudía desde el concierto que dieron Los Suaves en el 2013 (no ha llovido ni na) y que, a pesar de ser una de las salas más grandes de toda la provincia, sigue estando completamente desaprovechada, utilizándose para movidas raras en lugar de montar conciertos guapos. Con la de bandazas que han pasado por allí… quien la ha visto y quién la ve.

viernes, 27 de julio de 2018

Rock en la plaza (A Cop de Rock, 20 y 21 de Julio, Tarraco Arena, Tarragona)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
VIERNES 20/07/2018
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Yo a mi rollo. Siempre que me toca salir de viaje, tengo una máxima: a donde fueres, busca los conciertos que hubiere, jeje. Porque un viaje, o cualquier cosa en general, con conciertos de por medio, siempre mola mucho más. En este caso, las circunstancias nos forzaron a subir precipitadamente a Reus, a una visita casi de urgencia. Por suerte, este verano está repletito de festivales por doquier, y así casi sin quererlo, encontramos el A cop de Rock, que se celebraba los días 20 y 21 de Julio en el Tarraco Arena, en donde por suerte, el retrogrado nombre de “plaza de toros” ya queda muy lejos de allí. El cartel, a grandes rasgos, era más bien normalito, más indicado para seguidores del punk melódico de carácter más relajado con algo de hardcore. Pero mirándolo con lupa, sorprendentemente, encontrábamos nombres que se desmarcaban de la tendencia general, bandas punteras cada una en su género que han escrito unas cuantas páginas en la historia de nuestro Rock / Metal patrio. Solo por esas bandas, léase en menor medida Sôber y Gatillazo (que por estilo encajan menos en este blog), pero sobre todo por Angelus Apatrida y Hamlet, ya mereció sobradamente la pena pagar la entrada, que venía a costar 30 euritos por los dos días, además de ofrecer la organización una descabellada promoción, nada menos que un 3x1 en entradas. La ocasión la pintaban calva, y tras la decepción por la cancelación de AngelusApatrida en Valencia no hace tanto, y una nueva oportunidad de ver a mis idolatrados Hamlet en un momento tan cercano a la publicación de su nuevo disco, no lo pensé ni un segundo más y me hice con la citada promoción, para incluir a mi chica y a cualquiera que quisiera aprovechar la tercera pulsera.

sábado, 14 de julio de 2018

Paraiso de Metal (Rock Fest Bcn 2018, Sábado 07/07/18, Santa Coloma)

Es curioso como comparando el antes y el después de festivales tan distintos como el Rock Fest Bcn y el Leyendas del Rock, hoy por hoy dos de los exponentes más firmes en cuanto a eventos de Metal, uno se da cuenta como el primero ha pasado a ser uno de los más jodidos de sobrevivir, mientras que el Leyendas ha ido suavizando su dureza respecto a los primeros años, que era poco menos que una tortura inhumana. El gran problema: las brutales temperaturas que tenemos que soportar en el mes de julio en Santa Coloma, en donde uno recibe el calor directo prácticamente de sol a sol, lo que convierte en toda una odisea acudir a los primeros grupos. Aquella mañana, a pesar de el agotamiento acumulado, nos veíamos en la obligación de acudir mucho antes al recinto que las dos jornadas anteriores, primero por la presión del hotel para que nos largáramos antes de las 12:00, y segundo porque Dark Tranquillity prácticamente abrían el cartel del sábado (con permiso de Destruction, que sustituyeron a Pänzer a última hora, y Bourbon Kings). Contando que los suecos son mi formación favorita dentro del Death melódico, no existía la opción de perdérmelos, por mucha paliza de sol que tuviera que comerme. Por otra parte, intentar aparcar en los alrededores del recinto se convirtió en una auténtica pesadilla. ¿El parking “oficial”? Ni intentarlo, todos los días lo encontramos colapsado y cerrado. El parking tanatorio ya no era una opción, ya que según nos contó el jurata, le habían pegado el toque de atención por dejar colarse a la peña. En estas circunstancias, y visto que se acercaba la hora de comienzo, bajé del coche y Jose, Ari y mi chica tuvieron que continuar con la dura labor.

jueves, 12 de julio de 2018

Paraiso de Metal (Rock Fest Bcn 2018, Viernes 06/07/18, Santa Coloma)

Vamos a saco ya con la crónica del segundo día de este Rock Fest de incalculable grandeza. Y precisamente este pasado viernes era el día que más me gustaba de todos. Es más, cuando vi la distribución por días en su momento, pensé: joder, es como si hubiesen compuesto el running order justo a mi medida. Un cartel brutal, lleno, además, de grupazos que es bastante difícil ver por aquí, como Axel Rudi Pell, Vixen o el mismísimo Ross the Boss, que son absolutas debilidades para mí. No podía estar más emocionado, y estaba deseando que nos pirásemos ya del hotel para que empezara la gran fiesta del Metal. La parte de descanso fue muy corta, debido a la hora que nos acostamos y al calor, pero por suerte teníamos aire acondicionado en el hotel. De todas formas, aunque nos despertamos algo tocados por la gran paliza del día anterior, nada comparado con dormir en una tienda bajo pleno sol. Así da gusto. Al mirar por la ventana, vi que el cielo estaba plagado de nubes, por lo que toqué madera deseando que se mantuviera así todo el día, reduciendo el riesgo de insolación y agotamiento, ya que la primera jornada fue mortal en este sentido. La idea inicial era entrar para Tygers of Pan Tang, que vi hace bastantes años en el Leyendas y me dejaron clavao al suelo. Sin embargo, la hora a la que empezaban era muy cruel, y una vez llegamos al recinto, nos fuimos directos a la zona de hierba y sombra, en donde pudimos relajarnos y comentar las “órdenes del día”. Es una maravilla poder disfrutar de la sombra y la brisa que corre en esa zona, fue nuestro paraíso particular durante los escasos momentos de descanso que tuvimos en todo el día.